lunes. 24.06.2024
NUEVATRIBUNA.ES / ISABEL G. CABALLERO26.04.2010

El Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Madrid ha presentado una moción de condena al golpe militar de 1936 que será debatida y votada en el primer pleno del mes de mayo. La decisión la adoptó este lunes la ejecutiva regional después de que la semana pasada Esperanza Aguirre se negará a condenar el franquismo en la Asamblea de Madrid.

El asunto fue llevado al pleno de la cámara autonómica por el portavoz de Izquierda Unida, Gregorio Gordo, que pidió a la jefa del Ejecutivo regional que condenara públicamente "el golpe del 36, el régimen de Franco y la brutal represión contra las víctimas", a lo que se negó la presidenta de la Comunidad de Madrid comparando esos hechos con la revolución de Asturias de 1934.

Ahora, el PSM quiere poner a prueba a Alberto Ruiz-Gallardón obligando a que se retrate sobre este asunto que el PP ha utilizado como arma arrojadiza contra el Gobierno y el PSOE a los que culpa de incitar a la división entre españoles y de “poner en riesgo a la democracia” en palabras de María Dolores de Cospedal.

En declaraciones a nuevatribuna.es, el portavoz municipal del PSM, David Lucas, calificó de “barbaridad” y de “falta de rigor histórico” lo dicho por Aguirre que pone de manifiesto –según él- “una posición política muy clara”.

Sobre la posibilidad de que Ruiz-Gallardón condene el franquismo, Lucas muestra sus “dudas” ya que en los últimos seis años tanto el PSOE como IU en el Ayuntamiento han presentado varias iniciativas para quitar todos los nombres de calles y plazas de exaltación al franquismo (360 en total) que hay en Madrid. En este sentido, Lucas critica al alcalde por haberse “escudado” hasta ahora en la Ley de Memoria Histórica de 2007, a la falta de un reglamento al respecto; sin embargo, el portavoz socialista asegura que los ayuntamientos tienen capacidad y competencia para proceder a la retirada de esos nombres.

De hecho, y también a propuesta del PSM, el ayuntamiento de Madrid votará este miércoles la retirada del nombre de la Plaza del Caudillo en el Pardo. Lucas espera que el PP se sume “por respeto a las víctimas y por respeto a los valores democráticos que tanto les gusta preconizar”, ha dicho.

A este tema también se refirió Tomás Gómez que ha pedido a Aguirre que dimita después de que "se negara a condenar el franquismo". El secretario general de los socialistas madrileños quiere comprobar si esa posición "es una cosa del PP de Madrid o de Esperanza Aguirre" en particular.

"El jueves, si no lo escuchamos no lo hubiéramos creído, la presidenta se negó a condenar la Dictadura. Esto sería impensable en la derecha europea ¿Se imaginan a Angela Merkel sin condenar el fascismo?", se preguntó.

El secretario general del PSM también hizo alusión a la manifestación del sábado y destacó su apoyo a las víctimas del Franquismo. "Sólo se trata de una cuestión: El pueblo no puede vivir sin memoria. De la memoria y del pasado se aprende para no volver a cometer errores", indicó.

A su juicio, lo que está en debate sobre la memoria histórica es que el 1 de noviembre, día de Todos los Santos, "todos los españoles sepan dónde tienen sus muertos, dónde llevar flores, llorar y recordar a los suyos, a sus abuelos, a sus padres y a sus bisabuelos".

En este sentido, acusó a "otros" que "están abrazándose a posiciones de la extrema derecha" y que están intentando "rescribir la historia de este país". "No se trata de abrir el pasado, se trata de cerrar heridas. Solamente se cierran las heridas cuando todas las víctimas estén dignificadas", sentenció.

A iniciativa de IU, el Ayuntamiento de la capital ya aprobó en junio de 2009 y por unanimidad retirar todas las distinciones y títulos concedidos a Francisco Franco en una votación en la que se ausentaron dos concejales del PP.

¿Osará Gallardón desmarcarse de su partido para condenar el franquismo?