jueves 26/11/20
EPA | EL PARO BAJA POR UN EFECTO ESTACIONAL

El mercado de trabajo no sale de la recesión

En el tercer trimestre de 2013 se reduce el paro en 72.800 personas y el empleo aumenta en 39.500. Las variaciones anuales son 126.770 parados más y 497.100 empleados menos. El empleo se sigue destruyendo en términos anuales a un ritmo del 2,87%. La tasa de paro se sitúa en el 25,98%, 0,28 puntos menos que en el trimestre anterior, pero 0,97 más que un año antes. Economistas Frente a la Crisis.

@EcoEFC | En el tercer trimestre de 2013 se reduce el paro en 72.800 personas y el empleo aumenta en 39.500. Las variaciones anuales son 126.770 parados más y 497.100 empleados menos. El empleo se sigue destruyendo en términos anuales a un ritmo del 2,87%. La tasa de paro se sitúa en el 25,98%, 0,28 puntos menos que en el trimestre anterior, pero 0,97 más que un año antes.

El empleo apenas crece en el trimestre, y descontando la parte estacional en realidad se reduce

Sigue, por tanto, reduciéndose la población activa, en 33.300 personas en el trimestre y en 370.400, un 1,6%, en el último año, lo que explica una buena parte de la reducción del paro, que no obedece a más creación de empleo. La disminución de la población activa afecta tanto a la población extranjera como a la nacional.

La tendencia de la población activa se observa claramente en el siguiente gráfico, en el que se puede comprobar cómo se reduce en términos interanuales tanto en el caso de los españoles como entre los extranjeros. 

Variación porcentual de la Población Activa

Pero hay además otras características que matizan las cifras de este trimestre: los asalariados aumentan en 23.200 personas, pero son los que tienen contratos temporales los que aumentan (+169.500) mientras que disminuye el número de asalariados con contratos indefinidos, en 146.300 (-406.200 en cifras anuales). Continúan, por tanto, dejándose sentir los efectos negativos de la reforma laboral de 2012, que contribuyen a una creciente precarización del empleo asalariado, además de a una intensificación del paro de larga duración, ante la ausencia de políticas activas de empleo.

Perdemos empleo industrial a tasas próximas al 7% interanual

También desde el punto de vista del empleo, destaca la desagregación sectorial, según la cuál el empleo desciende en términos intertrimestrales en todos los sectores, salvo en los servicios, destacando el descenso  de la agricultura, en 55.000 personas y, dentro de los sectores no agrarios,  la disminución del empleo neto de la industria, en 19.700 personas. En la construcción también disminuye en 9.700 personas y en los servicios aumenta en 123.900 personas. La continuidad de la reducción del empleo industrial es ilustrativa de la ausencia de una política que pueda contribuir a un cambio de modelo productivo más basado en actividades de alto valor añadido.

El empleo de mayor calidad, empleo con contrato indefinido, cae casi 150.000 en un trimestre y más de 400.000 en un año, como resultado de la reforma laboral

No obstante, es preciso señalar que los terceros trimestres de cada año suelen ser más favorables que otros trimestres  para la evolución del empleo y también del paro por la incidencia en el mercado de trabajo de la actividad turística veraniega, por lo que es más fiable que las cifras originales utilizar las desestacionalizadas, que elimina ese efecto estacional de la temporada veraniega y permite una mejor comparación con los trimestres anteriores.

El INE publica desde el primer trimestre de este año los datos desestacionalizados, pero lo hace sólo para las tasas de variación intertrimestral del empleo y el paro, no haciéndolos para otras variables como  la población activa y tampoco lo hace para las cifras absolutas ni, por consiguiente, para las variaciones intertrimestrales en número de personas.

Con estas cifras desestacionalizados, los resultados son muy diferentes que con las cifras originales de la EPA. Así, en tasa de variación intertrimestral el empleo no sube sino que baja en el 0,42% y el paro aumenta el 0,21%, en vez de disminuir. Y, si se compara con el trimestre anterior, el dato del empleo del tercer trimestre es peor que el del trimestre anterior, en el que el empleo disminuyó algo menos, el -0,31%, y el del paro, que. en este caso bastante peor, ya que en el segundo trimestre disminuyó en un 0,82%, en lugar de aumentar como ocurre en este tercer trimestre.

La población activa “desaparece” (tanto en los extranjeros como en los nacionales)

También con cifras desestacionalizadas por el Ministerio de Economía, que complementan las del INE, el empleo disminuye en todos los sectores, con la excepción de los servicios, siendo la tasa de variación intertrimestral del empleo de estas cifras desestacionalizadas del -1,6% en la industria y del -1,4% en la construcción.

En resumen, aunque en cifras originales los datos indican un aumento del empleo y un descenso del paro, que siempre son bienvenidos, esa mejora es exclusivamente estacional, ya que con las cifras desestacionalizadas el empleo baja y el paro crece y, además, estos datos desetacionalizados del tercer trimestre son peores que los del trimestre anterior.

El mercado de trabajo no sale de la recesión