miércoles. 28.02.2024

Con muy buen criterio la programación de la 38 edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata ha incluido en su grilla dos imperecederos films de la autora española Ana Mariscal: “El Camino” y “Segundo López, aventurero urbano”.

La iniciativa, originalmente gestada en el Centro Cultural de España en Buenos Aires, comenzó ayer con la proyección de la primera película en adaptar una novela de Miguel Delibes“El Camino”, que se exhibió en la Sala del Teatro Colón de Mar del Plata, una de las sedes de esta trigésimo octava edición. 

La película, rodada en 1963, ahonda en la falta de oportunidades y en la desigualdad social de la España franquista. Mariscal realiza tan digno retrato que la película está considerada por la crítica como una auténtica obra maestra del cine, en cuyo ADN se pueden apreciar las huellas del neorrealismo italiano.

Ana Mariscal realiza tan digno retrato de la España franquista que la película está considerada por la crítica como una auténtica obra maestra del cine

Como si se tratase de una paradoja, “El Camino” sufrió los embates de la censura de la dictadura, tuvo un estreno reducido y recibió el rótulo de “película maldita”. La directora -considerada como una de las más influyentes del cine europeo- se vale de una personal estética para retratar las últimas horas de un joven en un pueblo rural, antes de viajar a la ciudad para finalizar sus estudios. “Con un aire nostálgico, revisita su pasado y asume los recuerdos y las miserias del entorno opresivo en el que le tocó crecer”, expresó la crítica especializada a poco tiempo de su estreno. 

El ciclo dedicado a Ana Mariscal continuará el lunes 6 a las 22 en la Sala Aldrey 4, del Paseo Aldrey; y el jueves 9 a las 11.30 en la Sala Aldrey 6 del Paseo Aldrey.

SER MUJER, ACRTIZ Y DIRECTORA DE CINE EN LA ESPAÑA DE FRANCO

Si bien está considerada como pionera del cine español, Ana Mariscal no pudo evitar la etiqueta política con la que convivió por protagonizar “Raza”, una película que ensalzaba el ideario franquista, y por dirigir –paradójicamente- “Segundo López, aventurero urbano”, la película más social y antifranquista de los años cincuenta.

Ana Mariscal fue una musa del franquismo como actriz, aunque terminó censurada como directora por el mismo régimen que la encumbró. Muerto el dictador, su cine no fue repuesto en la transición porque nunca renunció a sus ideas de derecha. 

“Su perfil contradictorio ha provocado que este año, centenario de su nacimiento, no haya tenido el reconocimiento que merece como cineasta. Fue nuestra “woman pictures” española como intérprete en los cuarenta, nuestra Bette Davis o Joan Crowford, y en los cincuenta una pionera como directora. Se puede decir que en la historia del cine español es la primera realizadora con una trayectoria amplia de películas. Y es en esa faceta donde verdaderamente rompe. Su cine tenía una mirada social y de búsqueda de la reconciliación de las dos Españas”, escribió Pepe Rubio en Cadena Ser el pasado 11 de octubre. 

“El camino”, la España de Ana Mariscal