<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
miércoles. 29.03.2023
PERSPECTIVAS LATINOAMERICANAS | ANA INéS ACCOTTO

Argentina: fe de erratas

El 27 de octubre el Frente para la Victoria y aliados –que representa electoralmente al oficialismo- obtuvo el 33,15% del total de los votos (7.487.839 votos); la segunda fuerza, la Unión Cívica Radical y aliados, alcanzó el 21,38% (4.829.679) Es decir, una diferencia de 11,77 puntos y 2.658.160 votos. 

argentina-campaña-electoral

Frente a la desinformación permanente por parte de los medios de comunicación hegemónicos y sus múltiples repetidoras, acompañamos datos de la cacareada “derrota” del kirchnerismo en las últimas elecciones legislativas [1].

Para empezar, el 27 de octubre el Frente para la Victoria y aliados –que representa electoralmente al oficialismo- obtuvo el 33,15% del total de los votos (7.487.839 votos); la segunda fuerza, la Unión Cívica Radical y aliados, alcanzó el 21,38% (4.829.679) Es decir, una diferencia de 11,77 puntos y 2.658.160 votos. ¿Derrota?

Para la Cámara de Diputados obtuvo 5 escaños más de los que tenía: se queda con 132 frente a 54 de los radicales y aliados, 19 del Frente Renovador y aliados (cuyo líder, Sergio Massa, es la nueva esperanza blanca de la derecha argentina), 18% del PRO (la fuerza que disputará con Massa el liderazgo de la derecha) y 7 del UNEN, un conglomerado de ex radicales, ex peronistas y socialistas. ¿Derrota?

En el Senado, en el que la renovación abarcó solamente a 7 provincias y la Capital Federal, el Frente para la Victoria y aliados obtuvieron el 32,13% del total (1.608.666 votos) que se traduce en 11 senadores, seguido por el PRO con el 14,23% (712.395 votos) y 2 senadores y UNEN con el 10,4% (502.554) y 1 senador.  El resto se reparte entre partidos provinciales, muchos de los cuales suelen acompañar las iniciativas del gobierno. ¿Derrota?

En ambas cámaras el oficialismo continúa siendo la primera minoría, dispone de quórum propio y de votos aliados para impulsar los proyectos de ley. ¿Derrota?

El oficialismo, además, ganó en 12 de las 24 provincias, algunas de manera muy contundente como Santiago del Estero (76,44%), Chaco (60%), San Juan (55%); le siguen los radicales que ganaron en 4; el resto, se reparte entre fuerzas varias que no tienen implantada (al menos todavía) proyección nacional. ¿Derrota?

Se afirma también que la “derrota” fue “más dura de lo esperado”. ¿Esperado por quién? Lo cierto es que el kirchnerismo obtuvo casi medio millón y medio de votos más que en las primarias de agosto. Y quienes participamos de este proyecto, sin echar campanas al vuelo, estamos conformes con los resultados obtenidos.

Considerar que el 66,85% que no optó por la opción gubernamental votó en contra es una simplificación un tanto arriesgada y, está claro, muy interesada. Sobre todo teniendo en cuenta que Cristina Fernández ganó las presidenciales de 2011 con casi el 54% de los votos, que está promediando su segundo mandato (6 años de los 10 que lleva gobernando el kirchnerismo) y que según una encuesta reciente del Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), en la actualidad tiene un 52,8 % de imagen positiva [2].  ¿Derrota?

Es cierto que en estas elecciones ha emergido una fuerza nueva en la provincia de Buenos Aires, el Frente Renovador, liderado por Sergio Massa (el “Carriles” argentino), que reúne, como en la corte de los milagros,  a toda la vieja derecha peronista, terratenientes de la sociedad rural, parte de un sindicalismo rancio, la promoción sin pudor de la corporación mediática y otras maravillas, en una propuesta que retoma los postulados neoliberales del también peronista y ex presidente Carlos Menem (1989-1999). También había ocurrido con el empresario Francisco de Narváez en las legislativas del 2009 (con el mismo apoyo mediático que recibió ahora Massa) y esta vez ha quedado como una fuerza absolutamente residual.

Es parte de la operación de la derecha, liderada por la corporación mediática y sus múltiples repetidoras, intentar desesperadamente instalar que Argentina ha entrado en un “fin de ciclo” y que la mejor prueba sería esta “derrota” electoral [3].

Pero, con la mano en el corazón, ¿qué lector/a de nuevatribuna.es no querría para la fuerza política a la que adscribe o con la que simpatiza, una “derrota” como la que acaba de tener el kirchenismo en estas elecciones legislativas de medio tiempo en Argentina?


[1] Todos los datos son de la página oficial de la Dirección Nacional Electoral. http://www.resultados.gob.ar/resultados/99/DDN99999.htm  

[2] http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-231645-2013-10-20.html

[3] A los lectores interesados les sugiero que vayan directamente a las fuentes: Clarín y Nación, de las que El País y El Mundo no dejan de ser meras repetidoras.

Argentina: fe de erratas