lunes. 15.07.2024
FRANCIA

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Una participación masiva de los ciudadanos franceses en las urnas, este domingo 7 de julio, ha arrojado unos resultados que rompen con todas las previsiones y que generan un gran alivio para todos los demócratas.

En la primera vuelta de las elecciones legislativas del pasado 30 de junio, el partido ultraderechista Rassemblement National, liderado por Marine Le Pen, había sido el partido más votado por los franceses, superando el 33% de los sufragios con más de 10 millones de votos. 

Pero en la segunda vuelta, que tuvo lugar este domingo 7 de julio, se demostró que la movilización del electorado para frenar al avance de la ultraderecha ha permitido reducir el número de diputados electos del partido de Le Pen a 143, lo que los aleja definitivamente de la mayoría absoluta de 289 parlamentarios que buscaban.

El Nuevo Frente Popular ha obtenido en esta segunda vuelta de las elecciones legislativas 182 escaños en la Asamblea Nacional (Cámara Baja del Parlamento).

Por su parte, la coalición presidencial Juntos por la República obtiene 168 escaños.

Para los socialistas españoles en Francia, “la victoria electoral de la izquierda francesa es un inmenso éxito, tras una campaña electoral muy dura en que todos los adversarios políticos, incluido el propio Macron, se empeñaron en agitar el miedo al Nuevo Frente Popular y a su programa económico, a pesar de ser el único respaldado por más de 300 economistas de prestigio”, según declaró Pedro Iniesta, el Secretario General del PSOE-PARÍS.

El presidente Macron debe reconocer su derrota y facilitar el gobierno a la izquierda, respetando así la voluntad de los ciudadanos

Tras celebrar el incremento notable de diputados del Partido Socialista Francés, que llegan casi al mismo número que el conseguido por la France Insoumise, así como la reelección del líder socialista francés, Olivier Faure, el responsable socialista español en París insistió en que “el Presidente Macron debe reconocer su derrota y facilitar el gobierno a la izquierda, respetando así la voluntad de los ciudadanos y ciudadanas. Los partidarios de Macron deben comprender que han perdido gran parte del apoyo de los franceses y que deben facilitar el gobierno del Nuevo Frente Popular”.

Todos los lideres, socialistas, insumisos y ecologistas del Nuevo Frente Popular han proclamado su victoria electoral y su capacidad para poner en marcha su programa político, que incluye subir el salario mínimo a 1600 euros, anular la reforma de la jubilación de 2023 y el reconocimiento por Francia del Estado de Palestina, entre otras muchas medidas.

“Nos dijeron que era imposible. El simple hecho de evocar una victoria de la izquierda era tenido por política ficción. Sin embargo, y una vez más, las izquierdas hemos demostrado que el poder de nuestras convicciones es infinitamente más poderoso que todo lo demás. Por ello, quiero saludar el compromiso de la militancia del PSOE-París, que se ha dejado la piel en las diferentes circunscripciones, repartiendo propaganda, recorriendo las calles, llamando a las puertas. No podíamos quedarnos al margen de la historia, y hoy, junto a nuestros compañeros franceses, podemos afirmar, sin ningún miedo a equivocarnos, que las izquierdas escribimos una nueva página de la historia de Francia”, ha dicho Pedro Iniesta.

El 9 de junio, el presidente francés, Emmanuel Macron, decidió disolver la Asamblea Nacional en medio de la derrota de su partido en las elecciones al Parlamento Europeo. El partido de la oposición Agrupación Nacional obtuvo más del 31% de los votos, mientras que el partido presidencial quedó en segundo lugar con el 14,6%. La primera vuelta de las elecciones se celebró el 30 de junio y la segunda el 7 de julio.

El socialismo español en París celebra la victoria