martes. 16.07.2024

Un juzgado de Lugo ha anulado un contrato de participaciones preferentes firmado por la viuda de un constructor, de 60 años, pocos meses después del fallecimiento de su marido, y condena a Novagalica Banco a la devolución de los 350.000 euros depositados más intereses tras quedar probado que la mujer no quería depositar el dinero porque lo necesitaría en poco tiempo para pagar a empleados y proveedores, pero el director la convenció "sin informarle del riesgo".

La depositaria volvió al banco para retirar el dinero, "pues lo necesitaba para pagar a empleados y proveedores, y NGB le informó de que no era posible", pues el contrato que suscribió en febrero no podía amortizarse en ese momento, y ante la "situación insoportable"

Las órdenes de compra tienen fecha de febrero de 2011 y la sentencia, de mayo de 2013, se fundamenta en que la administradora única de la empresa y denunciante adquirió 350 participaciones preferentes, "pero no firmó ningún documento, ya que con la firma del contrato de un depósito y del acuerdo sobre condiciones generales, lo que adquiere en un producto financiero de alta rentabilidad y sin ningún tipo de riesgo, por lo que podía retirar la inversión en cualquier momento".

Dos meses después, la depositaria volvió al banco para retirar el dinero, "pues lo necesitaba para pagar a empleados y proveedores, y NGB le informó de que no era posible", pues el contrato que suscribió en febrero no podía amortizarse en ese momento, y ante la "situación insoportable" para la denunciante, "se le ofreció un préstamo por 100.000 euros" para hacer los pagos, que firmó en mayo de 2012.

VICIO EN EL CONSENTIMIENTO

Para el juzgado, la cliente no reicibió información "suficiente, clara y comprensible sobre los riesgos que asumía, máxime cuando no era persona experimentada y, cabe considerar, que ni siquiera conocedora de este tipo de contratos complejos. Para el juez, esto implica la existencia de "vicio en la prestación del consentimiento".

La Ley del Mercado de Valores, según el texto judicial, regula exhaustivamente los deberes de información frente al cliente no profesional, especialmente sobre los riesgos para que el cliente pueda decidir sobre las inversiones con conocimiento de causa.

En el caso juzgado, la demandante fue informada sobre el depósito como un "producto financiero de alta rentabilidad y sin riesgo alguno para la inversión, parecido a un depósito bancario a la vista, y con obligación de la entidad bancaria de devolver los fondos depositados cuando ella lo desease".

"Ella insistió en que no quería realizar un depósito, pues necesitaba el dinero para el mes de julio de ese mismo año, pero finalmente lo suscribió creyendo que era a plazo fijo y que podría recuperar el dinero en poco tiempo, pero cuando recibió los extractos de la liquidación de la compraventa de participaciones preferentes fue a la entidad para preguntar su significado", recoge el auto.

Según la sentencia, en la entidad le respondieron "que no pasaba nada y que podría retirar el dinero en cualquier momento", algo que pidió en abril de 2012 y fue entonces cuando el director de la sucursal le dijo que no era posible "y le ofreció como solución, ante su necesidad del dinero para terminar la ejecución de una obra, un préstamo por 100.000 euros".

Esta sentencia es la primera en Galicia que permite a una empresa la recuperación de lo depositado a cambio de participaciones preferentes y conlleva la devolución de los 350.000 euros, los intereses generados y las costas procesales, tras estimar "íntegramente" la demanda contra NGB.

La sentencia admite recurso de apelación en veinte días desde su notificación previo ingreso de 50 euros.

Condenan a Novagalicia Banco a devolver 350.000 euros por adquisición de preferentes