#TEMP
jueves. 30.06.2022

Blanco apunta con el dedo a Touriño

El Vicesecretario General del PSOE, José Blanco, reconoce los errores de su partido en Galicia pero sobre todo achaca la derrota al cabeza de cartel y hasta ahora presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño.
NUEVATRIBUNA.ES - 2.3.2009

En declaraciones a TVE y antes de que se reuniera la Ejecutiva socialista para analizar los resultados de la jornada electoral en Galicia y en el País Vasco, Blanco ha dicho que “los socialistas gallegos deben reflexionar y ver qué decisiones toman (la Ejecutiva Gallega también se reúne este lunes tras los comicios para analizar los resultados).".

Aunque ha evitado valorar la continuidad del líder socialista gallego Emilio Pérez Touriño, Blanco no ha escondido su disconformidad con el Presidente en funciones. "Siempre creí que las elecciones había que convocarlas en octubre. Eso lo he repetido en numerosas ocasiones". "El que ha llevado el partido a la derrota debe ver cuál es su papel en el futuro", ha sentenciado Blanco, que también ha atribuido la derrota a ciertas actuaciones del Ejecutivo gallego, que cobernaba en coalición con el Bloque Nacionalista Gallego.

Blanco tampoco ha ahorrado críticas al BNG, el socio de gobierno del PSdeG en el bipartito: "Hay que extraer conclusiones y también lo debe hacer nuestro socio de gobierno. No se muta la sociología de los gallegos de un día para otro. A los gallegos no les gustan las imposiciones ni los sectarismos".


EL MALESTAR DE LOS VOTANTES

El vicesecretario general del PSOE se ha mostrado preocupado por algunas conclusiones que se pueden extraer del resultado de las elecciones gallegas: "El resultado nos tiene que llevar a una profunda reflexión sobre lo que hemos hecho mal. Se debe abrir un periodo de reflexión política. No se han cumplido las expectativas electorales, aunque es verdad que nosotros sabíamos que iba a ser muy difícil revalidar el gobierno". Y ha añadido: "Lo que más me preocupa es que he detectado un malestar entre nuestros votantes gallegos que nos ha pasado factura. Aún así, no quiero juzgar deprisa las cosas sin tener un análisis riguroso"

Pese a las críticas a sus compañeros y al BNG, el mandatario socialista también ha reconocido asumir la derrota como propia. "Hay que asumir el reto que nos han marcado los ciudadanos". "Es verdad que veníamos intuyendo que era muy difícil revalidar la confianza de los ciudadanos. Ahora no nos queda otra que hacer una oposición con fortaleza y plantearnos buien nuestros objetivos".

Y ha terminado diciendo: "Es cierto que habíamos despertado mucha ilusión. Quizás había que poner el acento en hacer un cambio más acelerado y profundo. pero no merece la pena hablar del pasado, sino recuperar dentro de cuatro años el gobierno de Galicia".

Blanco apunta con el dedo a Touriño
Comentarios