domingo 28/2/21
TRIBUNA DE OPINIÓN

Vacunas rojiblancas, ya sea en el Wanda o con la Cruz Roja

mad
Foto de archivo

Premeditación y alevosía, no se lleven a engaño, ni contratos de emergencia ni leches, todo forma parte de un plan premeditado y estudiado, ¿la razón?, culminar la obra de la actualmente investigada por hasta 7 delitos por desviar hasta 25 millones de euros de dinero público Esperanza Aguirre, terminar con la sanidad pública en la Comunidad de Madrid.

Ahora díganme que eso de que Cruz Roja buscara, a través de “Infojobs”, personal para vacunar 11 días antes de firmar un contrato, que llaman de emergencia, con la Comunidad de Madrid, es casualidad, haciendo un poco de juego de letras, mejor digamos que, es causalidad.

El contrato en cuestión es de 6 meses de duración, por un valor de 804.098,53 euros, la Consejería de Sanidad desembolsará a través de los impuestos de las y los madrileños 133.512 euros. Esto sería aceptable si nos encontrásemos ante el escenario de que Cruz Roja pone a disposición de Madrid todos sus recursos para acelerar de este modo la vacunación más lenta de toda España, partiendo de la base de que como he dicho anteriormente, 11 días antes de la firma de la vergüenza, los del logo rojiblanco buscaban personal, algo me dice que muy preparados no están.

Aunque es ahondando en el contrato, cuando me doy cuenta que tampoco les hace falta mucho para cumplir con él, tan solo ofrecen 25 personas, 25 personas y 12 coches, ojo, 12 coches que tienen que alquilar a 300 pavos al mes, 25 personas y 12 coches por el módico precio de 133.512 euros al mes, resulta anecdótico, por no decir sospechosamente corrupto, que después de firmar un acuerdo por valor de 400.522,32 euros con una empresa de VTC, ahora tengamos que pagar el alquiler de otros 12 coches por 300 pavos, ya podían usar los de la Cruz Roja los VTC, ¿verdad?. Hay que añadir a esto que, ya el pasado mes de Enero la Comunidad de Madrid rechazó el ofrecimiento de Antonio Prieto, gerente de Madrid Salud, organismo que cuenta con más de 350 sanitarios que ya participaron en la campaña de vacunación de la gripe de la Comunidad, vacunación que salió a la perfección, por lo que tampoco había que buscar en “Infojobs” a nadie, los teníamos en casa.

Ayuso anuncia que se comienza la vacunación en el Zendal, con el mismo personal que tiene a su vez que atender a los ingresados por Covid, luego nos extrañamos si tenemos fuga de cerebros al extranjero

No es la primera vez que desgrano una manera, creo que más útil, de utilizar el dinero público, volveré a hacerlo con números redondos, según Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid de fecha 28 de febrero de 2020, por lo que deduzco entonces, actualizado recientemente, una enfermera de atención primaria cobraría 1.272,71 euros mensuales, de donde podemos extraer que, con los 133.512 euros pagados a Cruz Roja y utilizando los ya contratados VTC, se podrían llegar a contratar 104 enfermeros, frente a la cifra irrisoria de 25 que ofrece la Cruz Roja.

Al más puro estilo Trump, la presidenta del efecto llamada de fiestas ilegales, ahora nos quiere vacunar en lo que los sindicatos ya han bautizado como “vacunódromos”, poniendo así en serio riesgo a los centros de Atención Primaria. Todo esto se anuncia con total alevosía en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, un sábado, con la intentona clara de que pasase desapercibido, o no, teniendo en cuenta que ella opina que la pizza a diario es saludable, podemos esperar de la nos hemos enterado ahora exfalangista cualquier cosa.

Sobre las fiestas ilegales, la visionaria dice que habría más si los bares estuvieran cerrados, claro que en su cerebro fugado, puede que suene bien que, despenalizando el consumo de alcohol al conducir, reduciríamos el número de conductores borrachos.

La Comunidad de Madrid cuenta con 266 centros de Atención Primaria, actualmente, 45 Centros de Salud de esos 266, mantienen menos del 50% de su plantilla de médicos. Después de 11 meses de pandemia, la Atención Primaria sigue colapsada y esperando refuerzos.

Es aquí donde entra a jugar el capítulo 1 del manual del salvaje neoliberalismo capitalista, denigro hasta la extenuación el servicio público, para hacer ver a una sociedad, sin ánimo de que suene a insulto, ignorante, que la colaboración público-privada es, yo no saludable, sino hasta necesaria.

De los centros de atención primaria ya sabemos que no puede sacar personal, ya que no existe personal suficiente ni para asistir en sus propios centros, algo lógico,  en mayo terminaron su especialidad 200 médicos de familia en Madrid. Los contratos que les ofrecieron eran de 6 meses y de área, lo cual quiere decir que podían ser destinados cada día a un centro de salud diferente del área. Perdimos 200 profesionales en atención primaria que se fueron, algunos a urgencias de Hospitales, y la mayoría fuera de la Comunidad de Madrid. Justifican la falta de refuerzo diciendo que no hay profesionales, la realidad es que los están echando de Madrid por el maltrato sistemático desde la Gerencia de Atención Primaria.

Compararse a Estados Unidos es un error garrafal, primero porque EEUU cuenta con un sistema de sanidad privado, y segundo y más importante, los de la bandera también rojiblanca no cuentan con los maravillosos 266 centros de Atención Primaria con los que, a pesar del ninguneo de Ayuso, contamos las y los madrileños.

¿Podemos fiarnos del plan de vacunación de la Consejería de Sanidad de los del oso y el madroño?

Pues juzguen ustedes mismos, en el Clínico se vacunaron por la cara y fuera del protocolo dictado por sanidad entre 600 y 1.000 personas, sin dejarnos al sinvergüenza de su director gestor, no faltaría menos. Antonio Zapatero, Vice consejero Salud Publica y Plan COVID -19 en la CAM, anunciaba en su perfil de twitter, un lunes, que el jueves comenzaba en los centros de atención primaria la vacunación a mayores de 80 años, Ana, doctora en el centro Nuestra Señora de Fátima, me cuenta que se mantenía una reunión entre la dirección de los centros y la gerencia de atención primaria, a día de hoy no hay instrucción para el personal que tiene que vacunar. Al mismo tiempo, Ignacio Aguado decía que se contratarían médicos jubilados para las vacunas, meter a personal de alto riesgo, por su edad, a vacunar, un plan sin fisuras. Paralelo a esto, Ayuso anuncia que se comienza la vacunación en el Zendal, con el mismo personal que tiene a su vez que atender a los ingresados por Covid, luego nos extrañamos si tenemos fuga de cerebros al extranjero, cuando estamos viendo que estamos gestionados por quienes han sufrido fuga de cerebro en primera persona.

Vacunas rojiblancas, ya sea en el Wanda o con la Cruz Roja