lunes. 26.02.2024
Foto: Andrea Carrasquel. IG: @a_carrasquel08
Foto: Andrea Carrasquel. IG: @a_carrasquel08

Pablo D. Santonja | @DatoSantonja

Foto: Andrea Carrasquel. IG: @a_carrasquel08
Foto: Andrea Carrasquel. IG: @a_carrasquel08

Siempre he pensado (igual que muchos de ustedes) que existe música destinada a momentos del día a día: conducir, limpiar la casa, andar por la calle, ir al trabajo… Y para mí, la banda que me acompaña en esta cotidianidad del día a día es Lori Meyers

Lori Meyers viene de Granada y desde que en 2004 sacaran “Viaje de Estudios” han llovido veinte años de música dónde han jugado con el pop, el rock, el flamenco, la psicodelia hasta depurar su sonido actual, regalándonos temas ya clásicos del panorama Indie español, como “Emborracharme” o “Alta Fidelidad”. Y es curioso que el nombre de la banda lo dé el título de una canción punk del grupo NOFX, sobre una actriz porno que prefiere seguir trabajando en la industria que verse condenada a trabajar para una fábrica.

Veinte años de música dónde han jugado con el pop, el rock, el flamenco, la psicodelia hasta depurar su sonido actual

Y esa autodeterminación en el personaje de Lori es equiparable al del grupo, para tener una trayectoria tan prolija y estar siempre en la cresta, entre temas, colaboraciones, conciertos, cabezas de festivales y demás. Y por eso, el pasado 30 de Diciembre en Madrid, ese Wizink Center lleno hasta las gradas coreando “Planilandia” suena a victoria.

 Como espectador del mismo, viví ese momento como un “os lo merecéis”, pues su trabajo es innegable. Y en esa cotidianidad de la que hablaba antes, Lori Meyers consigue en mi un estado casi meditativo, como un mantra de fondo, que repito una y otra vez en mi cabeza, siguiéndome allí a donde vaya. Por eso, vivir estas canciones en directo con miles de personas a tu alrededor hace que te eleves a unas cotas de satisfacción que pocas bandas consiguen. 

Foto: Andrea Carrasquel. IG: @a_carrasquel08
Foto: Andrea Carrasquel. IG: @a_carrasquel08

Vivir estas canciones en directo con miles de personas a tu alrededor hace que te eleves a unas cotas de satisfacción que pocas bandas consiguen

Lori Meyers es un grupo elegante, correcto, ellos han venido a tocar y eso es lo que vas a ver, en un despliegue musical donde las canciones suenan con más potencia, donde las voces se solapan en una y todos bailamos al son de la banda. Escuchar en el Wizink temas como “No hay excusa”, justo en un fin de año, o “Siempre brilla el sol” o “Luces de Neón” te llena de una energía única. Y para cuando llega “Rumba en Atmósfera Cero”, con esa performance de cajón y guitarra, estas meciéndote de lado a lado con la voz rota de cantar a pulmón. 

Si a esto le añades unas colaboraciones de lujo como Annie B Sweet con “Primaveras”, Kora en “No me merecía la pena”, James Bagshaw de Temples creando la atmósfera de “Hacerte volar”, acompañados de unos visuales que te hacen viajar con las canciones, tienes un concierto inolvidable, de los que sales hablando y comentándolo con todo el que se cruce en tu camino. Pues sólo sabe lo que se vive al cantar “Mi realidad” aquel que les ha visto en directo. 

Lori Meyers ha venido a la ciudad