viernes 30/10/20
CRóNICAS DE AMÉRICA LATINA | BUENOS AIRES

Anulan las controvertidas elecciones en la provincia Argentina de Tucumán

Se habían celebrado el pasado 23 de agosto y estuvieron plagadas de maniobras fraudulentas.

13282616

Ya lo dijo un veterano sindicalista argentino, Rubén Cardozo: “Las elecciones no se ganan juntando votos, sino contando votos”

@jgonzalezok | En los 32 años de democracia argentina ninguna elección, tanto a nivel nacional, como provincial o local, tuvo el grado de litigio que las recientes elecciones en la provincia de Tucumán, al noroeste del país. A las denuncias por clientelismo y urnas quemadas, que se conocieron el mismo día del comicio, se sumaron en días posteriores tal cantidad de irregularidades, que las sospechas de fraude a gran escala llevaron a la justicia a aceptar la demanda opositora de anular las elecciones.

Una dura derrota para el gobierno de Cristina Fernández y su candidato presidencial en octubre, Daniel Scioli, que se habían implicado directamente en la campaña y en la defensa de la limpieza de las elecciones.

La misma noche de la consulta, la policía provincial reprimió violentamente una manifestación opositora en la plaza central de la capital tucumana, con una brutalidad pocas veces vista en democracia. El escrutinio definitivo acabó con la victoria del candidato oficialista, Juan Manzur, pero la justicia impidió que se proclamara vencedor hasta tomar una decisión sobre la denuncia del candidato opositor, José Cano. A pesar de las evidencias, la presidente, Cristina Fernández, había pedido por cadena nacional que la oposición reconociera la victoria de Manzur, que fue su ministro de Sanidad en el gobierno nacional y que ya anunció que apelará la medida dispuesta por la Justicia.

escuelas

El gobernador saliente, José Alperovich, calificó de “verdadero golpe de Estado judicial” la medida dictada por la justicia provincial. Y sostiene que la sentencia atenta contra el sistema democrático de gobierno, ignora la voluntad del pueblo y genera un estado de incertidumbre y anarquía”.

El presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, abundó en este enfoque al afirmar que era un golpe institucional sin precedentes y habló de una actitud sistemática para “crear un clima de inestabilidad institucional”.

Si el caso llegara a la Corte Suprema provincial, la oposición la recusará, ya que se considera que está totalmente hecha a imagen y semejanza del gobernador Alperovich, que la integró con aliados políticos y ex funcionarios de su propio gobierno.

El candidato opositor, José Cano, consideró histórico el fallo judicial y que fue fruto de la movilización popular. También señaló que “los tucumanos no se arrodillaron a un sistema electoral perverso (…) El funcionamiento de la República permitió poner límites a los abusos del poder y garantizar el derecho de los ciudadanos a votar con libertad”.

La decisión sobre Tucumán se tomó cuatro días antes de otras elecciones provinciales, estas en la provincia de Chaco, que ya provocan similares temores. Al clientelismo descarado, tradicional en muchas provincias argentinas, se sumó en las últimas horas la denuncia de irregularidades en los padrones, donde se detectaron miles de votantes con más de cien años. La lógica invita a pensar que puede haber miles de personas que voten con el documento de un muerto.

En la provincia de Formosa se conoció otra variante. Allí serían miles de personas las que votaron con un documento nacional de identidad argentino falso, entregados por las propias autoridades a paraguayos que viven al otro lado del río. A cambio de su voto, muchos reciben planes sociales en Argentina, a pesar de que no viven en el país, que nunca trabajaron y que incluso son militantes del Partido Colorado en Paraguay.

Ya lo dijo un veterano sindicalista argentino, Rubén Cardozo: “Las elecciones no se ganan juntando votos, sino contando votos”. Pero, hasta ahora, se pensaba que el fraude era pequeño. Y que su principal perpetrador era el gobierno. Pero hay otra frase que se le atribuye a un dirigente de la UCR, Rafael Pascual, igualmente preocupante: “Si la oposición no me pone fiscales, mi deber moral es hacer fraude”.

Estos casos se producen a menos de dos meses de las elecciones generales. La desconfianza en el sistema electoral, que registra serias fallas y favorece las trampas por parte del oficialismo, podría plantear un indeseable escenario para el próximo presidente. Un resultado muy justo y las denuncias que pueden repetirse en la elección nacional, le quitarían legitimidad al sucesor de Cristina Fernández.

Y los sondeos dicen que, efectivamente, puede estar muy ajustada esta elección presidencial. Daniel Scioli, candidato oficialista, aspira a ganar en primera vuelta, para lo que tendría que llegar al 45 % de los votos. Los sondeos dicen que va primero pero no llega a esa cifra, y si llega puede estar sospechado. También evitaría una segunda vuelta si saca un 40 % de los votos, con un 10 % de ventaja sobre el segundo, que sería Mauricio Macri, el actual alcalde de Buenos Aires. En el caso de una segunda vuelta los resultados pueden ser aún más justos. Los especialistas estiman que ahí suben mucho las posibilidades de Macri, ya que dos tercios de los votos del tercer candidato, Sergio Massa, son irreductiblemente anti-kirchneristas.

Está por verse el efecto que tendrá sobre las posibilidades de Macri una denuncia contra uno de sus candidatos, que acaba de renunciar a su postulación. Se trata del veterano periodista deportivo Fernando Niembro, que hizo casi 200 contratos con la ciudad de Buenos Aires por 21 millones de pesos, en condiciones reñidas con la ética –adjudicación directa-, si no abiertamente ilegales. Nada nuevo en la política argentina, pero sorprende la velocidad con la que fue acusado por lavado de dinero, cuando hay casos que afectan al gobierno y a la familia presidencial que llevan meses literalmente planchados por la justicia.  

Anulan las controvertidas elecciones en la provincia Argentina de Tucumán
Comentarios