#TEMP
domingo. 14.08.2022
TRIBUNA DE OPINIÓN

¿Quiénes son los enemigos del pueblo?

Asistimos diariamente a una socavación del Estado social y democrático de Derecho material, a su debilitamiento, a su anorexia, a su acoso y derribo, a su desprestigio.
leon cortes

Una de las dificultades de la democracia formal es que permite ocultar o disimular la verdadera actividad y objetivos de sus enemigos, utilizando y manipulando el buenismo y las garantías del sistema, precisamente contra el sistema. Este método fue utilizado por ETA y sus abogados y ahora por VOX, PP, sus abogados, la policía patriótica, los jueces y periodistas corruptos.

Siempre los politólogos han destacado que una de las virtudes excepcionales de los sistemas democráticos es que garantizan los derechos constitucionales a sus enemigos. Culminación de la construcción de los derechos políticos en una sociedad democrática. La institución jurídica de la Acción Popular, reclamada siempre por los demócratas, fue utilizada por vez primera desde la promulgación de nuestra Constitución de 1978, por José María Ruiz Mateos en el caso RUMASA.

En nuestra sociedad actual es muy probable que los derechos constitucionales sean utilizados y aprovechados más por los antidemócratas que por los demócratas. A ello colaboran un sistema judicial y un sistema punitivo bastante laxos con determinados delitos, pervirtiendo el espíritu de las leyes. La lucha democrática por un sistema garantista para el ciudadano cumplidor se ha convertido en un arma eficaz en poder de los delincuentes antidemócratas.

La foto quedó nítida en la votación del 78. Y en ella hubo amplios sectores anticonstitucionalistas franquistas incorporados a AP, y que siguen en la actualidad poniendo cerco a derechos sociales y democráticos fundamentales. Para ello cuentan con asociaciones, organizaciones, fundaciones, legalmente constituidas, muchas de ellas subvencionadas por las Administraciones Públicas en sus Presupuestos y respaldadas económica e ideológicamente por poderes tradicionales de carácter antidemocrático. Sectores ultra de la Iglesia católica, del Ejército, de la nobleza y de la empresa.

En los procedimientos judiciales sobre corrupción política estamos hartos de los “no me acuerdo”, “no me consta”, “lo desconozco”, retractaciones radicales, perjurios, echarle la culpa al muerto, mentiras evidentes, argucias de abogado, prescripciones forzadas y consentidas, denuncias falsas, cambios de jueces y un sinfín de etcéteras. El Contrato Social también se debe basar en la buena fe. En estas instancias es excepcional el caso que llega a buen fin con todas las cosas en un orden que debiera ser el normal. En estos casos, la institución tan socorredora del indulto viene a cerrar convenientemente el buen orden de las cosas. Sus buenos siempre deben de ser perdonados e ir al cielo.

La lucha democrática por un sistema garantista para el ciudadano cumplidor se ha convertido en un arma eficaz en poder de los delincuentes antidemócratas

Para desgracia del constitucionalismo democrático y de monsieur Montesquieu nos vamos quedando cojos y mancos y los checks and balances no nos ayudan a andar derechos. Por encima está el Estado de los Partidos y si se impone con el bipartidismo, mejor. Y dominándolo todo el metapoder del dinero, de la religión, el linaje y la fuerza. Hay poderes con obsolescencia programada y poderes eternos. Minister es subalterno de Magister.

El espectáculo de las “democracias consolidadas” de Occidente y sus autoridades terrenales está siendo bochornoso. En pocos años hemos asistido a verdaderos shows con Il Cavalieri en Italia, el Monarca español, Mr. Trump, Mr. Boris Johnson.  La bochornosa proliferación de “gargantas profundas”, descubridores de secretos vergonzosos y actividades gravemente delictivas forman parte del reality. Ello se complementa con la impunidad de todos los protagonistas.

El ascenso de los partidos fascistas en países europeos se basa, en parte, en el deterioro y corrupción del sistema democrático promovido por las derechas que, en una jugada de despiste, pretenden aprovecharse restaurando el conservadurismo en leyes sociales modernizadoras.

Para un buen periodista profesional dejo la crítica a los medios de comunicación y a sus profesionales y su papel en la crisis actual de la democracia española. Cómo se retuercen derechos, cómo la libertad de prensa, de información, de expresión y desde las instancias propietarias de esos medios, en alianza con el resto de poderes, mienten, conspiran y confunden al pueblo.

Asistimos diariamente a una socavación del Estado social y democrático de Derecho material, a su debilitamiento, a su anorexia, a su acoso y derribo, a su desprestigio.

Por eso es conveniente que todos y cada uno de nosotros reflexionemos sobre quiénes son nuestros verdaderos enemigos, para desenmascararles y descubrir su verdadera cara y sus verdaderos propósitos.

¿Quiénes son los enemigos del pueblo?