martes. 25.06.2024
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS 12.11.2009

El Pleno del Congreso de los Diputados dio este jueves luz verde a la reforma de la Ley Orgánica de Financiación Autonómica (LOFCA) después de que el PSOE lograra justos los 176 escaños que requería esta modificación, que al tener rango orgánico necesitaba el refrendo de la mayoría absoluta de la Cámara, gracias a los apoyos de ERC, ICV, Coalición Canaria y las formaciones navarras de Nafarroa Bai y Unión del Pueblo Navarro (UPN). PSOE, PP, BNG y UPyD votaron en contra, mientras que el PNV e Izquierda Unida se abstuvieron.

Los socialistas 'tumbaron' las enmiendas no incluidas en el trámite de la semana pasada en Comisión que el PP, CIU y los nacionalistas gallegos mantenían vivas al proyecto de ley, que pasará ahora al Senado.

HACIA UN ESTADO FEDERAL

El portavoz adjunto de Economía del PP, Álvaro Nadal, denunció que el debate "viene viciado" porque el Gobierno "nunca tuvo el objetivo del interés general" y el nuevo modelo se ha convertido en "una mera lucha por unos recursos que sólo están sobre el papel", ya que el Estado ha perdido un tercio de su recaudación, y además se ha aprobado sin consenso. "Nace muerto", indicó, al tiempo que censuró a los partidos navarros su apoyo a un modelo que "no les afecta" a cambios de "cambalaches".

La ponente socialista y diputada del PSC, Montserrat Colldeforns llamó la atención por el hecho de que PP y CiU sumen sus fuerzas contra el modelo. "Ustedes son incapaces de imaginar siquiera lo que supone un modelo común para toda España con pleno respeto a las garantías", les espetó.

El diputado de ICV, Joan Herrera, reprochó el "cinismo" del PP, a quien acusó de coger el dinero y correr, mientras vota en contra de una evolución del modelo que supone un "avance clarísimo" y que respeta el Estatut. Con este acuerdo, "lo que estamos haciendo es federalizando el Estado con liderazgo desde Cataluña", señaló.

BRONCA CON SÁNCHEZ LLIBRE

Por su parte, el portavoz económico de CiU, Josep Sánchez Llibre, denunció que la reforma supone "el asesinato político premeditado del Estatut de Cataluña" con PSC, ERC e ICV de cómplices, y denunció la pérdida de "ordinalidad" que a su juicio supondrá para esta comunidad, así como una grave merma de ingresos. "Va contra Cataluña y contra los servicios que reciben los catalanes", resumió.

La palabras de Sánchez Llibre causaron el enojo en parte de la Cámara pero éste volvió a repetir que los diputados que voten sí a la Ley serán "responsables políticos con premeditación". Durante su intervención, se pudo oír al responsable de Política Autonómica del PSOE, Álvaro Cuesta, hacer comentarios en voz alta, que el diputado convergente le afeó desde la tribuna de oradores. "Señor Cuesta estoy hablando de cuestiones muy serias", le espetó Sánchez, mientras el socialista preguntaba si les iban a "excomulgar" por votar a favor de la nueva financiación autonómica.

En ese momento, la vicepresidenta Teresa Cunillera, que sustituía a José Bono en las tareas de moderación del debate, pidió al diputado convergente que se "dedicara al tema" y le dejara a ella "el orden de la sala". La vicepresidenta le instó a defender las enmiendas de su grupo" ante lo que Sánchez Llibre dijo que con "el máximo respeto a todos los diputados, pero bromas, en este tema no las voy a admitir. ¡Ya está bien, hombre!, ¡ya está bien!".

El diputado de CiU instó a Cunillera a "no tomar partido en este tema tan importante", lo que la vicepresidenta negó y causó la airada respuesta del diputado quien gritó: "¡No me hable de excomulgación!".

"¡No me hable de excomulgación!"