miércoles. 21.02.2024

Jaime Polo Mínguez | @lovacaine

"La Sociedad de la Nieve", bajo la dirección magistral de J.A. Bayona, se erige como una epopeya que transcurre en las despiadadas garras del destino, un destino forjado en las entrañas heladas de los Andes. Este relato basado en hechos reales, sobre el fatídico vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya, destaca no solo por su representación visual impactante del accidente aéreo, sino por la audacia de Bayona al transformar un relato trágico en una obra de arte cinematográfica.

La destreza de Bayona al abordar la narrativa, eleva "La Sociedad de la Nieve" por encima de las convenciones del cine comercial, dotándola con la profundidad y la resonancia de una pieza de autor. El director español logra amalgamar la adrenalina pura con una reflexión metafórica sobre la fragilidad humana y la lucha desesperada por la supervivencia en las condiciones más extremas.

El director español logra amalgamar la adrenalina pura con una reflexión metafórica sobre la fragilidad humana

Demasiado jóvenes para enfrentar el cruel destino que les depara la naturaleza, los protagonistas encarnan la vulnerabilidad de la juventud frente a la implacable indiferencia de la montaña. El film revela un viaje desgarrador donde la muerte se convierte en un nombre, un rostro, una pérdida palpable que se enfrenta con coraje y desesperación.

La estructura narrativa puede transitar aguas familiares, pero la historia es tan inherentemente desgarradora que la familiaridad se siente ajena. No estoy seguro de haber visto una película de desastres más efectiva antes, tanto en su representación de la tragedia en sí como en su capacidad para provocar una respuesta emocional tan poderosa, algo en lo que J.A. Bayona siempre ha demostrado una habilidad increíble, pero esta podría ser su mejor obra hasta la fecha.

Bayona siempre ha demostrado una habilidad increíble, pero esta podría ser su mejor obra hasta la fecha

Hay mucho que elogiar sobre el elemento humano, pero me encanta la decisión de Bayona de utilizar constantemente primeros planos extremos. Nos permiten procesar verdaderamente el infierno que estos hombres soportaron sin diálogo explicativo: las capas de suciedad acumuladas en sus rostros, los ojos hinchados, el sonido de masticar, cada corte y moratón. A esto le siguen magníficas (y aterradoras) tomas amplias del solitario avión en la nieve o tomas de los imponentes Andes que envuelven a los hombres que buscan su misericordia. La yuxtaposición de estas tomas, junto con actuaciones poderosas y una conmovedora banda sonora de Giacchino, hacen de "La Sociedad de la Nieve" una de las películas más cautivadoras del año.

Netflix añade a su catálogo este gran éxito que seguro triunfará por dónde vaya internacionalmente. 

Bayona, gracias por contar esta historia.

La sociedad de la nieve: cuerpos congelados, almas ardientes