miércoles 2/12/20
VALORACIÓN SINDICAL DE LA EPA

El paro baja gracias a la reducción de la población activa y la precariedad en la contratación

CCOO y UGT advierten de que la recuperación de la que se jacta el Gobierno de Rajoy enmascara un mercado laboral precario con una alta tasa de temporalidad y otras formas de subempleo. 

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo.
El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo.

“El Gobierno tiene poco motivo de alegría”, ha declarado en rueda de prensa el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, en relación a los datos de la EPA del último trimestre de 2015. Unos datos que, según ha aclarado, “son peores que los del mismo periodo del año anterior” y que reflejan que el número de desempleados baja gracias a la caída de la población activa, además de que ha habido un deterioro de la calidad del empleo creado.

El sindicato matiza que solo el 63% de las personas que salen del desempleo lo hacen porque encontraron un trabajo; el otro 37% porque dejó de buscarlo, al menos en nuestro país. Un dato motivo de preocupación porque “en medio de la recuperación aumenta la población desanimada, esto es, empeoran las expectativas lo que lleva a que 26.000 personas abandonen la actividad”, señaló Toxo.

En términos de balance de legislatura los datos son muy malos, señala el líder sindical: hay menos personas con empleo, se deteriora la calidad del mismo, tanto en términos contractuales como de jornada, aumenta la precariedad, el paro de larga duración y los hogares sin ingresos laborales. “Una legislación perdida en lo cuantitativo y desastrosa en términos de calidad”, ha resumido.

La población ocupada se ha reducido en 59.000 personas, por lo que el balance incluso cuantitativo es negativo. Es muy preocupante la caída tan intensa de la población activa: somos 566.000 activos menos, lo que nos hace un país cada vez más pequeño, que pierde población por un lado y que desanima a muchos a buscar empleo por otro. Esto condiciona la evolución del desempleo: se reduce pero no por una razón positiva, que las personas encuentren un empleo, sino por una negativa: dejan de buscarlo, por lo menos en nuestro país.

Menos empleo y sobre todo peor empleo: las personas con un empleo a tiempo completo caen en 450.000, mientas que suben en 391.000 los que trabajan a tiempo parcial, situación indeseada por la mayoría. Asimismo, se produce un deterioro de la calidad contractual: cae en 261.000 el número de asalariados con contrato indefinido y suben en 89.000 los de contrato temporal y por eso sube la tasa de precariedad casi un punto.

Por su parte, UGT subraya que pese a que los datos corroboran una mejora general de la economía, el empleo creado es temporal y precario, afianzándose la parcialidad involuntaria y otras formas de subempleo. El sindicato considera que la reforma laboral y la crisis han dejado un rastro de precarización del mercado laboral y de los derechos de los trabajadores sin precedentes. 

Aún se necesitan casi dos millones de empleos para lograr los niveles que teníamos en 2008. Además, avanza la precariedad en el desempleo, con una grave extensión del paro de larga duración y una tasa de cobertura en descenso continuo, señala el sindicato. 

El paro baja gracias a la reducción de la población activa y la precariedad en la...
Comentarios