jueves 28/1/21

Díaz-Ayuso privatiza la vacunación en Madrid con un contrato 'a dedo' de 800.000 euros para Cruz Roja

Colectivos de la sanidad pública denuncian la “desvergüenza” de la presidenta de la Comunidad de Madrid.

El Gobierno de Isabel Díaz-Ayuso ha privatizado la vacunación madrileña contra la Covid al conceder un contrato ‘a dedo’ a Cruz Roja de más de 800.000 euros para que lleve a cabo el servicio. La ONG deberá contratar a 12 profesionales de la enfermería que se encargarán de vacunar a buena parte de los madrileños en los próximos seis meses y por ello recibirá un presupuesto mensual de 90.000 euros.

El sindicato de enfermería SATSE de Madrid ha denunciado este nuevo paso hacia la privatización sanitaria en la región para un servicio que podría ser realizado a menor costo por la sanidad pública.


Las “grandes oportunidades” sanitarias de la señora Ayuso


“El Gobierno ha decidido contratar con la Cruz Roja un servicio que podrían realizar los centros de salud si se les dotase correctamente. Con ese mismo dinero, si quisieran, podrían contratar a más de medio centenar de enfermeras en los centros de salud de la Comunidad de Madrid que, además de vacunar, podrían ofrecer otros servicios sanitarios a la comunidad a través de las Consultas de Enfermería”, denuncian.

El contrato recoge, por ejemplo, gastos en equipación, compra de material, teléfonos, equipos informáticos, etc. que ya están disponibles en la sanidad pública o que, directamente se niegan a los profesionales de los centros de salud (como vehículos para desplazamientos).

Es duplicar los gastos ya que se van a gastar dinero público en comprar uniformes o material necesario para la vacunación 

“Es duplicar los gastos -explican desde SATSE Madrid-, ya que se van a gastar dinero público en comprar, por ejemplo, uniformes, de los que ya disponen los empleados de la sanidad pública o material necesario para la vacunación que también está recogido en las compras centralizadas de la Dirección General de Atención Primaria. Es un dinero que debería emplearse en potenciar los centros de salud y no lucrar a una institución, muy importante pero ajena al Servicio Madrileño de Salud (Sermas), y que, además, tendrá una eficacia muy limitada”.

El acuerdo recoge que Cruz Roja deberá contratar a 12 enfermeras/os que trabajarán 5 horas (en turno de mañana y tarde) y solo de lunes a viernes, en un horario que es inferior al de los centros de salud que funcionan de 8 a 21 horas de forma ininterrumpida para que lleven a cabo la vacunación en residencias, dispositivos sociosanitarios, albergues, etc., algo de lo que ahora se ocupa (y lo han hecho siempre) las enfermeras de los centros de salud.

El dinero empleado derivado a esta ONG debería emplearse en reforzar los centros de salud

“El dinero empleado derivado a esta ONG debería emplearse en reforzar los centros de salud. El coste/beneficio sería superior ya que se podrían aumentar las plantillas enfermeras (Madrid es la región que menos enfermeras por habitante tiene de todo el Estado) con lo que mejoraría no solo la cobertura vacunal sino también los servicios que las enfermeras ofrecen en los centros de salud a través de sus Consultas de Enfermería”, denuncian.


El deterioro de la atención primaria en Madrid en datos


Desde SATSE Madrid también se echa en falta una mejor planificación en la vacunación contra la Covid ya que muchas enfermeras reclaman más medios (humanos y materiales) e información puntual para abordar una vacunación masiva de la población madrileña. “Debería de haberse empezado por incrementar las plantillas enfermeras de los centros de salud y dotarlas de los medios que sí exige a Cruz Roja como es, por ejemplo, disponer de un vehículo para los desplazamientos (en la actualidad muchas enfermeras de los centros de salud ponen a disposición del Sermas sus propios vehículos particulares)”, finalizan.

Una vez más se aprovecha la pandemia para privatizar en lugar de reforzar la sanidad pública

La Asociación para la Defensa de la Sanidad pública de Madrid (ADSPM) también se ha mostrado muy crítica con esta decisión que desvela -a su juicio- “la desvergüenza de la presidenta de la Comunidad cuando solicita más vacunas sin ni siquiera tener organizada la logística para poder administrar las que ya había recibido”.

Esta nueva privatización también “pone en evidencia la incapacidad de la Consejería de Sanidad para gestionar la vacunación, y el abandono de los servicios públicos en manos privadas, cuando la alternativa lógica, y que están siguiendo las demás CCAA, es la contratación de personal de refuerzo para esta actividad que posteriormente debería de incorporarse para reforzar la Atención Primaria.

Díaz-Ayuso privatiza la vacunación en Madrid con un contrato 'a dedo' de 800.000 euros...