lunes. 26.02.2024
portada_50-peliculas-con-las-que-hacerse-mayor (1)

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Torres-Remírez | @jostorresremrez        

El director italiano hace de todo, y todo lo hace bien. En su filmografía nos encontramos con auténticas obras maestras y no sólo la inigualable “Cinema Paradiso” (1989), con esa escena final que todos recordamos. Ha realizado dramas, pero también películas de intriga y thriller. En todas ellas había cierto aire de comedia y mucho romanticismo. Hasta se ha atrevido con el documental, entre los que se destaca “Ennio, el maestro” (2021). En conclusión, Tornatore sabe de cine. Tornatore ama el cine. Tornatore, es cine.

Debido a esta cultura cinéfila que posee el director siciliano, se ha atrevido a mostrar un camino de películas, como si fueran baldosas amarillas, para ir creciendo con el cine. Este libro es para padres cinéfilos que quieran inculcar el amor al cine a sus hijos; pero también es un libro para aquellos jóvenes que estén descubriendo el séptimo arte. Por supuesto, entre las personas a las que este libro les será útil es para aquellos que quieren mostrar o enfrentar temas maduros con chavales jóvenes. Y cómo olvidar del último colectivo al que va dirigido este libro: a todo aquél que le guste el cine. Porque no deja de ser una lista de 50 películas, escogidas por Tornatore para crecer. Como ponían antes en las cajas de los juegos de mesa: para niños entre 3 y 99 años.

Sin embargo, el libro no es sólo de este oscarizado director, sino que es un triunvirato. Los otros dos pilares del proyecto son la periodista cultural Miralda Colombo y el artista André Ducci. Ambos, conocidos en el mundo cultural italiano, pero ignorados en España.

Respecto a Ducci cabe decir que su estilo es totalmente reconocible. Como si aún estuviéramos en la época romana (incluso a veces griega) las figuras no necesitan de profundidad. Este estilo, de colores apagados, es la guinda al libro. Cuando caiga este libro en manos de un infante que busque ampliar su conocimiento, no sólo tendrá algo que leer, sino que aprenderá de manera visual. Llamar la atención es sencillo, conseguir que los jóvenes mantengan la atención fijada, es complejo. Por ello, los dibujos tan únicos de André anclarán al lector más joven.

Pero ¿es este libro solo una lista de cincuenta películas y nada más? De un tiempo a esta parte se están poniendo de moda las listas. La lista de las 100 mejores películas según Sight & Sound, la lista de tal o cual director, las 1001 películas que se deben ver antes de morir, etc. Todo son listas. Y como todo lo subjetivo en esta vida, van cambiando día a día. Sin embargo, esta lista de 50 películas responde al propio título del libro “50 películas con las que hacerse mayor”. Tornatore ha decidido ir escogiendo película a película con la que los jóvenes de hoy en día, gracias al cine, pueden enfrentarse a este caótico mundo. Un mundo que siempre cambiará, pero los problemas de la juventud siempre serán los mismos. Cómo afrontar el desamor, el sentirse fuera de tu tiempo, el no encajar, la muerte y todos aquellos problemas que han tenido nuestros padres, tuvimos nosotros y tendrán nuestros hijos.

Un gran acierto del libro es que, junto con cada película, no sólo hay una reseña de la misma, sino que hay tres detalles que enganchan a cualquier cinéfilo. El primero de ellos es que hay otra lista. Tras hablar de la película, Tornatore facilita una pequeña lista de tres o cuatro títulos que tratan los mismos problemas. Por lo que ya no estaríamos ante 50 películas, sino más bien ante una lista de entre 150 a 200 películas. El segundo de los detalles es que añaden una pequeña anécdota de la película. Y, por último, se añade un “Más allá de la película”. Poco más de un párrafo donde se vierte la enseñanza moral de la película.

Junto con todo lo anterior, hay un pequeño prólogo del mismísimo director siciliano hablando sobre el poder del cine. Lo hace a través de su amor al cine. De su pasión por el cine. Y, sobre todo, escribe con la esperanza de poder generar un poco de pasión por el cine a las nuevas generaciones.

Si le tengo que poner algún pero o tendría que intentar mejorarlo, sólo lo haría por una perspectiva: el clasicismo de la lista. No me refiero a que la lista de películas que nos aconseje Tornatore sólo haya películas clásicas, sino a que la conforman películas muy conocidas. No ha arriesgado a la hora de aconsejar o de recomendar largometrajes fuera de lo común. Por lo que, en cierto aspecto, puede ser un acierto, ya que sabes que los que se acerquen a esa película les va a gustar; las grandes películas son hitos por algo. Sin embargo, hubiera deseado que se arriesgara para ir ampliando las fronteras del conocimiento cinematográfico. Otro fallo, en mi humilde opinión, es que predominan las películas americanas. Claro que el séptimo arte es territorio americano. Nadie como los grandes estudios han conseguido sacar tantas buenas películas año tras año. Y, sin embargo, al ser Giuseppe Tornatore una enciclopedia del cine, no ha ido a mostrar películas europeas. No importa que estas fueran muy conocidas, aquí tampoco se ha arriesgado. Y sí, me estoy refiriendo al olvido imperdonable de uno de los grandes europeos Jacques Tati. Reitero que este párrafo final es para ponerle alguna objeción a un trabajo impecable por parte de un gran director de cine, una brillante periodista y un artista con estilo propio.

No podría escoger mejor regalo para cualquier padre que tenga un hijo preadolescente. Ni podría escoger mejor regalo para un matrimonio que acaban de ser padres. Por supuesto que se lo regalaría a un docente o a una psicóloga…. Mejor dicho, no creo que haya nadie a quien no se lo regalaría.

Tornatore acierta siempre