lunes. 26.02.2024
pellets_galicia (3)
Imagen: Ecologistas en Acción.

Hace aproximadamente un mes se detectaron en varias playas de Galicia importantes cantidades de bolas pequeñas (pellets) de plástico que suponen un riesgo medioambiental claro y un riesgo potencial posible para la salud humana.

En una Comunidad como la gallega, con muchos kilómetros de costa y con una larga historia de accidentes marítimos que vertiendo al mar materiales altamente tóxicos, lo contaminaron gravemente e inundaron sus playas aniquilando en gran medida su flora y fauna, es lógico entender que una parte importante de la población gallega manifieste una gran sensibilidad ante cualquier suceso de esta naturaleza y que la lleve a exigir un comportamiento rápido y eficaz de las Administraciones Públicas competentes, primordialmente de la Xunta de Galicia.

La gestión del Gobierno de la Xunta está siendo inapropiada, displicente, ineficaz y peligrosa

La llegada de estos microplásticos a las costas de Galicia y las acciones llevadas a cabo por el Gobierno de la Xunta para afrontar la grave situación creada por ello, está siendo inapropiada, displicente, ineficaz y peligrosa; las declaraciones efectuadas por su Presidente, Sr. Alfonso Rueda, y la Consejera de Medioambiente nos han hecho recordar con fundada alarma el comportamiento del entonces gobierno del Partido Popular de Galicia que tenía como presidente al Sr. Manuel Fraga durante la crisis del Prestige.

La gestión llevada a cabo entonces por parte del gobierno autónomo gallego fue nefasta e irresponsable y supuso un agravamiento aún mayor del desastre medioambiental que se produjo, el mayor conocido en nuestras costas.

Si en la catástrofe del Prestige, la inacción y los errores del Gobierno de Galicia fueron palmarios, no es menos cierto que la gestión del gobierno de España, presidido entonces por el Sr. Aznar, fue aún más desastrosa y nociva para la salud de nuestro litoral y desgraciadamente ello no supuso que los máximos responsables tuviesen que rendir cuentas.

El grave episodio de vertido al mar de los microplásticos ha vuelto a poner en evidencia la forma de abordar el Partido Popular las situaciones de crisis que aparecen allí donde gobiernan; es una forma de acción política "made in PP" que consiste en eludir de forma sistemática sus responsabilidades tratando de derivarlas a cualquier otro actor político.

El actual presidente de la Xunta Sr. Rueda ha declarado que su gobierno no tuvo conocimiento del vertido hasta el día 3 de enero y conocida ya la situación activó el nivel de alerta 1 el día 5 de enero, pero se ha seguido negando a declarar el nivel de alerta 2 que permitiría que el Gobierno de España pudiera intervenir en la limpieza de las playas y resto de acciones a desarrollar. Asimismo, su vicepresidenta segunda y Consejera de Medioambiente, Territorio y Vivienda ha declarado que los pellets no son peligrosos ni presentan riesgos para la salud.

Las declaraciones del Sr. Rueda no se ajustaban a la verdad como así lo han demostrado las comunicaciones entre diferentes organismos que demuestran que el gobierno gallego conocía el vertido desde tres semanas antes de declarar el nivel de alerta 1, el pasado 3 de enero. El propio Sr. Núñez Feijóo, se ha visto obligado a corroborarlo en una entrevista en una emisora de radio.

La vicepresidenta segunda y Consejera de Medioambiente, parece fundamentar sus afirmaciones en un escueto informe encargado a una empresa privada, realizado por un profesional que según lo publicado no ha realizado ningún análisis en laboratorio de los pellets, asimismo no consta que el sucinto informe esté avalado por ningún organismo científico. La opinión expuesta en ese escueto informe no coincide con la opinión de la mayoría de expertos que sí consideran que los pellets son potencialmente peligrosos y pueden suponer un riesgo para la salud.

El presidente Rueda ha mentido a los gallegos y al conjunto de la ciudadanía del Estado minimizando la gravedad del vertido

Es por tanto razonable pensar que el presidente Rueda ha mentido a los gallegos y al conjunto de la ciudadanía del estado, ha minimizado la gravedad del vertido y ha practicado la típica inacción y mentira que el Partido Popular practica siempre que se producen sucesos de gravedad que exigen una acción política solvente y eficaz; ciertamente y por desgracia ello ocurrió ya otras veces, la tragedia del Yak-42, la gestión del atentado del 11-M y como ya hemos referido líneas arriba con la crisis del Prestige.

Si la capacidad de un gobernante para afrontar problemas de gravedad se constata con el acierto en las medidas puestas en marcha para solucionar los mismos, nuestra historia reciente muestra la incapacidad de los gobiernos del Partido Popular para asumir y afrontar de manera satisfactoria esas situaciones de crisis.

Los ciudadanos de Galicia lo vivieron en propias carnes en noviembre de 2002 y los meses posteriores como consecuencia del hundimiento del Prestige tras partirse en dos, y el enorme vertido de ingentes cantidades de petróleo que ello supuso. El chapapote ocupó todas las playas y litoral gallego, ante la inacción primero y los graves errores de gestión después por parte del gobierno autónomo y también del gobierno de Aznar.

Hoy, 9 enero, más de tres semanas después de que el gobierno de la Xunta de Galicia conociera de la llegada de los microplásticos a las playas gallegas y constatada la afluencia cada vez mayor de los citados pellets, el Gobierno del Presidente y candidato del PP, Sr. Rueda, ha seguido minimizando la gravedad del problema y se ha enzarzado en una confrontación con el gobierno de coalición del Estado al que trata de responsabilizar de su inacción y sus mentiras.

La falta de trasparencia, la creación interesada de un escenario de confusión y la confrontación absurda con el gobierno central, junto a un escenario electoral que trata de ser utilizado de manera partidista, son cuestiones que pueden explicar por qué hasta hoy no se haya activado por parte del Gobierno de la Xunta el nivel de alerta 2 que le están exigiendo los expertos y los diversos colectivos ecologistas. No parece que sea el interés general lo que esté determinando la forma de actuar del Gobierno del Sr. Rueda.

Como dato que considero interesante reseñar, indicar que el gobierno del Principado de Asturias a cuyo litoral han llegado después los pellets ha decretado ya el nivel 2 de alerta. Estoy convencido que el Sr. Rueda se va a ver obligado a rectificar su posición y quizá hoy mismo tenga que asumir decretar el nivel de alerta 2; será una buena noticia, pero muy tardía tras más de tres semanas de haber conocido el vertido. Incapacidad para afrontar situaciones inesperadas y de gravedad, una vez más seña de identidad del Partido Popular

Es un hecho que los ciudadanos de Galicia irán a votar su futuro gobierno autonómico dentro de un mes, valorarán la situación de sus servicios públicos(sanidad, educación, servicios sociales, dependencia), tomarán nota de las corruptelas y el clientelismo que se siguen dando en diversas zonas de la Comunidad Autónoma, y estoy convencido que también tendrán en cuenta la inacción y nefasta gestión que a un mes de las elecciones está llevando a cabo en el tema de los pellets el gobierno gallego presidido por el delfín de Feijóo, Sr. Rueda.

Lo ocurrido estos días ha vuelto a mostrar la idea de gobernar que tiene el Partido Popular, muy alejada del interés general y pone en evidencia que, frente a la inacción, ineficacia, falta de trasparencia y mentiras del gobierno del Partido Popular sería muy positivo para Galicia una alternancia en el gobierno autónomo.

Los gallegos tienen la palabra el próximo 18 de febrero y aquel "NUNCA MÁIS" ciudadano vuelve a tener ahora plena vigencia.

'Pellets' en las costas de Galicia: recordando al Prestige