miércoles. 28.02.2024
rodriguez_palacios_alcala_henares
El alcalde complutense Javier Rodríguez Palacios atiende a los medios a las puertas de la residencia 'Francisco de Vitoria'.

Preocupante situación la que sufren los usuarios de la residencia de mayores ‘Francisco de Vitoria’ en Alcalá de Henares. Escasez de comida, restricciones de agua potable, falta de aseo y una plantilla exhausta por la carga de trabajo. La reunión que este martes mantuvieron responsables de la Comunidad de Madrid con el alcalde socialista Javier Rodríguez Palacios terminó sin visos de solucionar todas estas carencias que vienen siendo denunciadas por familiares y residentes desde el pasado mes de septiembre.

Durante una visita a la residencia, el regidor complutense, acompañado por dos diputados del PSOE en la Asamblea de Madrid y la concejala de Salud, trasladaron al gerente de la Agencia Madrileña de Atención Social las penosas condiciones en las que viven estas personas mayores. “Hemos acudido a la residencia por tres preocupaciones fundamentales: por la situación de los trabajadores, que son insuficientes, porque en el Ayuntamiento estamos recibiendo quejas de los familiares por el deterioro de las comidas y porque nos informan de continuos problemas por el abastecimiento de agua, llegando incluso a prohibir a los usuarios beber agua del grifo”, denunció Rodríguez Palacios, que constató que los residentes no pueden beber del grifo algunos días de la semana.

“Que venga aquí la señora Ayuso y coma lo mismo que come un residente”

La respuesta dada por el responsable de la Comunidad de Madrid, José Manuel Miranda de las Heras, fue, a juicio del alcalde “surrealista”, llegando a decir que “el agua de Alcalá sabe mal” y que “con 4,65 euros es viable hacer un menú para todas las comidas del día”. Apenas cinco euros es lo que se destina para alimentar cada día a estas personas. “Desde el mes de septiembre los residentes están pasando hambre”, afirmó la diputada regional Lorena Morales que invitó a la presidenta a comprobar por ella misma la escasez de recursos en esta residencia pública: “Que venga aquí la señora Ayuso y coma lo mismo que come un residente”, afirmó.

“Los usuarios solo reciben de 3 a 5 duchas semanales porque los empleados no dan abasto y encima se les sanciona cuando piden más medios: los trabajadores no aguantan más esta situación”, añadió Morales.

“Hay residentes que han perdido más de 13 kilos”

Fernando Fernández Lara, el otro diputado del PSOE que acompañó al alcalde en su visita a la residencia, criticó la actitud del gerente de la Comunidad de Madrid: “Es increíble tener una reunión con los responsables del Gobierno de Díaz-Ayuso y que afirmen que no está pasando nada. Hay residentes que han perdido más de 13 kilos en un año, que no están bien aseados porque cada trabajador tiene que duchar a 14-18 residentes con un alto grado de dependencia. Es increíble que tengan la desfachatez de decir que esto es mentira. Pedimos a Ayuso que ponga los medios económicos y personales para resolver esta situación”, reclama el diputado socialista.

El alcalde ha convocado un pleno extraordinario en el Ayuntamiento para exigir que se rescinda el contrato de alimentación “por ser claramente insuficiente” y que se convoque de nuevo un concurso público “en el que prime la calidad de la oferta y no solo el precio de la misma”.

Asimismo, Rodríguez Palacios, reclama al Gobierno regional que renueve las instalaciones de suministro de agua, “completamente obsoletas”, que obligan a hiperclorar la misma y que “no engañen a los usuarios con la calidad del agua de Alcalá de Henares que es magnífica”, subrayó.

Penosas condiciones en una residencia de mayores: “Están pasando hambre”