jueves 17.10.2019

Los casi 60.000 trabajadores de Correos han perdido hasta un 14% de poder adquisitivo desde 2010

Comisiones Obreras exige el abono inmediato de los incrementos salariales para las casi 60.000 personas que trabajan en Correos, la mayor empresa pública del país.

Los casi 60.000 trabajadores de Correos han perdido hasta un 14% de poder adquisitivo desde 2010

Los trabajadores y trabajadoras de la empresa postal pública no pueden seguir manteniendo el contador de sus derechos a cero, tras sufrir unas pérdidas adquisitivas de entre el 9 y el 14%, según los colectivos, desde el año 2010

Comisiones Obreras, sindicato mayoritario en Correos, ha apremiado al nuevo Gobierno para que, una vez aprobada la Ley de PGE 2018, se haga efectivo el abono de los incrementos salariales del Acuerdo de Función Pública incluidos en dicha ley a los casi 60.000 trabajadores y trabajadoras. Igualmente ha exigido a la empresa que aplique de inmediato y mediante un pacto salarial plurianual los incrementos salariales recogidos en el acuerdo hasta 2020, ampliándolo con un incremento singular propio ligado al plan estratégico de la empresa hasta 2023.

Inmerso en un proceso de movilización unitaria desde el pasado 7 de junio, el sindicato intensificará a partir de septiembre con varias huelgas generales a final de año, y ha anunciado que el conflicto no se desactivará hasta que "se restituya y garantice la financiación pública, el servicio postal público prestado a la ciudadanía, el rescate salarial, de empleo y de derechos". Han exigido también a la dirección de la empresa pública, la mayor del país, que haga efectivo de inmediato para sus casi 60.000 trabajadores y trabajadoras el abono de los incrementos salariales recogidos en el Acuerdo de Función Pública suscrito por los agentes sociales con el Gobierno el pasado 9 de marzo y que se recoge en la LPGE 2018, cuya publicación y entrada en vigor se prevé para los próximos días. 

Regino Martín Barco, secretario general del sindicato en la sección de Correos, ha exigido el pago inmediato y con carácter retroactivo a enero de este año de los incrementos salariales al colectivo de funcionarios y laborales, ha apuntado también que “una vez entren en vigor los presupuestos, los trabajadores y trabajadoras de la empresa postal pública no pueden seguir manteniendo el contador de sus derechos a cero, tras sufrir unas pérdidas adquisitivas de entre el 9 y el 14%, según los colectivos, desde el año 2010”.

Desde el sindicato han recordado que el acuerdo es plurianual 2018-2020, votado por todo el arco parlamentario y de obligado cumplimiento, también para Correos, recoge la aplicación efectiva del incremento de entre 6.1% - 8,8%, una subida fija de 1.75% para este año, más 0.20% en fondos adicionales. Para 2019, la subida fija sería del 2.25% y podría llegar hasta el 2.50% si la previsión del Producto Interior Bruto (PIB) es igual o superior al 2,50%. Para 2020, el porcentaje de incremento fijo será del 2%, y del 3,30% si el PIB se mantiene el porcentaje anterior. 

Por ello, Martín ha destacado que “es una prioridad para el sindicato reconquistar los derechos de los trabajadores y trabajadoras. La dirección de la empresa debe aplicar el acuerdo en Correos mediante un pacto salarial plurianual hasta 2020 que, además, se amplíe hasta 2023 con la incorporación de un incremento singular propio ligado al plan estratégico de la empresa y la productividad. En los próximos días, solicitará la reanudación de la negociación de una nueva regulación laboral para la plantilla tras cuatro años de bloqueo, en la que, además del pacto salarial, incluirá la aplicación del plan de estabilización del Acuerdo de Función Pública con 15.000 empleos más hasta 2023 entre otras mejoras, como fomentar el empleo de calidad y poner coto a la precariedad del 35% de temporalidad y 22% de minijobs de entre 2 y 4 horas”.

Ha insistido en que el Gobierno y la empresa pública "no pueden mirar para otro lado" y, por ello, mantendrán la movilización unitaria -durante la primera semana de julio y la intensificará a partir de septiembre con tres huelgas generales a final de año-, entre cuyos objetivos se encuentra restituir la financiación pública al ente público, garantizar el servicio postal público de calidad, el rescate salarial de una plantilla mileurista, mejoras en empleo y derechos.

Los casi 60.000 trabajadores de Correos han perdido hasta un 14% de poder adquisitivo...
Comentarios