jueves. 25.04.2024
unipost
Foto: Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras

Tras esta fase, la plantilla queda reducida al 70%, el número de centros abiertos pasa de 81 a 22 y se producirán nuevos despidos hasta el cierre definitivo a finales de abril

Desde Comisiones Obreras han señalado que seguirán "apelando a la culpabilidad de Pablo Raventós, ex director de la empresa, en el informe definitivo que presente la administradora concursal ante la enorme chapuza y el hundimiento al que ha llevado a la primera empresa postal privada de este país, dejando a miles de personas en la cola del paro". 

En la reunión de la Comisión informativa celebrada el lunes, 19 de marzo, la administradora concursal del despacho de Jausas Legal, encargada del concurso de acreedores de la empresa postal privada Unipost, ha hecho público el listado de la cuarta fase del ERE que afecta a casi 500 trabajadoras y trabajadores más.

En este listado figuran 499 despidos que se harán efectivos previsiblemente a finales de esta semana. Con esta fase, la empresa ha reducido su plantilla casi un 70% desde que a mediados de enero se hiciera efectiva la primera fase de despidos de 442 trabajadores. Una vez se confirme el auto, la empresa contará con una plantilla de poco más de 600 personas

La cuarta fase de despidos conlleva además el cierre de 17 centros más, de los cuales, seis se ubican en Barcelona, tres en la Comunidad de Madrid, tres en La Rioja, uno en Málaga y uno en cada una de las siguientes provincias en las que Unipost deja de prestar servicio: Tarragona, Córdoba, Almería y Girona.

En total, quedan abiertos 22 centros frente a los 81 que Unipost poseía al inicio del concurso de acreedores en el mes de diciembre. La empresa continuará dando servicio hasta el 30 de abril -si es que no se produce una fase de despidos intermedia-, en cinco centros en Barcelona, siete en Madrid, tres en Zaragoza y uno en Sevilla, Málaga, Murcia, Logroño, Mallorca, Huesca y Valencia.

En cuanto a la nómina, la plantilla sigue cobrando fraccionadamente y con retraso. Actualmente les deben el 50% de la del mes de febrero y, según ha informado la administradora concursal, cobrarán en función de la liquidez de la empresa.

Por otro lado, Suresa, la otra empresa de Pablo Raventós, sigue aumentando la deuda con sus trabajadoras y trabajadores, a los que debe 15 días de junio y diciembre de 2017, la paga de verano y Navidad del año pasado y la nómina completa de enero y febrero de 2018. CCOO, tras llevar a la empresa al Servicio Interconferderal de Mediación y Arbitraje (SIMA), va a seguir exigiendo "la resolución a una situación insostenible para la plantilla de casi un centenar de trabajadores".

Casi 500 nuevos despidos en la cuarta fase del ERE de Unipost