viernes. 01.03.2024

Si todos los andaluces con derecho a votar acudieran a las urnas el próximo domingo, el PSOE ganaría de largo las elecciones.

Porque es un hecho que la mayoría de los andaluces se sienten más cerca de las ideas progresistas que de las ideas derechistas.

La derecha sabe esto como nosotros, y por eso su estrategia electoral tiene como objetivo principal que muchos andaluces no acudan a votar, especialmente aquellos que tienen ideas progresistas.

¿Cómo lo procuran? Con cinco tácticas, al menos.

Presentan a su candidato como indefinido, inofensivo, vano, casi inane. Se trata de que pase inadvertido, de que nadie le pueda atribuir idea o propuesta alguna. Porque si se traslucen sus ideas o sus propuestas, la mayoría de los andaluces le rechazará y acudirá a las urnas para expresar tal rechazo.

La realidad que es nada está hecho hasta las ocho de la tarde del domingo. Y la realidad es que ellos solo ganan si tú te quedas en casa con tu cabreo, en lugar de acudir a la urna con tu cabreo y tu papeleta

La derecha mediática y demoscópica insisten machaconamente en el mensaje de que ya está todo hecho. “Juanma ganará y punto”. Como si la jornada del domingo fuera un mero trámite, a fin de confirmar lo que ellos ya han decidido. Pareciera como si la única incógnita por resolver fuera la magnitud de la mayoría del PP.

Machaconamente también, utilizan todos sus altavoces para tachar a la alternativa progresista plural como una jaula de grillos incapaz de ponerse de acuerdo, y como si las derechas de Bonilla, Olona o Marín constituyeran, por el contrario, un remanso de coherencia y armonía.

Además, por si acaso no funciona todo lo anterior, se aseguran de que la fecha electoral se sitúa en un domingo de fines de junio, tradicionalmente dedicado a las visitas a la familia en el pueblo, o a la escapada playera.

Por último, los voceros populares inundan las tertulias mediáticas con argumentarios del tipo “todos son iguales”. ¿Corrupción? Todos iguales. ¿Primos comisionistas? Todos por igual. ¿Recortes? ¿Y cuál no? ¿Ineficacia en los servicios públicos? Pero si es inevitable…

Solo que todos estos argumentos son falaces y tramposos.

Solo que Moreno Bonilla no es inane. Es peligroso. Tanto como Mañueco, que ha formado gobierno con los enemigos de la democracia. Tanto como Ayuso, que día tras día desmonta la sanidad y la educación de todos para favorecen los negocios de unos pocos.

Solo que las elecciones no están hechas, ni el PP tiene ya la mayoría de los votos. De hecho no tienen ni uno solo. Porque las elecciones se celebran el próximo domingo, y cada uno de los prebostes de la derecha tiene exactamente la misma cantidad de votos que tú: uno solo. ¡Qué poder el de ese voto!

Solo que la pluralidad se da tanto en la izquierda como en la derecha, con la salvedad de que la izquierda en el Gobierno de España utiliza la pluralidad para avanzar en derechos, y la derecha en Castilla y León, en Madrid, y en Murcia, utiliza la pluralidad para recortarlos.

Solo que los andaluces saben que días de pueblo o de playa puede haber muchos a lo largo del verano, pero días en los que decidir el futuro de sus familias solo habrá uno: el domingo 19 de junio.

Y solo que la mayoría sabe, porque lo ha sufrido en sus carnes, que no somos iguales. La crisis del 2012, la de ellos, se afrontó con más precariedad y menos salarios. La crisis actual, la nuestra, se está afrontando con menos precariedad y más salarios. No somos iguales. Ni mucho menos.

La realidad que es nada está hecho hasta las ocho de la tarde del domingo. Y la realidad es que ellos solo ganan si tú te quedas en casa con tu cabreo, en lugar de acudir a la urna con tu cabreo y tu papeleta.

Si no usas tu papeleta para defender tus ideas y para defender a tu familia, otros la usarán contra ti y contra tu familia.

Usa tu papeleta o la usarán contra ti