#TEMP
jueves. 30.06.2022

Algo se mueve en el PP ante la posible imputación de Camps

La secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, ha contestado con un lacónico "el día 12 hablaremos" cuando se le ha preguntado por lo que ocurrirá si el Tribunal Supremo decide reabrir la investigación sobre el presidente de la Generalitat y otros miembros de su Gobierno.
> "O yo o el diluvio", la fórmula de Camps
NUEVATRIBUNA.ES - 3.5.2010

Las palabras de la 'número dos' de Mariano Rajoy parecen indicar que en la cúpula del partido se están barajando todos los escenarios posibles, es decir, que no se descarta de plano, como se había hecho hasta ahora, que la trama de corrupción acabe atrapando en sus redes al líder 'popular' en la Comunidad valenciana. No obstante, al ser preguntada si había contradicción entre las palabras del presidente de la Generalitat asegurando que no hay que pedir perdón por Gürtel y las de ella misma en sentido contrario, la secretaria general del PP ha rechazado que exista "contradicción" y ha destacado que Camps "no está imputado absolutamente por nada". Es más, ha criticado que haya personas que "tienen derecho a la presunción de inocencia" -en referencia al presidente del Congreso, José Bono, cuyo incremento patrimonial ha denunciado el PP- y "otros no la tengan".

Hoy por hoy, y a pesar de sus desencuentros con la dirección nacional del PP, especialmente desde que Génova tuvo que dar un puñetazo en la mesa para que cesara a su 'número dos' Ricardo Costa, Francisco Camps sigue siendo la opción mejor valorada para repetir como cartel electoral en las autonómicas de 2011. Al presidente de la Generalitat le respaldan los votos y no hay argumentos que valgan ante las proyecciones que baraja el partido de cara a los próximo comicios. Salvo uno: que el Tribunal Supremo ordene reabrir la investigación sobre la supuesta recepción de regalos de los dirigentes de la trama 'Gürtel' a destacados miembros del Gobierno valenciano, entre ellos al propio Camps.

El Supremo estudiará el próximo 12 de mayo los recursos de Fiscalía y el PSPV contra la decisión del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) de acordar el sobreseimiento libre de la rama valenciana del 'caso Gürtel' relativa a los trajes del presidente de la Generalitat. En el TSJCV se investigaba a Camps, al ex secretario general del PPCV Ricardo Costa, al ex vicepresidente del Consell Víctor Campos y al jefe de Protocolo de la Diputación de Valencia, Rafel Betoret. Todas estas investigaciones se dirigían a dilucidar si cometieron un presunto delito de cohecho por presuntamente haber recibido trajes como regalo de la empresa Orange Market.

Además, este lunes nos hemos desayunado con la noticia de que el juez que instruye el 'caso Gürtel', Antonio Pedreira, podría elevar la parte valenciana de la causa penal al Supremo al existir indicios incriminatorios contra aforados. El magistrado lo ha desmentido y ha confirmado el recurso contra su solicitud del pasado viernes para que se identificara a 17 cargos de distintos departamentos del Ejecutivo de Francisco Camps que contrataron con empresas de la trama Gürtel. A instancias de la Fiscalía Anticorrupción, se pidió la identidad de quienes fueron desde el año 2004 al año 2009 los máximos responsables de diversos centros gestores y, en su caso, el cargo que desempeñan en la actualidad.

Así pues, dependiendo de los derroteros que tome la investigación judicial, Génova puede verse forzada a adoptar un 'plan B' que, según todos los indicios, encarna la actual alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. Ella se ha resistido hasta ahora a los cantos de sirena procedentes de las filas de su partido pero las presiones para que se prepare ante una eventual imputación de Camps se han redoblado en los últimos días. Todo parece indicar que Barberá aceptaría si no quedara más remedio.

Pero, mientras llega la decisión del Supremo, la alcaldesa sigue cerrando filas con Francisco Camps. Este domingo, insistió en que "Camps es el mejor candidato que podemos tener en el PP en las autonómicas de 2011" y negó que mantuviera "en ningún momento" negociaciones con Javier Arenas y Ana Mato, vicesecretarios de Política Autonómica y Organización del PP, respectivamente. El martes de la semana pasada, coincidió con ambos en el Congreso durante un acto organizado por los populares para que sus alcaldes entregaran un manifiesto reclamando que se acelere la ley que regulará la nueva financiación local. Este lunes, ha insistido en el desmentido: "En mi partido no se plantea nada", ha dicho.

El domingo, Barberá también emitió un comunicado que coincidió con comunicados en masa del sector campista del PP valenciano con mensajes de apoyo al president. El secretario general del PP de la Comunidad Valenciana, Antonio Clemente, afirmó que tanto a nivel autonómico como nacional "no se tiene ninguna duda de que en 2011 el candidato a la presidencia de la Generalitat será Camps", quien, recordó, ha recibido "reiteradas visitas de Mariano Rajoy en las que siempre ha mostrado su total apoyo al presidente". "Lo único que se habla del futuro de Camps a nivel interno es que encabezará la victoria histórica del PPCV". El vicesecretario general del PP José Císcar, señaló que Camps conseguirá en 2011 los mejores resultados en las autonómicas y municipales "puesto que se conseguirá ganar en los pocos feudos socialistas que quedan, Elche, Gandía o Morella". Dijo que está produciéndose una "intoxicación socialista con los rumores sobre el relevo en el PP porque todos los militantes nos sentimos orgullosos de nuestro presidente que trabaja las 24 horas los 365 días al año". Por su parte, el portavoz popular, Rafael Blasco, afirmó que la única duda es quién liderará al PSPV en 2011, "ya que parece que Alarte tiene tan poca aceptación entre los ciudadanos como entre los suyos". En la misma línea se expresaron en sus respectivos comunicados el coordinador general del PP autonómico y alcalde de Castellón, Alberto Fabra; la coordinadora de la formación, Isabel Bonig, su presidente en Valencia, Alfonso Rus, o el secretario general de Valencia, Rafael Betoret.

LA BATALLA PARLAMENTARIA

Paralelamente a la investigación judicial, los grupos parlamentarios de la oposición intentan averiguar el grado de implicación del gobierno autonómico en la trama de corrupción. PSPV y Compromís, preguntarán a Camps, en la sesión de control del próximo jueves, por el coste de la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia y la firma por parte de la Generalitat de 85 contratos con empresas de la 'trama Gürtel'.

En concreto, el portavoz del PSPV, Ángel Luna, preguntará a Camps si podría ofrecer algún dato actualizado sobre el coste de la visita que realizó el Papa a Valencia en julio de 2006 y "una valoración sobre la gestión que los diferentes organismos que dependen de la Generalitat realizaron con motivo de la misma". Luna plantea en su pregunta que casi cuatro años después del viaje del Papa a la ciudad de Valencia, "seguimos sin conocer el coste total que este hecho supuso para el sector público valenciano" y añade que algunos datos aparecidos tras hacerse público el sumario del caso Gürtel "introducen dudas razonables sobre la gestión de este importante evento".

Por su parte, el síndic de Compromís, Enric Morera, se dirigirá a Camps para conocer "quién es el máximo responsable de que la Generalitat firmara 85 contratos con empresas de la trama Gürtel". Morera pretende que el presidente de la Generalitat dé alguna explicación sobre el informe pericial que se conoció la semana pasada, según el cual todas las consejerías del Gobierno autónomico fraccionaron sus contratos con las empresas de Correa y El Bigotes para beneficiar a la trama.

Algo se mueve en el PP ante la posible imputación de Camps
Comentarios