domingo. 21.04.2024

Miguel Ángel Leija | @CinemaCuarenten

Pasada la conmoción inicial por Barbie y Oppenheimer, las dos grandes películas del año a nivel mediático, los espectadores quieren pasar a lo siguiente pero las salas de cine siguen abarrotadas de dichas funciones, dejándolos con una cantidad muy limitada de opciones a ver. 

El punto positivo es que si volteamos a ver las últimas novedades de los servicios de streaming podemos encontrar material bastante interesante que vale la pena revisar mientras las carteleras de cines se renuevan.

Una de ellas es El Show: Crónica de un Asesinato, una mini serie original de Vix que hace un recorrido periodístico por los hechos que rodearon la muerte de Paco Stanley, una de las figuras mediáticas más importantes de la televisión mexicana, en donde hasta la fecha hay misterios sin resolver.

Una mini serie que hace un recorrido periodístico por los hechos que rodearon la muerte de Paco Stanley, una de las figuras mediáticas más importantes de la televisión mexicana

Paco Stanley fue uno de los nombres más reconocidos en México e Hispanoamérica en la década de 1990. Gracias a su enorme carisma y facilidad para hacer reír a la gente, a través de distintos programas, Paco guardaba un lugar muy especial en los televisores de millones de hogares.

Para su desgracia, si bien la gente lo recuerda por sus famosos sketches e interacción con el público, lo primero que viene a la cabeza de la memoria colectiva es precisamente su muerte aquel 7 de junio de 1999 donde, a plena luz del día, fue asesinado a punta de pistola saliendo de un restaurante en Ciudad de México.

A partir de dicha tragedia que conmocionó a todo un país, miles de teorías surgieron a raíz de la dificultad de establecer una respuesta clara a lo que había pasado. Así, nos metemos de lleno en un viaje periodístico impactante, que aunque peca de amarillista, mantiene en tensión al espectador en todo momento.

Los nexos con el narcotráfico, sus complicadas relaciones con compañeros de trabajo, el golpe de credibilidad que supuso al gobierno de la ciudad y la guerra mediática que ocasionó son apenas una parte de las variables que influyeron en su muerte, y aunque la serie no entrega respuestas terminantes, sí que arroja nueva luz sobre uno de los misterios más interesantes de la televisión mexicana. ¿Lo mejor de todo esto? Los testimonios directos de las personas involucradas en el hecho como su compañero Mario Bezares o Erasmo Pérez, el supuesto responsable de jalar el gatillo.

La serie logra contar una historia rodeada de drama y misterios que no solo revela nueva información sino que cumple a la perfección su objetivo principal que es entretener

Si de algo pecan este tipo de mini series documentales —siendo más específicos, las producciones originales de Netflix—, es que exprimen el material hasta el agotamiento. Making a Murderer, MH370: el avión que desapareció o The Family son ejemplos de historias que pudieron contarse en 30 minutos y no en 5 horas, y aunque a momentos El Show siente que cae en el mismo vicio, cada capítulo se siente fresco y mantiene el interés, lo cual es un gran acierto especialmente porque todos conocemos el final de la historia desde el principio, y eso es de reconocerse.

De esta manera, El Show: Crónica de un Asesinato logra conseguir lo que El Secreto del Doctor Grinberg hizo en la pantalla grande: contar una historia rodeada de drama y misterios desde un punto de vista crítico y periodístico que no solo revela nueva información sino que cumple a la perfección su objetivo principal que es entretener.

El Show: Crónica de un Asesinato