viernes. 12.04.2024
Akira Toriyama
Akira Toriyama

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Joan Segovia | @JoanRohan

Se ha ido uno de los grandes del manga y el mundo del cómic está de luto. Inspiración de muchos e infancia de millones de personas en todo el mundo. Crecí desde pequeño viendo sus animes y leyendo sus mangas y, hasta el día de hoy, sigo amando sus personajes y sus historias. Recuerdo estar en el colegio jugando a ser Vegeta junto a los otros compañeros de clase o como salir todos al patio a comentar lo increíble que fue la pelea de Son Gohan contra Cell. Podría llenar páginas enteras de recuerdos de mi infancia vinculados a ti, Toriyama. Allí donde estés, gracias.

Desde el mundo de la animación hasta las páginas del manga, Akira Toriyama ha dejado una huella indeleble en la cultura popular global. Como el brillante creador de obras emblemáticas como Dragon Ball y Dr. Slump, consiguió cautivarme desde pequeño, como a millones más, con su imaginación desbordante, su estilo distintivo y sus personajes inolvidables. A lo largo de las décadas, su influencia ha trascendido fronteras y generaciones, convirtiéndolo en una figura icónica en el mundo del manga y el anime.

Dragon_Ball_Super_Key_visual

Nacido el 5 de abril de 1955 en la prefectura de Aichi, Japón, su carrera hacia el estrellato comenzó modestamente cuando, después de graduarse de la secundaria, ingresó a una escuela de diseño gráfico sin mucho entusiasmo. Fue durante este tiempo que su pasión por el manga comenzó a florecer, y pronto decidió perseguir una carrera en el campo del arte secuencial. En 1978, Toriyama hizo su debut profesional con su obra Wonder Island, pero fue su siguiente proyecto, Dr. Slump, el que lo hizo popular a nivel internacional. Publicada por primera vez en 1980 en la revista Weekly Shōnen Jump, esta serie cómica sobre un científico loco y su creación, una androide llamado Arale, se convirtió en un fenómeno instantáneo. Con su humor absurdo, personajes entrañables y el estilo visual característico de Toriyama, Dr. Slump le valió numerosos premios y le dio al joven autor una base de fans leales.

Sin embargo, fue en 1984 cuando Toriyama alcanzó el estatus que merecía con el lanzamiento de Dragon Ball. Inspirado en la novela clásica china Viaje al Oeste, esta epopeya de acción y aventura siguió las hazañas de Son Goku y sus amigos en su búsqueda de las legendarias Esferas del Dragón. Con su narrativa emocionante, batallas épicas y un mundo lleno de criaturas fantásticas, Dragon Ball se convirtió en un fenómeno cultural sin precedentes, catapultando a Toriyama al pináculo del éxito.

Akira Toriyama fue más que un creador de manga; fue un artista cuyo impacto se extiende mucho más allá de las páginas impresas

Su estilo distintivo, que combinaba sus personajes vibrantes con una narrativa llena de giros inesperados, influyó en una generación de artistas y creadores de manga. Y así lo han expresado Eiichiro Oda, creador de One Piece, o Masashi Kishimoto, autor de Naruto, entre muchísimos otros. Sus obras, desde la casi olvidada Sand Land a Dragon Ball, se caracterizan por sus personajes expresivos, diseños memorables y escenas de acción dinámicas. Además, su capacidad para mezclar elementos de ciencia ficción, mitología y artes marciales en una única obra maestra capturó la imaginación de millones en todo el mundo.

A lo largo de los años, Toriyama continuó expandiendo su legado con diversas colaboraciones y proyectos. Ha trabajado en películas y videojuegos, como toda la saga Dragon Quest o el mítico Chrono Trigger, siempre manteniendo su sello distintivo, su dedicación y su calidad artística.

A pesar de su éxito, el autor seguía siendo modesto y reservado, prefiriendo pasar tiempo en su estudio dibujando y creando nuevas historias. Siempre aportando más de su arte al mundo sin perder la esencia que lo caracterizaba. Y es que sus obras actuales, sin ir más lejos, Dragon Ball Super junto a Toyotaro, conservan ese espíritu aventurero, joven, lleno de pasión y ganas de hacernos reír.

No esperaba tener que escribir esto nunca y es que uno nunca espera que sus referentes se vayan. Akira Toriyama fue más que un creador de manga; fue un artista cuyo impacto se extiende mucho más allá de las páginas impresas. Con su talento inigualable y su creatividad sin límites, ha estado décadas acompañando desde la infancia a millones de personas en todo el mundo y ha dejado una marca indeleble en la cultura popular. Su legado perdurará por generaciones, recordándonos a todos el poder duradero de la imaginación.

Akira Toriyama, gracias por tanto