<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
domingo. 04.12.2022
JOHARI GAUTIER CARMONA

Cesaria Evora, muerte de un mito de la música

Era para todos un símbolo de combatividad y superación. La imagen alegre y constante de África. Tan fuerte e incansable que parecía inmortal. Sin embargo, Cesaria Evora murió el pasado sábado 17 de diciembre a los 70 años en el país que la vio nacer: Cabo Verde.

Antes de convertirse en una de las personalidades africanas más conocidas de las últimas décadas, Cesaria empezó a cantar en la plaza principal de su ciudad (Mindelo), acompañada de su hermano saxofonista. Se dedicaba a componer canciones y a darles vida con actuaciones llenas de imaginación. Estos inicios marcaron el futuro de una cantante que no dejó de pensar en los más pobres de su país y en las condiciones precarias en las que se trabajaba.

Hija de una cocinera y un violinista, Cesaria Evora tuvo una vida difícil antes de conocer su primer gran éxito. Ya en su infancia tuvo que pasar tres años en un orfanato público. Luego, a los 16 años empezó a cantar en bares y hoteles, y, más adelante, con sólo veinte años, trabajó como cantante para la Compañía de Pesca de Cabo Verde, viviendo de salarios pésimos e inconstantes. La dura crisis que advino tras la independencia de su país la sumió en unos “años oscuros” en el que el alcohol se presentó como un paliativo.

Sin embargo, todo cambió en el año 1988 con la grabación de su primer disco. Ese logro le permitió exponer nuevamente su voz cálida y esa emoción que la caracterizaban, y trabar nuevas amistades. En 1992, la grabación del álbum “Miss Perfumado” en Paris la proyectaron a los más grandes escenarios europeos y americanos.

La “Diva de los pies descalzos” –apodo que se ganó por su costumbre de aparecer descalza en los escenarios y así recordar a los pobres de su país– recibió las aclamaciones de los críticos que veían en su música una armoniosa y nostálgica mezcla de géneros. El fado portugués, la modinha brasileña, el tango argentino, el zouk de las Antillas francesas y el lamento angoleño eran algunas de las influencias que marcaban sus melodías y ritmos.

Las temáticas sociales e históricas que abordada Cesaria Evora –en su mayoría relacionadas con el aislamiento de su país, la pobreza y la esclavitud– también le valieron el reconocimiento por su compromiso. En el año 2004, la cantante ganó el premio Grammy al mejor álbum contemporáneo de World Music y en 2007 el presidente francés Jacques Chirac le entregó la medalla de la “Legión de honor”.

Cesaria mostró una salud indoblegable al emprender largas giras por Asia y América. Además, la “Diva de los pies descalzos” logró concretar grabaciones con otros grandes cantantes del escenario musical como Cayetano Veloso, Salif Keita, Compay Segundo, Chucho Valdés y Pedro Guerra.

En los últimos meses, Cesaria Evora había mostrado complicaciones de salud. En septiembre canceló todas sus actuaciones y en mayo del año 2010 fue objeto de una operación a corazón abierto.

Así pues, se ha ido una de las cantantes más activas e influyente de África. La Mamá África. Una mujer de eterna juventud. Nos ha dejado huérfanos de una música que quedará para siempre marcada en las memorias y los corazones.

Cesaria Evora, muerte de un mito de la música
Comentarios