lunes 14.10.2019

Argentina sin pan, pero con mucho circo

Primera jornada del juicio oral contra la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Cristina Kirchner rumbo al juzgado de Comodoro Py.
Cristina Kirchner rumbo al juzgado de Comodoro Py.

“O los jueces están con nosotros, o buscaremos otros”, había advertido Macri en 2016, cuando el direccionamiento era hacia la justicia, para encarcelar, aún sin juicio, a los funcionarios del gobierno kircherista

Se realizó en Buenos Aires la primera jornada del juicio oral contra la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner por supuestos direccionamientos en obra pública.

En medio de un despliegue mediático sin precedentes la candidata a la vicepresidencia por Unión Ciudadana acudió a los tribunales de Comodoro Py, en la capital argentina. Con acusadores y fiscales en sintonía con el gobierno de Mauricio Macri, más la presión de los medios hegemónicos que buscaban la imagen de la expresidenta en el banquillo de los acusados, el juicio tendrá una duración de aproximadamente nueve meses y en él desfilarán casi 160 testigos, entre ellos el precandidato presidencial Alberto Fernández.

El Tribunal Oral Federal 2 dio inició a las audiencias a pesar de la advertencia de la Corte Suprema respecto a la posibilidad de que el proceso se declare nulo, ya que la misma Corte todavía no estableció su posición de fondo sobre los nuevos planteos pendientes, entre ellos el de la defensa de la exmandataria, que reclama medidas de prueba claves sobre las obras sospechadas. Las pericias practicadas en 5 de las 51 obras cuestionadas estarían listas en el mes de agosto. Si los peritos determinaran que no existieron sobreprecios y que las obras fueron efectuadas en tiempo y forma, el proceso sería declarado nulo. Sin embargo, y a pesar de las pericias aún no realizadas, la necesidad del oficialismo por bajar de la candidatura a Cristina Kirchner obligó a la Justicia a apurar la declaración oral.    

“O los jueces están con nosotros, o buscaremos otros”, había advertido Macri en 2016, cuando el direccionamiento era hacia la justicia, para encarcelar, aún sin juicio, a los funcionarios del gobierno kircherista.

El periodista oficialista Carlos Pagni, del diario La Nación, informó durante 2018 que los ministros de Macri no ocultaban sus deseos de “circo” con el fin de disimular el desastre económico que les ha quitado el pan de la mesa a millones de argentinos. “Si no hay pan, que haya circo”, sostuvo Pagni, reproduciendo la expresión de los funcionarios del actual gobierno que ahora advierten que la única forma de sostenerse en el poder es avasallando la institucionalidad.

Argentina sin pan, pero con mucho circo
Comentarios