lunes. 22.04.2024

Actualmente vivimos en un momento de transición alimentaria en dónde por un lado podemos ver con mayor frecuencia problemas de obesidad y enfermedades crónicas, debido a los hábitos actuales de alimentación, al sedentarismo y a la gran cantidad y variedad de alimentos procesados, así como a la mala preparación de algunos alimentos preentrenamiento en culturismo.

La "cuchara seca" o el consumo directo de polvos para bebidas preentrenamiento sin agregar líquido se está convirtiendo en una moda dietética cada vez más preocupante en adolescentes y adultos jóvenes. La cuchara seca se ha asociado con resultados de salud extremadamente negativos, incluido el riesgo de inhalación, anomalías cardíacas y problemas digestivos e incluso problemas de tipo psicológico.

Un reciente estudio, publicado en la revista Eating Behaviors, ha encontrado que más de 1 de cada 5 adolescentes y hombres adultos jóvenes han participado en "cucharadas secas", un nuevo fenómeno dietético descrito como la ingestión de polvos preentrenamiento sin un líquido (es decir, toda la cucharada de una sola vez sin mezclar con agua como se pretendía).

"La cuchara seca puede tener efectos graves en la salud, incluidos problemas con la inhalación, anomalías cardíacas y problemas digestivos", dice el autor principal Kyle T. Ganson, PhD, MSW, profesor de la Universidad de Toronto: "Hasta la fecha, sin embargo, no ha habido estudios epidemiológicos que investiguen la ocurrencia de cuchara seca entre los jóvenes, dejando información significativa desconocida".

Al analizar datos de más de 2,700 adolescentes y adultos jóvenes canadienses en el Estudio Canadiense de Comportamientos de Salud Adolescente, los investigadores encontraron que el 17% de los participantes informaron haber sacado en seco al menos una vez en el año anterior, y un promedio de 50 veces durante ese período de tiempo. Los investigadores también encontraron que los participantes que participaban en el entrenamiento con pesas y pasaban más tiempo en las redes sociales eran más propensos a reportar cucharas secas.

Los datos del estudio muestran que los nuevos fenómenos dietéticos que se popularizan en las redes sociales y dentro de la cultura del gimnasio pueden conducir a una mayor probabilidad de participación, por lo que hay que pensar en estos factores de riesgo como áreas potenciales de prevención e intervención.

El estudio también mostró que los participantes que mostraron síntomas clínicamente significativos de dismorfia muscular, un trastorno de salud mental caracterizada por la búsqueda patológica de musculatura, también tenían más probabilidades de informar de la práctica de cucharadas secas. Este hallazgo subraya los comportamientos potencialmente dañinos en los que una persona puede participar para lograr el ideal de su cuerpo.

Hasta la fecha, ningún trabajo previo ha investigado la práctica de comer en seco en la investigación epidemiológica. Por lo tanto, el objetivo de este estudio fue caracterizar la prevalencia y los correlatos de la cuchara seca entre una muestra de adolescentes y adultos jóvenes canadienses. Se analizaron los datos del Estudio Canadiense de Comportamientos de Salud de los Adolescentes (N = 2731).

Se estimó la prevalencia de cualquier cuchara seca en los últimos 12 meses entre la muestra general y por sexo. Se utilizó el análisis de regresión de Poisson modificado para determinar las asociaciones ajustadas entre las características sociodemográficas y descriptivas y la práctica de comer en seco. En general, el 16,9 % de la muestra informó de cuchara seca en los últimos 12 meses, lo que fue significativamente más común entre los hombres (21,8 %) en comparación con las mujeres (14,2 %) y los participantes transgénero / géneros no confirmados (8,0 %).

Los participantes que informaron entrenamiento con pesas, mayor tiempo dedicado a las redes sociales y síntomas clínicamente significativos de dismorfia muscular tenían más probabilidades de informar cucharas secas, mientras que las minorías sexuales, en relación con los participantes heterosexuales, y aquellos con educación superior tenían menos probabilidades de informar cucharas secas.

Por otro lado, esta práctica no da un impulso energético rápido antes de cualquier entrenamiento. No solo es falso que de ese impulso de energía y tampoco hay evidencias que lo demuestren, pero si que puede ser perjudicial para la salud: intoxicaciones, obstrucción mecánica o ahogamiento momentáneo, dolores estomacales, problemas en el hígado o los riñones y hasta gastritis, si esta práctica es repetida.

Esta práctica se ha popularizado con videos que superan los 284,000 me gusta y con más de 4.4 millones de vistas en la etiqueta #Dryscoooping. En los videos se ven a jóvenes ingiriendo una cucharada de proteína en polvo (no dicen de qué tipo ni los ingredientes que contienen o si es de alguna marca en específico) antes del entrenamiento en el gimnasio: unos la tragan en seco, otros la diluyen con un poco de agua directo a la boca y algunos cumplen el reto con su pareja escupiéndole agua en la boca para diluir un poco el polvo.

Estas mezclas en polvo que se usan en el “reto de TikTok” son proteínas sintetizadas que provienen del huevo, la leche de vaca o las carnes y que también contienen aminoácidos (proteínas indispensables para el cuerpo) que se encuentran de forma natural en los alimentos. Pero afirma que los alimentos ya contienen los nutrientes necesarios, proteínas, grasas y carbohidratos, que se pueden obtener de los cinco grupos: almidones, carnes, vegetales, frutas y grasas.

Quienes se suman a esta práctica dietética buscan un impulso rápido de energía, o al menos eso dicen del reto, pero es falso que esta práctica se lo pueda dar. Es algo mediático, que seguramente está de moda para jugar, pero que no ayuda en nada. Desde el punto de vista nutricional no hace nada.

Los hallazgos en este campo enfatizan la necesidad de futuros esfuerzos de investigación y prevención e intervención para proteger la salud y el bienestar de los jóvenes, evitando estas prácticas de riesgo dietéticas.

Por último, compartir esta reflexión de Jonathan Swift: ”Los mejores médicos del mundo son: el doctor dieta, el doctor reposo y el doctor alegría”.

La cuchara seca, una práctica dietética de riesgo