<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
martes. 06.12.2022
GALICIA | SANIDAD PÚBLICA

Ola de protestas en Galicia tras el funesto legado sanitario de Feijóo

“Las políticas de recortes de Feijóo ha dejado escuálidos los servicios de atención primaria. La situación es dramática”, afirma Manuel Martín, portavoz de SOS Sanidade Pública.

sanidad_galicia

Galicia unida en defensa de su sanidad pública. La ola de protestas en la comunidad autónoma tomó este verano un fuerte impulso con una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que ya ha recabado miles de firmas y que se prevé pueda ser presentada y debatida en el parlamento gallego en la primera quincena de febrero. Su objetivo no es otro que, “de manera urgente”, se adopten medidas para rescatar una atención primaria cada vez más precaria. Su principal impulsora, la alianza SOS Sanidade Pública, que agrupa a una gran cantidad de colectivos, ha convocado para el 30 de noviembre concentraciones coordinadas en pueblos y ciudades: “Hay que poner coto a esta locura”, afirma su portavoz Manuel Martín.

Manuel Martín es médico de familia, presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) y portavoz de SOS Sanidade Pública integrada por todo tipo de organizaciones sociales, vecinales, de madres y padres, de pacientes, profesionales. La secundan los tres principales sindicatos de Galicia: CIGA, CCOO y UGT, y a nivel político está respaldada por todo el espectro de la izquierda: PSOE, Podemos, IU, BNG y las Mareas.

"LA SITUACIÓN ES DRAMÁTICA"

Este movimiento social lleva ya bastante tiempo dando la batalla contra la privatización sanitaria y el desmantelamiento de la atención primaria. Las manifestaciones contra la situación de la sanidad se han venido sucediendo desde hace años con convocatorias masivas de miles de ciudadanos. Pero la situación tras la pandemia “se ha complicado de una manera terrible” hasta adquirir tintes verdaderamente preocupantes: “Las políticas de recortes de Feijóo ha dejado escuálidos los servicios de atención primaria. La situación es dramática”, afirma Manuel Martín.

El malestar social ha ido in crescendo y los profesionales sanitarios asumen con impotencia las carencias del día a día. No se renuevan las vacantes: “En los últimos años se han suprimido más de 500 plazas de médicos de familia”, nos cuenta Manuel; “la tasa de enfermería por habitante es de las más bajas de todo el Estado”, añade. Faltan médicos, enfermeras y centros de salud, los MIR se marchan a otras comunidades autónomas. Aumenta la presión sobre los sanitarios, muchos de ellos con contratos precarios: “El descontento profesional es enorme”, asegura.

En 2022 se han empezado a cerrar centros de salud periféricos, en un territorio con una gran dispersión y ruralidad y con una población muy envejecida con dificultades de transporte. Durante el verano la cosa fue a más con el cierre de ambulatorios o merma de plantillas en municipios como O Grove y Sanxenxo, que en época estival pueden alcanzar una población de entre 30 o 40 mil personas, e incluso más. Si antes había ocho médicos, ahora solo hay uno. Y en las urgencias, más de lo mismo, muchas de ellas cerradas por falta de profesionales. “La gente tenía que irse a Pontevedra, tenía que irse al hospital. No había médicos ni en consultas normales ni en urgencias”, relata.

Listas de espera de una semana, 15 días o un mes, incluso las telefónicas, que son las más habituales en estos momentos. “Prácticamente ha desaparecido la pediatría de la oferta sanitaria pública lo que está generando mucha angustia y problemas muy serios de salud grave de niños que no han recibido la atención cuando les hacía falta”, etc., etc.

"LA TORMENTA PERFECTA"

“La tormenta perfecta”, en palabras del portavoz de SOS Sanidade Pública, que ha hecho que, en los últimos meses, la ciudadanía haya empezado a echarse a las calles. Manifestaciones masivas con la celebrada en Vigo (30.000 personas) la pasada primavera, o la de Vilagarcía de Arosa (10.000) en octubre. Las protestas se suceden en otros municipios, muchas de ellas espontáneas, otras cada semana, todos los domingos, en poblaciones más pequeñas en las que se juntan dos mil, tres mil o cinco mil personas.  

Todo ese descontento social ha hecho posible la recogida de miles de firmas. Aunque solo son necesarias 10.000 firmas para presentar una ILP, la organización ya lleva computadas 18.000 y estima que pueden pasar de las 25.000 de las que aún quedan por contabilizar, más las que se recojan de aquí a febrero, momento en el que será registrada en el Parlamento de Galicia donde el PP mantiene su mayoría absoluta haciéndola coincidir con una gran manifestación en Santiago de Compostela.

La plataforma denuncia que, a nivel autonómico, el PP está manteniendo las políticas de recortes, privatizaciones y desmantelamiento de la sanidad pública que se llevaron a cabo durante el mandato del expresidente Alberto Núñez Feijóo. Pero a nivel local, la presión de la ciudadanía está calando con la aprobación de mociones en muchos ayuntamientos que incluso están colaborando en la recogida de firmas y en la difusión de las campañas.

“Creemos que estamos generando un importantísimo problema político al Gobierno del PP. Porque esto se está viviendo a nivel local de una manera muy importante y además hay una propuesta política en Ayuntamientos donde se retratan los partidos y eso a pesar de que el PP siga haciendo lo mismo de siempre que no es otra cosa que embarrar el debate”, afirma muy crítico Manuel Martín.

El calendario de protestas incluye una concentración en O Gorve este viernes, 11 de noviembre, para que el centro de salud de la localidad vuelva a tener servicio de Pediatría. El 20 de noviembre, la Asociación de Pediatras e Matronas Xa promoverán performances en los distintos centros de salud. Y finalmente, el día 30 habrá acciones de concentración en distintos puntos de Galicia.

Ola de protestas en Galicia tras el funesto legado sanitario de Feijóo