domingo. 16.06.2024
NUEVATRIBUNA.ES 26-01.2010

Ascó (Tarragona) ya es oficialmente candidata a alojar un cementerio de residuos radioactivos. De nada han servido las manifestaciones en contra del presidente catalán José Montilla ni las advertencias de CiU a sus concejales en esta localidad.

El pleno del ayuntamiento ha aprobado por mayoría la candidatura. Los cuatro concejales de CiU votaron a favor de acoger el almacén, así como el del PSC y dos de los cuatro de que dispone el partido de Independientes por Ascó (IA), mientras que los otros dos concejales de este grupo votaron en contra.

"EL ALCALDE DE ASCÓ, DE CABEZA AL REACTOR"

La tensión subió por momentos dentro y fuera del pleno, donde más de 200 personas se concentraron para protestar contra una decisión que consideraron que es la "muerte" del territorio. Un ecologista depositó una corona de flores frente a la puerta del Ayuntamiento, como metáfora de la defunción de la zona, mientras que el resto lanzó consignas recordando que el Parlament de Cataluña votó contra la construcción de esta instalación en marzo de 2008. "El alcalde de Ascó, de cabeza al reactor", gritaron otros.

Mientras que la aprobación final, por más votos de los esperados en un principio, desató las iras de los ecologistas, los partidarios del almacén, en clara minoría, estallaron en aplausos y gritos de "bravo". Una vez garantizada la candidatura de Ascó, concejales y partidarios del sí salieron escoltados por los Mossos d'Esquadra por una puerta trasera.

Sea como fuere, el camino por recorrer será todavía largo, a la espera de que finalice el plazo del 31 de enero dado por el Gobierno para presentar candidaturas, y al que oficialmente y desde hoy ya optan Yebra (Guadalajara) y Ascó. Y es que, como proclamó uno de los ecologistas, "esto no acaba aquí".

CENTRALIZAR LA GESTIÓN DE LOS RESIDUOS RADIOACTIVOS

El alcalde Rafael Vidal (CiU) justificó esta decisión por el "futuro" y viabilidad económica del municipio, y aseguró que no lo hacía por dinero, lo que provocó las risas de los concentrados en contra y las peticiones de silencio de los partidarios que querían que se produjera la votación.

Vidal defendió durante su intervención en el pleno, convocado de forma extraordinaria y con un solo punto en el orden del día, que Cataluña ya acoge en la actualidad tres "almacenes individuales" que suman 1.200 toneladas de residuos nucleares, uno en cada central operativa. Por ello consideró que sería mejor centralizar su gestión en un solo punto, hecho que además será "más seguro".

Asimismo, el alcalde señaló que Ascó ha prosperado durante 25 años gracias a la industria nuclear, en la que el municipio tiene "décadas de experiencia" y añadió que la seguridad del ATC "no es motivo de discusión" porque en realidad el riesgo es "nulo" y por tanto crear alarma social está, a su entender, injustificado.

Por todo ello, precisó que la propuesta era una "oportunidad" que el municipio no podía dejar escapar, y contrapuso la decisión "libre y democrática" adoptada por el pleno con la del Gobierno español, que en su día decidió instalar la nuclear sin consultar a las localidades de la zona.

EL GOVERN NO ESTUDIARÁ LA POSIBLE INCOMPATIBILIDAD DE LOS EDILES

La Generalitat aclaró este lunes que no estudiará de oficio la hipotética incompatibilidad entre el ejercicio del cargo público de concejal en Ascó y el hecho de trabajar en la central nuclear.

El Govern apuntó en un comunicado que será el Consejo Comarcal de la Ribera d'Ebre quien, tras la votación, decidirá si impugna o no el resultado del pleno, ya que recordó que son los miembros del Consejo quienes se plantean si el hecho de que algunos concejales de Ascó o sus familiares trabajen en la central puede ser incompatible con su participación en la votación sobre la candidatura a acoger el almacén.

El delegado del Govern en las Terres de l'Ebre, Lluís Salvadó, apuntó este lunes a que cuatro concejales de Ascó -entre ellos el alcalde- están vinculados directa o indirectamente con la central nuclear y podrían tener "intereses" en la votación de este martes.

En este sentido, apuntó a que la Generalitat tiene el deber de hacer cumplir la normativa y estudiar si existe una vinculación causa-efecto y si existe esta incompatibilidad, algo que el Govern optó por dejar en manos del Consejo Comarcal.

Ascó desafía a Montilla y da luz verde a la instalación del cementerio...