domingo. 25.02.2024
accidente

De enero a abril de este año, han muerto 258 trabajadores, 47 más que en el mismo periodo de 2021. Un dato “alarmante”, señala CCOO, que indica la tendencia al alza de la siniestralidad laboral en España.

Según datos recogidos por el sindicato, el número de accidentes de trabajo (AATT) ha aumentado un 10%, llegando al 12,6% en los accidentes en jornada.

En términos de índices de incidencia, que muestran la siniestralidad relativa expresada en número de AATT por cada 100.000 personas trabajadoras, el incremento es del 7,5%.

Por secciones de actividad, los mayores aumentos de incidencia se producen en actividades sanitarias y de servicios sociales (51,6%), hostelería (44,1%) e industrias extractivas (17,4%).

Pero donde los datos alcanzan “categoría de verdadera alarma”, afirma CCOO, es en los AATT mortales, con un aumento del 22,3%.

Entre las causas del fallecimiento destaca el incremento de los ahogamientos con un aumento del 633% debido al naufragio del buque Vila de Pitanxo, en el que murieron 21 marineros.

A continuación, se sitúan los atrapamientos, aplastamientos y amputaciones con un incremento del 52% y los infartos y derrames cerebrales con un 17,9%.

En cuanto a índices de incidencia, el incremento general se sitúa en el 16,9%, situándose en cabeza el sector agrario (177%), seguido de la construcción (43,7%) y la industria (2,8%). Sólo los servicios han logrado reducir su incidencia (-9,1%).

“Estamos en un estado de alarma debido a los accidentes de trabajo”, ha señalado Mariano Sanz, secretario de Salud Laboral y Sostenibilidad Medioambiental de CCOO.

De continuar esta tendencia nos encontraríamos con más de 800 muertes en el trabajo al cerrar las estadísticas del año

“La siniestralidad laboral se ha convertido en el peor indicador socioeconómico en este periodo y las autoridades, encabezadas por el Gobierno de la nación, deben empezar a tomar cartas en el asunto de manera seria en un contexto de aumento espectacular de accidentes, muchos por causas fácilmente prevenibles como las caídas, los atrapamientos o los aplastamientos, que nos indican que la falta de seguridad en las empresas se está extendiendo. De continuar esta tendencia nos encontraríamos con más de 800 muertes en el trabajo al cerrar las estadísticas del año, lo que por cualquier otra causa se convertiría en un escándalo y en una cuestión de debate a nivel nacional”, asegura en declaraciones a los medios.

El dirigente sindical emplaza al Gobierno a situar la seguridad y la salud en el trabajo en las prioridades de la agenda política y reclama la aprobación “urgente” la Estrategia de Salud y Seguridad en el Trabajo 2022-2027, abriendo un espacio de diálogo social en la materia, aumentando los medios técnicos y humanos de la Inspección de Trabajo y articulando más campañas de control del cumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales en las empresas.

258 muertes en el trabajo hasta abril, 47 más que el año pasado