lunes. 04.03.2024
dosctor_who

Joan Segovia | @JoanRohan

Estas pasadas navidades, Disney+ nos sorprendía con la llegada de varios capítulos especiales de la conocida serie del viajero del tiempo. A lo largo de las semanas, nos fueron entregando cuatro episodios que dieron vida y muerte al decimocuarto Doctor y presenciamos el nacimiento y la primera aventura del quinceavo. Además, toda esta puesta en escena se veía altamente ensalzada debido al 60 cumpleaños de la serie británica clásica, estrenada en el noviembre de 1963.

En los tres primeros especiales, que podrían tratarse aparte y entenderse como tres partes del mismo episodio, seguimos las aventuras de la nueva encarnación del Doctor. De forma inexplicable, el decimocuarto repite rostro, volviendo a ser interpretado por David Tennant, el décimo Doctor. Es posiblemente uno de los actores que han interpretado al personaje más querido por el público, por lo que, a excepción de los más puristas de la serie, esta ‘repetición de cara’ en la regeneración del señor del tiempo ha sido el punto menos polémico de todos capítulos.

En estas primeras aventuras, el Doctor será acompañado una vez más por Donna Noble, interpretada por la carismática Catherine Tate. Aunque las historias son realmente interesantes, sobre todo la primera, parten con un gran inconveniente para el público general: estos capítulos son continuistas con la serie anterior, no forman un ciclo independiente que puede ser visto sin saber nada de la serie. Aunque esto sea solo una barrera de entrada hasta cierto punto salvable, se ve empeorada por el hecho que las tres últimas temporadas, las que pertenecen al decimotercer Doctor, al que da vida Jodie Whittaker y que tanto revuelo causó en su presentación allá por 2017, siguen inéditas en este país. Por lo que con frecuencia nos encontraremos con comentarios y referencias a temas de los que no sabemos nada.

La cosa empeora a medida que avanza la historia hasta llegar a un límite insalvable en el tercer especial. Todo él se basa en un viejo enemigo del Doctor: el Juguetero, al que da vida, pero que mucha vida, Neil Patrick Harris. El problema, una vez más, es la falta de información a la cantidad de referencias a la serie clásica. Y es que todas las temporadas desde la creación de la serie en 1963 hasta su cancelación en 1989, un total de 26, siguen inéditas en España. Así que las alusiones al primer encuentro entre el Doctor y el Juguetero, en el episodio seis de la tercera temporada en 1966, carecen de explicación. Y la aparición de viejas acompañantes del doctor, pues más de lo mismo. Un despropósito de capítulos que pueden hacer gracia o incluso ser entretenidos, pero que se basan en un material anterior totalmente inaccesible, por lo menos legalmente, en España.

Por no todo es malo. Al final del tercer episodio se nos revela en decimoquinto Doctor, Ncuti Gatwa. Para el último capítulo, veremos su primera historia como Doctor en una trama navideña muy resultona y bien hilada. Este nuevo señor del tiempo se presenta más animado, extrovertido y sexy que los anteriores. Y es que este ha sido el punto más polémico en las redes: la sensualidad del nuevo Doctor.

Hasta hora, este personaje había adquirido diferentes características en cada una de sus transformaciones. Algunas veces más loco, en otras más serio y vengativo, inocente o amante de lo desconocido en otras ocasiones, pero la sensualidad siempre se había dejado aparte en su definición. Es cierto que en temporadas anteriores, el Doctor ha tenido amantes o parejas, incluso vimos escenas cómicas con el undécimo saliendo desnudo bajo las faldas de la cierta reina inglesa, pero no se hacía énfasis en su faceta más ligona o seductora. Por eso, en esta nueva vida, ya hemos podido disfrutar de varias escenas donde el actor de Sex Education ha hecho gala de sus dotes. Todo un acierto que nos da a los fans otra perspectiva nueva de nuestro extraterrestre favorito.

Así pues, podemos estar agradecidos por volver a ver a Tennant haciendo de él mismo y a Gatwa aportando algo fresco y nuevo al personaje. Sumamos a esto que el trabajo de Russell T Davies como director y guionista de estos episodios es resultón, pero dista de ser de lo mejor que ha hecho para la serie. Además, tenemos el claro problema de la falta de acceso al contenido antiguo y a las últimas temporadas de la serie principal, que no hace, sino que empeorar la entrada de gente nueva a una serie que siempre ha sido de nicho. Una situación que debe solucionarse cuanto antes si se pretende publicar la nueva temporada en Disney +.

Pero lo importante es, ¿vale la pena verse estas casi cuatro horas de Doctor Who? Pues sinceramente no, a menos que hayas visto las temporadas inéditas anteriores o no te importe que en ocasiones la trama gire alrededor de temas que no conoces y que parecen muy importante. Una lástima que el especial del 60 aniversario de este clásico de la ciencia ficción se haya visto lacrado por el recortado acceso que tenemos del material anterior.

'Doctor Who': cuatro especiales y un nuevo doctor