Argentina más cerca de despenalizar el aborto

Luego de una sesión maratónica de más de 20 horas, y apenas por cuatro votos de diferencia, el proyecto de legalización del aborto obtuvo media sanción en Diputados.

Por 129 contra 125, la Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto de legalización del aborto, mientras en las inmediaciones del Congreso una multitud de chicas permanecieron en vigilia a la espera de la aprobación de la ley, resistiendo el frio polar de la noche porteña.

Durante la jornada parlamentaria, las voces en contra de este derecho sostuvieron toda clase de argumentos que, en ocasiones, rozaron lo grotesco “¿Qué pasa cuando una perrita queda embarazada? La abortamos?”, fue la pregunta de Estela Regidor, representante de la Unión Cívica Radical.

El intento de desviar la cuestión fundamental del tratado de este derecho tuvo diversas aristas. Los autoproclamados defensores de “las dos vidas” hablaron de “asesinato” y “violación del derecho a la vida”. Sin embargo el tratamiento de la despenalización del aborto contempla como problemática la muerte de miles de mujeres que anualmente y por diversas razones, se ven obligadas a interrumpir su embarazo de forma clandestina, pereciendo en este proceso.

El proyecto que acaba de aprobarse en Diputados tendrá que atravesar el espinoso camino del Senado, donde la decisión quedará en manos del Partido Justicialista, con sus múltiples divisiones. La Cámara Alta concentra de manera más directa la representación de los gobernadores y los sectores más reaccionarios que se oponen a este derecho.

ABORTO-2

De acuerdo con el anuario del Ministerio de Salud de la Nación, en 2016 (último dato oficial disponible) murieron 245 mujeres embarazadas por distintas causas. De este total, el 17,6% (43 defunciones) fueron muertes por un “embarazo terminado en aborto” y esto ubica al aborto como la principal causa individual de la mortalidad materna en Argentina. Si se mira la serie de datos, el porcentaje de muertes por abortos registradas (es decir, las que llegan al sistema de salud) cayó con respecto a 2015(18,5%), pero aumentó en base a 2014 (14,8%).

La ley argentina permite el aborto en casos de violación o de peligro para la vida y la salud de la mujer, aunque la implementación del derecho garantizado en el Código Penal de la Nación (que fue ratificado por un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación) tiene falencias que han sido denunciadas por varias organizaciones de la sociedad civil. Más allá de estos supuestos, hoy si una mujer desea abortar debe hacerlo de manera clandestina.

Las muertes por aborto están siempre ligadas con los casos en los que se hace de manera insegura. Los abortos en hospitales, con todas las condiciones sanitarias correctas, tienen incluso menos mortalidad que un parto. La situación es muy distinta entre la población con mayores ingresos, que puede acceder a servicios de mejor calidad, y la de menores recursos, que muchas veces termina haciéndolo de manera insegura.

El fallecido cirujano argentino René Favaloro, dejó para la posteridad una de las visiones más esclarecedoras. “Los ricos defienden el aborto ilegal para mantenerlo en secreto y no pasar verguenza. Estoy harto de que se nos mueran chicas pobres para que las ricas aborten en secreto. Se nos mueren nenas en las villas y en Sanatorios hacen fortunas sacándoles la verguenza del vientre a las ricas. Con el divorcio decían que era el fin de la familia y sólo fue el fin de la verguenza de los separados ilegales. Con el aborto legal no habrá más ni menos abortos, habrá menos madres muertas. El resto es educar, no legislar".