sábado. 13.04.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Se acaban de publicar por primera vez en español las Obras Completas [1] de René Guènon (1886-1951). Se trata de una recopilación de 22 volúmenes realizada por el Profesor Javier Alvarado, Catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Y un volumen introductorio del profesor Javier Alvarado, titulado: “René Guénon. Testigo de la Tradición”. El valor de esta edición radica en que la obra de René Guènon -incluso en su idioma original- está muy dispersa. Entre otras cosas porque los libros de Guènon no se publicaron de acuerdo a una cierta cronología, aunque, en su totalidad tienen una coherencia temática. 

De ahí la importancia del trabajo editorial del profesor Javier Alvarado, que se ha basado en criterios científicos a la hora de establecer los elementos semióticos y hermeneúticos en que se basan las versiones definitivas, tal y como las estableció el propio autor en los años 50, antes de su fallecimiento. Y es que, de algunas de sus obras, sobre todo, las relacionadas con la iniciación masónica, se publicaron varias versiones. En algunos casos con algunas contradicciones. Y ello ha supuesto algunas dificultades que superaban la mera dimensión lingüística, que en muchos casos “oscurecían” el sentido profundo de los textos esotéricos de Guènon. El profesor Alvarado tratándose de una obra tan inmensa, tanto cuantitativamente, como cualitativamente, se ha basado en algunos estudios sobre Guènon, para tratar de conseguir una versión canónica que seguro habría recibido la total aprobación del autor, a pesar de tratarse de un trabajo basado fundamentalmente en la traducción. Para establecer un lenguaje claro, conciso y respetuoso de la doctrina de René Guènon. La edición actual de sus obras completas ha supuesto un trabajo ingente desarrollado durante varios años, consultando numerosos archivos y bibliotecas.         

Aunque René Guénon no quiso tener “discípulos”, numerosas personas reconocieron su magisterio y la autenticidad de las doctrinas de las que era portavoz

El hombre más inteligente del siglo XX

El sabio francés fue calificado por Mircea Eliade como “el hombre más inteligente del siglo XX”; el sabio hindú Ananda K. Coomaraswamy lo consideró un “gurú”; el lamaísta Marco Pallis lo definió como “un gran jnani”; el profesor Asti Vera dijo que fue “el último metafísico de Occidente”; y Sri Ramana Maharshi se refería a él como “el gran sufí”. Génon, tras su ingreso en la Logia simbólica Humanidad nº 240 de París, en 1909 ingresó en la Logia Thebah, dependiente de la Gran Logia de Francia. Igualmente, fue iniciado entre 1904 y 1909, en el vedanta advaita, una de las formulaciones más puras de la escuela de Adi Shankara (788-820) y sabemos que también fue iniciado en el taoísmo. Y en 1912 recibió la iniciación sufí (Tasawuf o esoterismo islámico), lo que le llevaría a viajar a El Cairo en 1930 y permanecer el resto de su vida en Egipto. 

Aunque René Guénon no quiso tener “discípulos”, numerosas personas reconocieron su magisterio y la autenticidad de las doctrinas de las que era portavoz. Entre ellas, cabe citar a Ananda K. Coomaraswamy, Frithjof Schuon, Titus Burckhardt, Martin Lings, Michel Vâlsan, Roger Maridort, Marco Pallis, Jean Hani, Jean Borella, entre otros. La obra de René Guénon ha influido indirectamente en numerosos autores tales como Emile Demerghem, Henri Corbin, Jean Hebert, Georges Vallin, Leopold Ziegler, Jean Danielou, por citar algunos de los más conocidos. André Gide escribió: “si René Guénon tiene razón, toda mi obra cae… nada puedo objetar a lo que ha escrito Guénon. Es irrebatible”. Mircea Eliade se inspiró mucho en su obra, aunque sin apenas citarle porque, según confesó en carta particular a Evola, no quería provocar a las autoridades académicas que Guénon combatía y que le eran necesarias para su promoción profesional.

Las obras de René Guénon se distribuyen en cuatro grandes bloques: 

1. crítica al mundo moderno y a los movimientos pseudo-espirituales como el espíritismo, el teosofismo y el ocultismo. Comprende los volúmenes I a VII de sus Obras Completas.

2. Exposición de principios metafísicos. Comprende los volúmenes VIII a X.

3. Estudios sobre Ciclología, la Tradición y las Formas Tradicionales. 

4. Estudios sobre los Centros espirituales (su naturaleza, jerarquización, organización, manifestaciones visibles), y las formas de vinculación por medio de la iniciación (concepto, cualificaciones de los candidatos, etapas, obstáculos de la vía iniciática, medios de la realización espiritual.

Simbolismo de la Masonería

De todos estos volúmenes, los que tal vez interesen más al lector son los relativos al estudio de la historia y simbolismo de la masonería y de los movimientos ocultistas. En efecto, en 1921 René Guénon publicó El Teosofismo, historia de una pseudo-religión para criticar el sincretismo propagado por la Sociedad Teosófica fundada en 1875 por H. P. Blavatsky. Especialmente importante es el volumen que reúne sus Estudios sobre la Masonería. Este volumen integra diversos capítulos que inexplicablemente habían sido excluidos en la conocida edición francesa, tales como: “La letra G y la esvástika”, “Reunir lo disperso”, “El blanco y el negro”, “Piedra bruta y piedra tallada”, “La cadena de unión”, “El ojo que todo lo ve”, “La Iniciación y los oficios”. También se refieren a la Masonería los volúmenes titulados Apercepciones sobre la Iniciación o el titulado Iniciación y realización espiritual. 

Y es que el interés de Guénon sobre la masonería radicaba en su potencial iniciático: “De todas las organizaciones con pretensiones iniciáticas que están actualmente extendidas en el mundo occidental, no hay más que dos que, por decaídas que estén una y otra a consecuencia de la ignorancia y de la incomprensión de la inmensa mayoría de sus miembros, pueden reivindicar un origen tradicional auténtico y una transmisión iniciática real; estas dos organizaciones, que, a decir verdad, no fueron primitivamente más que una sola, aunque con ramas múltiples, son el Compañerazgo y la Masonería” (Apercepciones sobre la Iniciación, cap. XIV). 

Guénon pensaba que la desviación de la Masonería operativa respecto a su sentido originario procedía de las actividades políticas de gran número de masones

Considerada como la única organización auténticamente iniciática nacida en Occidente que aún permanecía activa, Guénon pensaba que la desviación de la Masonería operativa respecto a su sentido originario procedía de las actividades políticas de gran número de masones; “La Masonería ha padecido una degeneración; el comienzo de esa degeneración es la transformación de la Masonería operativa en Masonería especulativa”. Y más explícitamente concretó que “la fecha de 1717 no señala el origen de la Masonería, sino el comienzo de su degeneración, cosa que es muy diferente” pese a que la masonería operativa, entre 1717 (fecha de la fundación de la Gran logia de los “modernos” en Londres) y 1813 (fecha de la unificación de masones “antiguos” y “modernos”), “intervino eficazmente para completar algunas cosas y enderezar otras, por lo menos en la medida en que ello era todavía posible en una masonería reducida a ser únicamente especulativa”.

La Masonería una Orden iniciática

Guénon advirtió que la Masonería no debía ser una sociedad de socorros mutuos, una entidad benéfica o filantrópica y menos aún, un club liberal. Como Orden iniciática había de vivificar el sentido mistérico transmitido regularmente. Una prueba y ejemplo de la minusvaloración con la que la masonería moderna o especulativa actuó en detrimento de sus aspectos más operativos fue y es su preocupación por cuestiones exotéricas como la educación y la formación moral de sus miembros. El Profesor Javier Alvarado afirma que Guénon escribió mucho y bueno sobre el simbolismo en general y sobre la historia y el simbolismo masónico en particular, por lo que saludamos la oportunidad de que se publiquen por vez primera sus Obras Completas. Es una buena ocasión para revisitar obras ya conocidas del gran sufí, pero también de acceder a otros capítulos y reseñas de libros menos conocidos e incluso inéditos que contribuirán sin duda a una mayor comprensión del perennialismo.

Javier Alvarado Planas
Javier Alvarado Planas

El Autor

El Profesor Javier Alvarado Planas autor de la compilación de las Obras Completas de René Guénon, es catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), donde además es director del Máster de Nobiliaria, Heráldica y Genealogía y también del Máster de Historia de la Masonería en España y América. Es académico correspondiente de la Real Academia de la Historia y también de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. Ha publicado más de un centenar de libros, monografías y artículos en revistas científicas especializadas y ha recibido diversos reconocimientos, como el Premio Nacional de Historia (Ministerio de Cultura) por la obra colectiva El Rey. Historia de la monarquía, el Premio Hidalgos de España sobre Heráldica, Genealogía y Nobiliaria, la Cruz de San Raimundo de Peñafort (Ministerio de Justicia) o la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica (Ministerio de Asuntos Exteriores).


Juan José Morales Ruiz | Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española (CEHME)


[1] Guénon, René, Obras Completas. Madrid: Sanz y Torres, 2023.

Publicación de las 'Obras Completas' de René Génon