jueves 26/11/20
ANÁLISIS HISTÓRICO PSICOLÓGICO

El complejo de Prometeo

Prometeo encadenado. José de Ribera
Prometeo encadenado. José de Ribera

En la mitología griega Prometeo era hijo de Jápeto y de la Oceánide Clímene. Es el titán amigos de los hombres. Robaba el fuego y las artes de los dioses y se las entrega a los hombres. Por este hecho fue castigado por Zeus. 

Como introductor del fuego se le consideró un benefactor de los humanos. Urdió varios engaños a Zeus. Así un primer engaño fue al hacer un sacrificio de un gran buey, lo dividió en dos partes; en una envolvió las vísceras y la carne y en otra los huesos que cubrió con una apetitosa grasa. Propuso a elegir a Zeus una de los dos partes y éste eligió la segunda. Zeus encolerizó al darse cuenta de la treta de Prometeo y privó a los hombres del fuego como castigo. Prometeo decidió recuperarlo del carro de Helios en el olimpo y se lo pasó a los hombres. Para vengarse Zeus de esta segunda ofensa de Prometeo. ordenó a Hefesto que hiciera una mujer con arcilla, llamada Pandora, a la que Zeus infundió vida. Zeus la casó con un hermano de Prometeo, Epimeteo. Pandora llegó a su casa con un ánfora, regalo de Zeus, donde estaban todos los males de la humanidad. Un día, con su curiosidad femenina, Pandora lo abrió y aparecieron todos los males en la humanidad, sólo pudo conservar dentro del ánfora la esperanza.

Tras vengarse a través de Pandora de la humanidad, Zeus también se vengó de Prometeo, desterrándolo al Caúcaso donde fue encadenado por Hefesto y un águila le devoraba el hígado cada día. Prometeo por ser inmortal, regeneraba su hígado cada día. Este castigo eterno de Zeus fue quitado por Heracles, quien disparó una flecha al águila matándolo. Pero Prometeo debió permanecer eternamente unido con una anilla a un trozo de la roca en la que fue encadenado.

Para algunos autores el fuego prometeico representa el deseo de conocimiento, acceder al fuego es acceder al conocimiento, pero esto también conlleva la posibilidad de llegar a quemarse. Se habla de ignorancia protectora cuando alguien (padres, maestros) prohíbe el acceso a conocimientos por evitar un mal mayor. Poco a poco en el desarrollo de la personalidad el niño/adolescente se revela a esa prohibición, aparece el rebelde prometeico, Prometeo se revela a Zeus. Surge el conflicto generacional.

En Psicología se habla de Complejo de Prometeo, para describir a personas que desean saberlo todo, que tienen una búsqueda continua de conocimientos, hasta el punto de hacer acopio de conocimientos de escasa utilidad práctica que les gusta mostrar a las personas de su entorno. Por todo esto también el complejo de Prometeo ha sido denominado Edipo intelectual. Aquí el hijo no desea poseer a la madre, sino poseer el conocimiento del padre.

En el psicoanálisis del fuego Gastón Bachelard habla del complejo de Prometeo como todas las tendencias que nos llevan a saber tanto o más que nuestros padres y maestros. El niño en su desarrollo roba las cerillas y va lejos del maestro a encender el fuego en el campo. Es un primer acto de rebeldía que le abrirá el camino a nuevos conocimientos que le llevaran a nuevas parcelas de saber y autonomía. Este es el prototipo del héroe prometeico: el rebelde que se revela frente al poder establecido. La lucha es titánica como la de Prometeo. La ley natural, ley de vida, hará que el recién llegado ocupe el lugar de su antecesor, destronándolo de su primacía.

Es así, que desear poseer todos los conocimientos del mundo es algo morboso y su exhibición una expresión realmente patética de soberbia.
Por último, compartir esta reflexión de Bertrand Russell: “cuanto placer se obtiene del conocimiento inútil”.

El complejo de Prometeo