<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
sábado. 10.12.2022

Los restos de Queipo de Llano han salido de la Basílica de La Macarena, un edificio religioso que se comenzó a construir en 1941 bajo el padrinazgo del propio general, que es también Hermano Mayor Honorario de la Hermandad titular del templo y en cuyos muros figuran dos cartelas en honor a San Gonzalo y a Santa Genoveva, como homenaje del criminala los santos católicos con los que él y su esposa compartían nombre.

De la vida de Queipo poco que resaltar. Nacido en Tordesillas en 1875 participó en las guerras de Cuba y Marruecos, siendo en África donde aprendería de verdad, como muchos de sus compañeros, la manera de matar más y mejor, sin piedad, sin remordimientos, sin mesura, siempre la mirada puesta en Santiago Matamoros, a quien Dios envió a España para librarnos de los invasores herejes del sur. Indisciplinado de nacimiento, ególatra, resentido hasta lo convencido de que la única opinión respetable era la suya, jamás, y por esa razón, cumplió con la virtud principal del militar, que es la obediencia y el respeto a la Ley. 

Al producirse la rebelión militar de 17 de julio de 1936, se desplazó a Sevilla donde se hizo con el poder en unas horas y organizó una de las matanzas más brutales de las sucedidas en Europa hasta entonces

Sin embargo, militares como él gustaban a Alfonso XIII y su carrera, pese a la indisciplina, prosperó hasta que decidió enfrentarse al dictador Primo de Rivera y luego, después de años de conspirador, a la República. Inspector General de Carabineros en 1936, sin lealtades, sin amigos incondicionales entre los sublevados más jóvenes, quiso sumarse al golpe a toda cosa, aprovechando el cargo para viajar por toda España e informar a las diversas guarniciones de las últimas novedades.

Al producirse la rebelión militar de 17 de julio de 1936, Queipo de Llano estaba en Huelva, desplazándose de inmediato a Sevilla, donde se hizo con el poder en unas horas y organizó una de las matanzas más brutales de las sucedidas en Europa hasta entonces. Pero, llegados a este punto, estimo que es mejor que guardemos silencio y demos la voz en exclusiva a uno de los tipos más repugnantes que ha dado nuestro país, un tipo que desde las ondas de Unión Radio de Sevilla aventó el terror, esparció la crueldad más aviesa logrando descender a la sima más profunda de la degradación humana, incitando al asesinato en masa, a la tortura, a la violación, bendiciendo cualquier tipo de violencia de los suyos por sanguinaria y brutal que fuese:

Desde las ondas de Unión Radio de Sevilla aventó el terror, esparció la crueldad más aviesa logrando descender a la sima más profunda de la degradación humana, incitando al asesinato en masa, a la tortura, a la violación, bendiciendo cualquier tipo de violencia

Queipo de Llano desde Unión Radio Sevilla:

“Los que el lunes no entren al trabajo, serán despedidos; los dirigentes de los sindicatos serán fusilados, si no dan la orden de reanudarlo. El movimiento no va contra la República sino contra el Gobierno del Frente Popular. ¡Viva la República!”

“Por cada uno de orden que caiga, yo mataré a diez extremistas por lo menos, y a los dirigentes que huyan, no crean que se librarán con ello: Les sacaré de debajo de la tierra si hace falta, y si están muertos los volveré a matar”.

“El movimiento ha triunfado en toda España: Prometo solemnemente que nada tienen que temer los que cesen en la resistencia: El Tercio y los Regulares que han llegado de África, arrasarán los pueblos que no depongan las armas”

“Madrid no es nuestro todavía, pero lo será muy pronto; no lo hemos tomado, porque no nos conviene; el día que el mando lo disponga, entraremos. El general Mola nos hablará muy pronto desde la Puerta del Sol; os doy mi palabra de honor. La canalla marxista, los hijos de la Pasionaria tienen sus día contados en Madrid”.

“Habría que poner un cartel con la inscripción: Aquí existió Mérida o el pueblo que fuere. No voy a dejar con vida un solo habitante”.

“Nosotros no fusilamos, aplicamos estrictamente la ley”.

“Nuestros valientes legionarios y regulares han demostrado a los rojos cobardes lo que significa ser hombres de verdad. Y de paso también a sus mujeres. Esto está totalmente justificado porque estas comunistas y anarquistas practican el amor libre. Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres y no milicianos maricones. No se van a librar, por mucho que berreen y pataleen”.

“Para poder distinguir a las personas de orden y amantes de la verdadera justicia, todos los que por tal se tengan deben presentarse al Gobierno Civil o Jefatura de División a ofrecer el concurso que su conciencia le dicte”.

 “Mañana vamos a tomar Peñaflor. Vayan las mujeres de los rojos preparando sus mantones de luto”.

“Estamos decididos a aplicar la ley con firmeza inexorable. ¡Morón, Utrera, Puente Genil, Castro del Río, id preparando sepulturas! Yo os autorizo a matar como a un perro a cualquiera que se atreva a ejercer coacción sobre vosotros; que si lo hicieseis así quedaréis exentos de toda responsabilidad”.

“La toma de Málaga (que provocó la desbandá con miles de muertos en la carretera de Almería) ha sido algo similar a los juegos de los prestímanos. ¿Veis Málaga de ese lado? ¿Veis que está roja? Se echan unos polvos de la madre Celestina y… Málaga se ha vuelto blanca para siempre. Málaga no volverá a ser roja jamás. A los tres cuartos de hora, una parte de nuestra aviación me comunicaba que grandes masas huían a todo correr hacia Motril. Para acompañarles en su huida y hacerles correr más aprisa, enviamos a nuestra aviación, que bombardeó incendiando algunos aviones...”.

Podemos hacernos una idea de la brutalidad infinita de este tipo, brutalidad que le permitió ordenar dar ‘CAFÉ’ a García Lorca y Blas Infante, más a 45.000 andaluces

“Hay en Sevilla unos seres afeminados que todo lo dudan, incluso que en Sevilla está asegurada la tranquilidad. Esos seres se empeñan en difundir noticias falsas ¿Qué haré? Pues imponer un durísimo castigo para acallar a esos idiotas congéneres de Azaña. Por ello faculto a todos los ciudadanos a que cuando se tropiecen con uno de esos sujetos lo callen de un tiro. O me lo traigan a mí, que yo se lo pegaré”.

“Será necesario establecer también campos de concentración a los que vayan a parar todos aquellos que están envenenando España. Será la única manera de que podamos vivir en paz las personas decentes y patriotas”.

“Sí, canalla roja de Málaga... ¡Esperad hasta que llegue ahí dentro de diez días! Me sentaré en un café de la calle Larios bebiendo cerveza y, por cada sorbo que de, caeréis diez...”.

No tenemos noticia de que hayan sido encontradas sus alocuciones íntegras en Unión Radio de Sevilla, pero por los fragmentos que se conocen podemos hacernos una idea de la brutalidad infinita de este tipo, brutalidad que le permitió ordenar dar CAFÉ a García Lorca y Blas Infante, más a 45.000 andaluces, muchos de los cuales siguen desaparecidos, enterrados en fosas comunes en cunetas y tapias de cementerio sin que nuestra democracia haya sido capaz de encontrarlos y entregar sus restos a sus familiares.

Todo eso fue Gonzalo Queipo de Llano, enterrado durante setenta años en la Basílica de la Macarena y exhumado en la madrugada de hoy, día 3 de noviembre de 2022, en un acto de justicia histórica para todos los patriotas que no toleran que en su país se rindan honores a genocidas.  

Queipo de Llano, el exterminador