lunes. 24.06.2024
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 9.9.2010

El alcalde de Getafe, Pedro Castro, ha apostado este jueves por celebrar dos niveles de primarias para elegir candidatos orgánicos o sociales ya que en el primero de los casos se decantaría por Tomás Gómez y en el segundo por Trinidad Jiménez.

Según Castro, las elecciones primarias lo que hacen es tensionar porque no son "como las americanas que lo que hacen es contrastar la candidatura con la sociedad" y ha señalado que aquí se hace de forma interna "con lo que 18.000 afiliados son los que votan a un candidato que luego va a ser contrastado por la sociedad".

"Por eso deberíamos tener dos niveles de primarias y si mañana vas a elegir un líder orgánico como es el secretario general de Madrid yo votaría a Tomás, sin ningún problema, pero si vas a elegir un candidato social tienes que elegir el que tiene más posibilidades de ganar y en este caso es Trinidad Jiménez", ha agregado.

En opinión del alcalde de Getafe, los ciudadanos no entenderían que apostando por un candidato, los socialistas le ofrezcan otro. "¿Quiénes somos nosotros? Ningún voto de los socialistas debería perderse para conseguir el objetivo de ganar y para ganar en Madrid, si los ciudadanos están esperando Trinidad Jiménez deberíamos hacerle caso porque nosotros trabajos para la sociedad", ha señalado.

El secretario de Comunicación del PSM, Eduardo Sotillos, le ha recordado que "no hace falta inventar dos niveles de primarias" pues existe un proceso de elección del secretario general a través del Congreso regional y del candidato a través de las primarias: "La elección de secretario general ya esta regulada y, si no hay candidatos alternativos, la decisión corresponde al Congreso regional, que es el que por amplísima mayoría decidió que fuera Tomás Gómez quien liderara el partido y le encomendó que dirigiera el proyecto socialista para ganar la Comunidad de Madrid".

En este sentido, Sotillos plantea que las actuales primarias están también contempladas en los Estatutos del partido dejando la última voz a los militantes, que, "aunque Castro pudiera parecer olvidarlo, son también ciudadanos, representantes de la sociedad, hombres y mujeres con los mismos problemas y aspiraciones que el resto de los madrileños".

"Los socialistas de Madrid no somos marcianos ni creemos que los españoles tengamos menor capacidad de discernimiento que los norteamericanos en un proceso de primarias. Una encuesta entre 18.000 personas, con voto secreto, es mucho más fiable que una con 800 llamadas telefónicas", indica Sotillos.

Castro riza el rizo de las primarias y pide dos niveles: uno orgánico y otro social