miércoles. 24.04.2024
NUEVATRIBUNA.ES 20.06.2009

Tras las palabras pronunciadas por el lehendakari, Patxi López, fue la viuda de Eduardo Puelles quien tomó la palabra ante la multitud. Francisca Hernández dijo que "lo único que han conseguido (los asesinos de ETA) es dejar dos huérfanos y una viuda, no van a conseguir nada más porque gracias a Dios hay mucha gente como mi marido y no van a poder con ellos, cada día van a salir más y más".

"A mí me han hecho daño, pero les va a costar mucho poder conmigo, con mi familia, con los hermanos, con su madre y con toda la gente que le quiere. A mí, ni a mis hijos, no me van a ver llorar, lloraré en casa, pero aquí no, no les voy a dar ese gusto", afirmó.

Francisca destacó que en el País Vasco "se puede vivir muy bien porque hay gente muy decente, muy honrada. Cada uno tiene sus ideas, las defienden hablando y no matando", al tiempo que aseveró que los etarras "son asesinos, no son políticos, no son presos políticos, eso es mentira. Que no vengan las familias pidiendo dinero para ir a verlos (a las cárceles) porque son presos políticos. No, es mentira, son asesinos".

"No les voy a dar el gusto de que me vean llorar"