jueves. 29.02.2024
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Imagen: Wikipedia

Hoy vamos a descubrir el castillo de Bran en la Transilvania rumana, lugar famoso porque se le asocia a la figura de Drácula. Como veremos es una ficción literaria fuera de la realidad histórica. Sin embargo, sí merece la pena visitar este castillo si vamos a Rumania por su belleza y los paisajes que la acogen

¿Me acompañan a conocer el castillo de Bran?


castillo_bran (1)
Fotos: Pixabay

Es una fortaleza medieval de Rumania, situado entre las montañas de Bucegi y Piatra Craiului, a treinta km de Brasov. Está situado en la antigua frontera entre Transilvania y Valaquia. Goza de gran atractivo turístico por la creencia popular de que era la antigua residencia de Vlad Tepes el Empalador y del que surgió Drácula.

Está situado cerca de la ciudad de Brasov en la región de Transilvania. Es uno de los puntos del turismo por su antigüedad, por valor arquitectónico y por su vínculo con el personaje ficticio del conde Drácula.

A pesar de su aspecto macizo y fortificado, el castillo de Bran recibió pocos asesinos y su importancia militar fue escasa. Solo fue habitado permanentemente durante las décadas de los años 1920 y 1930, cuando sirvió de residencia veraniega a la reina, María de Rumanía.

castillo_bran (4)
Fotos: Pixabay

Inicialmente, el Castillo de Bran era un baluarte conocido como La Piedra de Dietrich, construido por los monjes teutónicos en el año 1212. Los monjes teutónicos fueron derrotados por los musulmanes de Tierra Santa, con lo que regresaron a Europa y fueron recibidos en el reino de Hungría.

La palabra braña significa en eslovaco “puerta”. Como una posición fortificada en la entrada de un puerto de montaña a través del cual los comerciantes habían viajado durante más de un milenio.

Fue destruido por los tártaros en el año 1242 y Ludovic D’Anjou, rey de Hungría, en el año 1377 dio a los habitantes de Brasov el privilegio de construir un castillo en el lugar de la vieja fortaleza. Luego, entre los años 1419 y 1424, el castillo perteneció a Segismundo, rey de Hungría.

El castillo fue utilizado como defensa contra el Imperio otomano entre los años 1438 y 1442, y más tarde se convirtió en un puesto de aduanas en el puerto de montaña en la frontera entre las regiones de Transilvania y Valaquia.

El gobernante de Valaquia era Vlad Tepes entre los años 1448 y 1476, que era conocido como el empalador porque a los prisioneros los empalaba y producía auténtico miedo1448-1476. Éste no tuvo un papel importante en la historia de la fortaleza, aunque pasó varias veces a través de la garganta de Bran.

Durante un período, el castillo de Bran pertenecía a los reyes magiares, pero la ciudad de Brasov ganó la posesión de la fortaleza en el año 1533. A finales del siglo XV, se subordina a la autoridad del Comité Szeklers.

La estructura actual fue levantada siguiendo las órdenes del rey Luis I de Hungría en el año 1377, para cumplir una función comercial y defensiva contra el voivoda de Valaquia.

castillo_bran (6)
Imagen: wikipedia

Este castillo es famoso por la creencia de que había sido el hogar del Vlad Drǎcule en el siglo XV. Sin embargo, no hay evidencias de que Vlad viviera allí en persona. Según la mayoría de las versiones, el Empalador pasó solo dos días en el castillo, encerrado en un calabozo, camino de la prisión de Budapest, cuando la región estaba ocupada por el imperio Otomano.

Terminada la I Guerra Mundial, en el año 1920, se firmó el tratado de Trianon, donde la región de Transilvania fue cedida al reino de Rumania y el castillo de Bran pasó a pertenecer a la administración rumana.

La ciudad de Brasov pasó a formar parte del Reino de Rumania y la administración municipal decidió darle el castillo a su nueva reina Marie. Su nueva propietaria, muy aficionada a la decoración y a la historia de Rumania, pronto se embarcó en una campaña de restauraciones y transformaciones para convertir el castillo de Bran en su nueva residencia de verano.

En la década de los años 1920, el arquitecto de cabecera de la familia real, el checo Karel Zdenek Liman, realizó profundas reformas en el edificio, que no perdió ni un ápice de su aspecto de fortaleza medieval.

castillo_bran (3)
Imagen: Pixabay

Se crearon nuevas escaleras para facilitar la comunicación. Los interiores del castillo, que nunca habían sido especialmente tétricos, se llenaron de muebles y objetos históricos, buscando crear un ambiente cómodo y rústico. Algunas estancias se redecoraron en estilo alemán, tirolés o del renacimiento italiano.

El parque que lo rodea fue remozado y se erigieron el Pabellón de Té y la Casita de la Princesa Ileana, además de casas para invitados, alojamientos para el servicio, establos y garajes.

El castillo fue posesión de la princesa Elena de Rumanía, la cual lo heredó de su madre, la reina María. Durante muchos años fue cuidado irregularmente, pero tras la restauración de la década de los años 1980 y la revolución rumana del año 1989, pasó a ser un destino turístico.

El heredero legal del castillo era el hijo de la Princesa Elena, el Archiduque Dominico de Austria-Toscana, y en el año 2006 el gobierno rumano se lo devolvió. Dominico de Habsburgo puso en venta el castillo por el precio de 50 millones de euros en el año 2007 y la oferta fue aceptada por Román Abramóvich, que era un multimillonario ruso del petróleo, pero finalmente el trato no llegó a cerrarse y la propiedad sigue en manos de los Habsburgo.

Según las últimas noticias, la familia Von Habsburg ha decidido formar una sociedad a medias con las autoridades para mantener el castillo abierto a los turistas, quienes pueden ver el interior solos o una parte de él con tour guiado. En el exterior del castillo hay ejemplos de tradicionales casas rumanas.

patio_castillo_bran
Patio del castillo.

El escritor irlandés Bram Stoker, que publicó en el año 1897 la novela Drácula, el vampiro de los Carpatos” ha creado la fama del castillo asociado con Drácula. El libro es muy mediocre, pero con gran éxito de público, ya que se imprimieron seis ediciones antes del año 1903. De hecho, la leyenda del sangriento conde llamado Drácula no se asoció con Vlad el Empalador hasta el siglo XX.

El Bram Stoker escribió partes del personaje ficticio del conde Drácula basándose en aspectos del personaje histórico de Vlad Draculea, aunque las descripciones de la novela no especifican el emplazamiento real del castillo.

La imagen del castillo de Bran ha sido utilizada en múltiples adaptaciones fílmicas de Drácula, esto ha impulsado el turismo, por lo que se pueden conseguir tarjetas postales y camisetas donde el castillo se sigue relacionando con el nombre del vampiro.

Stoker no conocía Transilvania, el escritor irlandés se basó en la investigación y en su imaginación para crear el lugar donde vivía el personaje del Conde Drácula, que se asemeja mucho a esta mansión.

SONY DSC
Cruz en el castillo.

El castillo alberga unas 60 habitaciones a las que se llega a través de sinuosas y estrechas escaleras. Muchas de estas habitaciones están conectadas por pasajes subterráneos en los que hay colecciones de muebles, armas y armaduras de los siglos XIV a XIX.

Debemos saber que Segismundo de Luxemburgo investido en el año 1431, Vlad II, padre de Vlad Tepes, creó la Orden del Dragón, una orden secreta dedicada a las guerras contra los turcos, y cuyo emblema era un dragón, comúnmente asociado con el símbolo del diablo. Parece que esta es la razón por Vlad Tepes fue llamado Vlad Drácula.

La leyenda del Conde Drácula, el vampiro más famoso del mundo, está ahora firmemente anclada en el imaginario colectivo al Castillo de Bran en Rumania y cada año miles de visitantes extranjeros llegan al castillo.

El historiador rumano Mihnea Capraru dice que todo esto sería solo un bullicio turístico, ya que ningún documento estipula que esta fuese su residencia oficial.

El castillo de Bran y el conde Drácula