martes. 27.02.2024
Alaina Urquhart
Alaina Urquhart

Mónica Grau Seto | @monmislilith

Estamos ante la primera novela de Alaina Urquhart, técnica forense y además autora, junto a su amiga Ash Kelley, de Morbid: A True Crime Podcast. Hablamos del podcast sobre asesinatos reales más seguido en todo el mundo. Actualmente cuenta con más de 500 crímenes analizados y en cada uno de sus capítulos supera los 1,5 millones de descargas. 

La fascinación por los asesinos en serie siempre ha existido, y cada vez es más habitual programas o series basadas en psicópatas reales. Como Jack el Destripador o Dahmer, todos tenemos esa necesidad de intentar entender que sucede en esas mentes perturbadas.

Habitualmente en los libros sobre psicópatas se suele analizar la figura del asesino o asesina, y las víctimas al final son relegadas a un segundo plano, además en estos crímenes la figura del forense suele pasar como alguien que se ciñe a su función, cuando es quien realmente puede empatizar más con esas víctimas, entender el sufrimiento y tiempo en que tardaron en fallecer. 

Esta es su primera incursión en la novela y debido a sus conocimientos profesionales, por fin le da importancia a la figura de la forense de la historia, una mujer con secretos en su pasado y que no puede evitar tener una conexión emocional con esas mujeres asesinadas. Por lo que este personaje de alguna forma cumple varios roles en la trama, no es sólo la forense sino también la investigadora, ya que es una experta en criminología forense.

La fascinación por los asesinos en serie siempre ha existido, y cada vez es más habitual programas o series basadas en psicópatas reales

La autora se declara una admiradora del best seller El silencio de los corderos (1988) de Thomas Harris, y de hecho su personaje principal lo cita en varias ocasiones en la historia, es inevitable no hacer comparaciones con la agente Clarice M. Starling y el psicópata Hannibal Lecter que le ayuda a capturar a otro psicópata Buffalo Bill.

El asesino que nos encontramos es igual de inteligente y retorcido que Hannibal, pero sin el nivel de refinamiento del médico psiquiatra con tendencias caníbales. Este asesino busca jugar, cazar y asesinar a hombres y mujeres que habitualmente considera vulgares e incultos. Las mujeres le resultan presa fácil, las busca y seduce en bares de mala muerte, el considera que esas vidas no tienen ningún valor. No se trata de un crimen sexual sino de un juego de caza y asesinato, para remarcar su superioridad intelectual.

Hay momentos en que el personaje del asesino, que se nos revela en la primera página, también nos puede recordar al obsesivo Patrick Bateman de la novela American Psyco (1991) de Bret Easton Ellis, un narcisista patológico con doble vida, por un lado un ejecutivo yupi y también por aburrimiento un psicópata obsesionado con la perfección en la estética, materialista y siempre con esa necesidad de competir con otros, que tortura y asesina sin piedad a prostitutas y a cualquier yupi o personaje que considerare inferior a él. De hecho, el asesino se compara a si mismo con una planta, la Amorphophallus titanum conocida como flor cadáver, hermosa y llamativa, el igual que la planta logra despertar interés y admiración, sin que nadie sospeche que es un psicópata.

Igual que Bateman, ambos perfiles comparten un alto nivel de arrogancia, el siente total impunidad y seguridad en su coto particular de caza, pero esta rutina puede convertirse en su punto débil cuando decida cambiar el perfil de victimología, enfrentándose a una joven estudiante de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tulane, en Nueva Orleans (Luisiana) , ya que necesita nuevos estímulos en su caza y Emily, la estudiante de gran inteligencia, es un reto para él.

A través del relato iremos conociendo pistas sobre su infancia, la relación con su violento padre y su madre, un pasado de pobreza, pero también de necesidad de conocimiento que saciaba con horas de biblioteca, y justamente su pasión por aprender y la lectura, juegan también un papel en sus asesinatos, dejando pequeñas pistas de páginas de libros, en modo de burla para la policía y la forense. También hay otro detalle que ayuda a describir la relación de este psicópata y la ciudad de Nueva Orleans, la cultura de la música, ya que el se divierte utilizando altavoces con música mientras da caza a sus “invitados” en su pantano. 

Los conocimientos de la escritora nos detallan en primera persona todo el proceso de identificación de un cadáver, rigor mortis o larvas. Aunque no juega recrearse en las torturas o heridas, si describe el proceso para poder calcular la hora de fallecimiento.

Los conocimientos de la escritora, técnica forense, nos detallan en primera persona todo el proceso de identificación de un cadáver, rigor mortis o larvas

Podemos sentir la atmósfera de Luisiana, cada vez que la policía y la forense localizan un cuerpo semienterrado o flotando en los pantanos, el olor desagradable, el sonido de los grillos y otros animales nocturnos y el miedo que sintieron esas víctimas antes de morir, por ello la gente ya le ha puesto un mote “El asesino del pantano”. 

La ambientación de la novela sucede en la siempre fascinante y bohemia Nueva Orleans, una ciudad multicultural de Luisiana, que también es el principal puerto del rio Mississippi. A través del asesino, pero también de la forense Wren y su compañero de policía Leroux, no sólo visitaremos pantanos, sino locales de esoterismo, bares, festivales de jazz. Permitiendo recorrer Nueva Orleans de noche junto a ellos, sin olvidar lugares tan míticos como el Cementerio de t. Louis. Como curiosidad, este cementerio se creó en 1789 y tiene la tumba más antigua de Nueva Orleans, con más de 100.000 cadáveres forma parte de la ruta turística de lugares embrujados de la ciudad.

Nueva Orleans sin duda ha sido cuna de escritores como Anne Rice y sus crónicas vampíricas, Tennesse Williams o John Kennedy Toole. También ha visto nacer a músicos tan diferentes en su género musical como son Louis Amstrong, Harry Connick Jr, Lil Wayne, aunque si hay algo que lo caracteriza es el Jazz. La ciudad ejerce una especie de magnetismo para escribir historias de misterio y también aprovecha esa fama para el turismo de crímenes y fantasmas.

Entre los crímenes y personajes oscuros más conocidos en la ciudad:

Delphine Lalaurie. Nacida en 1775, vivió en una fastuosa mansión en Royal Street, organizaba fiestas para la alta sociedad, estuvo casada en tres ocasiones y augmento su fortuna con la venta de esclavos. Su nivel de locura y crueldad salió a la luz tras un incendio en su mansión, provocada por sus propios esclavos, en ella se encontraron cuerpos torturados y mutilados que ella utilizó como diversión. Fue conocida bajo el nombre de la “Carnicera de Nueva Orleans” Su mansión fue propiedad de Nicolas Cage años después.

El asesino del hacha, del que nunca se descubrió su identidad, y los crímenes finalizaron repentinamente en otoño de 1919, actuó treinta años después que Jack el Destripador en Londres, e igual que el desafiaba y escribía a los medios de comunicación, se llamaba a si mismo “Jack el Destripador del pantano de EEUU”, atacó a 12 víctimas mientras dormían en sus hogares, de las cuales 5 murieron. Desde mayo de 1918 hasta octubre 1919, cuando desapareció, curiosamente la mayoría de las familias eran de origen italiano. El hombre del hacha escribió en la prensa que si querían proteger sus hogares la víspera de St. Joseph (fiesta importante para los italianos) tocaran en cada hogar música jazz, ya que era un amante de esta música.

Marie Laveau la reina vudú de Nueva Orleans, nacida en 1794, se convirtió en una mujer muy influente en la ciudad, Nació fruto de la relación entre una esclava liberada y un hombre adinerado, del que recibió su apellido. Aunque era habitual las parejas interraciales, no estaba permitido casarse. Marie abrió un salón, donde además de ofrecer servicios de peluquería también realizaba sesiones de vudú con muñecos, pociones, hechizos de protección a las que acudían las mujeres más adineradas. 

Estamos ante un libro que atrapa desde el primer momento y con un final que nos da la pista de una posible saga

O finalmente el misterio de la Casa del Sultán o la mansión Gardette-LaPrete, esta lujosa casa estilo French Quarter fué construida en 1836, más tarde la compró un hombre turco, del que decían que era un Sultán. Este misterioso propietario cubrió todas las ventanas, añadió rejas y candados. Por la noche se hacían fiestas con música y muchas mujeres jóvenes hasta que un día la sangre salió por debajo de la puerta principal, cuando los agentes accedieron a su interior encontraron 37 cadáveres y el sultán muerto ya que había sido enterrado vivo en el patio trasero.

Nueva Orleans es mucho más que jazz, fiesta, brujería y el Mardi Gras, también es una ciudad con un alto nivel de indigencia y prostitución, que desgraciadamente ha incrementado después del desastre del Katrina. Y en este contexto nos encontramos la historia que nos narra la autora, mostrando una parte más oscura y menos festiva. 

Estamos ante un libro que atrapa desde el primer momento y con un final que nos da la pista de una posible saga, también cuenta con un plot twist bastante interesante, y aunque es ameno y atrapa desde el primer momento, es inevitable palpar que es su primera incursión en la escritura y ese aspecto de inexperiencia es palpable en la narrativa, tal vez podría haber definido un poco más el perfil del asesino, sus motivaciones y dotar de más personalidad y características propias a los demás personajes. Prioriza la trama de la investigación a los propios personajes que a veces parecen estereotipos y no resultan del todo creíbles.

Sólo hay que desear una cosa a Alaina Urquhart, como dirían en Nueva Orleans “laissez les bon temps ruler”” y que siga aterrorizándonos con más crímenes en sus libros y en su podcast.


Título original: The Butcher and the Wren.
Género: Novela Negra, thriller, crímenes.
Traductor: Pilar de la Peña Minguell.
Primera edición: junio 2023
Colección: Planeta Internacional.
Editorial: Editorial Planeta.
ISBN: 978-84-08-27370-7
Sinopsis:
Desde las fascinantes marismas de Luisiana, un despiadado asesino en serie al que los medios apodan “el carnicero del pantano” está completando su proyecto más ambicioso: marcar de forma macabra a sus víctimas, que abandona en los pantanos dejando en sus cuerpos pistas dudosas que mantienen en vilo a la policía.
La brillante patóloga forense Wren Muller nunca se ha enfrentado a un caso que no haya podido resolver. Hasta ahora, y su deseo de atrapar al asesino empieza a convertirse en una obsesión.
En una frenética carrera contra reloj, el duelo entre el asesino en serie más despiadado de la historia de Luisiana y la doctora Muller se librará en la mesa de las autopsias, donde los cuerpos de las víctimas ocultan los secretos de una investigación que sólo Wren puede desentrañar.
Intensa. Emocionante. Absorbente. Brutal. No podrás quitártela de la cabeza.

El carnicero y el pájaro