sábado. 20.04.2024

Desde Comisiones Obreras denuncian que las cifras de empleo y paro mejoran en verano excepto en el sector de la educación, con 110.000 profesores y profesoras que se fueron al paro, lo que supone un 12% de despidos.

En un comunicado, el sindicato señala que “si seguimos una breve secuencia histórica de los últimos cinco años, observamos que esta situación sigue siendo noticia destacada en un sector tan importante como es el de la educación; y que es una práctica habitual en el sector privado, pero también en algunas administraciones públicas, en las que los despidos de interinos e interinas durante los meses de julio y agosto son una constante”

Estas situaciones son un asunto recurrente ante los tribunales con sentencias contradictorias, y una situación dispar entre comunidades. Dos datos ilustrativos: en 2018 se perdieron algo más de 110.000 puestos de trabajo, mientras que en el verano de 2022 fueron casi 170.000.

Esta es una práctica habitual en el sector privado, pero también en algunas administraciones públicas

Esta pérdida de empleos en el sector no ha bajado en los últimos años, convirtiéndose junto al sector de las empleadas de hogar en el que más despido acumula y mayor precariedad laboral presenta. La destrucción de empleo no solo se observa en el régimen general, sino también en el régimen de personas autónomas.

Para CCOO, las administraciones deben tomar medidas respecto a una situación que se repite verano tras verano, y plantea una serie de reivindicaciones:

1. Fortalecer y ampliar la plantilla y los recursos de la inspección de trabajo para impedir que las empresas traten de ahorrar costes laborales, no cotizando por el profesorado, durante los meses de julio y agosto. Evitando entre otras cosas los despidos encubiertos.

2. Que en sector privado se regule, con claridad, en los convenios colectivos, la situación del verano para los trabajadores y para las trabajadoras.

El sector de educación se ha convertido, junto al de las empleadas de hogar, en el que más despido acumula y mayor precariedad laboral presenta

3. La necesidad de un acuerdo en el seno de la Conferencia Sectorial de Educación, que permita que todo el profesorado interino de la educación pública no universitaria tenga derecho a cobrar los meses de verano, hasta el inicio del curso siguiente. 

4. Una mayor vigilancia y mejor regulación de la situación laboral de los autónomos y autónomas, garantizando sus derechos laborales, sociales y profesionales y vigilando, de forma activa, la situación encubierta de muchas y muchos falsos autónomos que, en realidad, trabajan para la empresa privada. 

5. En relación con la propuesta sindical de mantener los centros educativos abiertos en verano, la contratación de profesorado para actividades educativas y culturales debería ser una prioridad en el sector de la educación.

110.000 profesores se fueron al paro en el mes de julio de 2023