#TEMP
domingo. 26.06.2022

Camps se la juega

Este miércoles se puede decidir el futuro político del presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps. Y es el Tribunal Supremo quien lo tiene en sus manos. Todo depende de si devuelve la causa de los trajes al Tribunal Superior de Jusitica de Valencia (TSJV), tal y como reclaman la fiscalía y los socialistas valencianos, o archiva el asunto, para tranquilidad del PP valenciano y nacional.
NUEVATRIBUNA.ES - 11.5.2010

Las especulaciones sobre el futuro del líder valenciano no han dejado de sucederse desde que en febrero del 2009, el fiscal le implicara en la trama Gürtel, con el tan traído asunto del regalo de los trajes por parte de su "amiguito del alma", Álvaro Pérez, El Bigotes. Hasta ahora, Francisco Camps ha contado con el respaldo de la cúpular 'pepera' y especialmente de Mariano Rajoy, que el pasado fin de semana en Onda Cero le proclamó candidato en las próximas elecciones autonómicas "diga lo que diga la Justicia". Después, tuvo que rectificar sus palabras, ante la Ejecutiva de su partido, debido a la interpretación que se les había dado en círculos políticos y periodísticos: que no estaba dispuesto a acatar el fallo del Supremo.

Últimamente, y en previsión de lo que pueda suceder este miércoles, han empezado a circular quinielas sobre posibles candidatos a suceder al presidente de la Generalitat valenciana y máximo responsable del partido en esa comunidad. Pero es que, además, tras la reunión de la dirección del PP se han producido otros acontecimientos. El más determinante ha sido sin duda el avance del PSOE en la última encuesta del CIS. El sondeo evidencia que el 50,2 por ciento de los ciudadanos considera que el PP es un partido que está implicado en muchos casos de corrupción. Este dato "demoledor", a juicio de dirigentes 'populares', demuestra que no se puede ignorar que la corrupción "pasa factura" y por eso apelan a la necesidad de que Mariano Rajoy lidere la regeneración democrática ante las próximas citas electorales.

Al PP le ha escocido que en un momento económico en el que el PP debería sacar una gran ventaja a los socialistas dada la "poca credibilidad" del jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, haya calado en la opinión pública el mensaje de que el principal partido de la oposición no ha sabido gestionar adecuadamente los casos de corrupción que han salpicado a miembros del partido, como Gürtel o los que han afectado a Jaume Matas y miembros del PP balear. Y en el proceso de regeneración que se demanda al líder, Camps es una pieza significativa. Si se archiva la causa de los trajes, será una buena noticia para Camps y para Rajoy, pero si se reabre el caso, Camps lo tendrá difícil porque va a haber gente dentro del PP que no tolerará que siga en su cargo como si nada hubiera pasado.

En el PP valenciano, mientras tanto, y habida cuenta de que todas las encuestas le dan como ganador en las próximas autonómicas, no parece que importe mucho quien sea el cartel electoral. Sobre las intenciones del propio Francisco Camps hay versiones para todos los gustos: desde las que apuntan a que su estado anímico está tan mermado después de un año de vaivenes judiciales que estaría dispuesto a marcharse si el Supremo falla en su contra, hasta las que aseguran que quiere seguir pase lo que pase. Si esta segunda hipótesis se hiciera realidad, lo más probable es que Rajoy le 'aguantara' hasta que él mismo se viera forzado por las circunstancias a tomar la decisión. Es decir, que se repetiría la agónica experiencia de Luis Bárcenas.

El Tribunal Supremo tiene ahora la palabra.

Camps se la juega
Comentarios