#TEMP
martes. 28.06.2022
Foto: Moncloa.gob

El Consejo de Ministros del 31 de mayo ha aprobado, a propuesta del Ministerio de Trabajo y Economía Social, el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) de la Economía Social y de los Cuidados, que implica el trabajo de doce ministerios a través de nueve líneas de actuación. La inversión será de  un total de 800 millones de euros hasta 2026 y  se fomentará la incorporación de financiación privada adicional para  inversiones responsables y sostenibles. Este nuevo PERTE, que fue presentado el pasado 27 de mayo por el Presidente del Gobierno y la Vicepresidenta Segunda y ministra de Trabajo y Economía Social,  se inscribe dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, y para su financiación se cuenta con las  aportaciones de los fondos Next Generation. Tiene como objetivos impulsar las políticas palanca que permitan la expansión de la Economía Social, además de la transformación de la Economía de los Cuidados.

Según se determina en las prioridades fijadas por la Unión Europea (UE) para las inversiones de las de las transferencias europeas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia se deben destinar un 37% a proyectos vinculados a la transición ecológica; un 33% para el desarrollo de la agenda digital, y el 30% restante se destina a los objetivos de reducción de las desigualdades de género y a lograr una mayor cohesión social y territorial. Estos cuatro ejes se están implementando a través de diez políticas palanca en las que deberán quedar incardinados los proyectos concretos de inversión de todos los niveles de las administraciones públicas y de las iniciativas privadas. La octava política palanca, en la que se encuadra este PERTE,  es la Nueva Economía de los Cuidados y las Políticas de Empleo. 

El conjunto de las organizaciones y empresas de la economía social se centran en las personas, y  son una propuesta económica inclusiva y solidaria que fomenta la  sostenibilidad, la competitividad y la creación de empleo de calidad. Las iniciativas de economía social son claves para el desarrollo territorial y la cohesión social. La economía social está implantada en la mayoría de los sectores y actividades económicas, y representan el 10% del PIB de España, con 43.000 empresas -mayoritariamente pequeñas y medianas-, y emplea a más de 2,2 millones de personas, lo que supone el 12,5% del total del empleo de nuestro país. 

Las cooperativas de trabajo asociado, las sociedades laborales y las otras entidades de la economía social han demostrado una gran capacidad de resiliencia en los periodos de crisis económicas, contribuyendo al mantenimiento  y creación de empleo digno  y a la generación de riqueza en los territorios donde están  radicadas. Las iniciativas de  economía social facilitan a las personas trabajadoras el emprendimiento colectivo mediante el acceso la propiedad de la empresa  y  a través de un  modelo de gestión societaria basado en  participación en los órganos de dirección y en  las decesiones empresariales. Este modelo de gobernanza empresarial es  un elemento consustancial de la economía social, y una seña de identidad de la democracia económica.

El PERTE de la Economía Social y de los Cuidados en gran parte es el resultado de las iniciativas y propuestas de la Confederación Empresarial  Española de la Economía Social (CEPES), que estima que sus efectos aumentarán el peso de este modelo empresarial del 10% al 11% en el PIB. El proyecto está estructurado en torno a dos grandes objetivos generales: el impulso y desarrollo de la Economía Social y el fortalecimiento de los servicios avanzados en el ámbito de los cuidados accesibles y centrados en las personas. Estos objetivos se distribuyen en nueve líneas de actuación, las tres primeras corresponden al primer objetivo y las seis ultimas al segundo: 

  1. Transformaciones empresariales a modelos de economía social para salvar empresas y empleos. 
  2. Mejora de la competitividad entre las pymes de la economía social, para afrontar con más garantías la transformación digital y medioambiental.
  3. Impulsar el desarrollo de mecanismos avanzados de intercooperación en las pymes de la economía social para garantizar la sostenibilidad.
  4. Profesionalización del sector de cuidados sanitarios y de la dependencia.
  5. Medidas de apoyo a la lucha frente al Reto Demográfico.
  6. Educación, cualificación y recualificación digital y sostenible. 
  7. Espacio de datos para el bien común y la innovación social.
  8. Herramienta digital que facilite el contacto entre productores y consumidores para la venta y distribución de artículos agroalimentarios de productores locales.
  9. Promoción e impulso de la igualdad de género con el Plan Corresponsables.

Un tercer objetivo del PERTE, este de carácter estratégico, consiste en la configuración de un Hub de Vanguardia,  que convierta a nuestro país en la  referencia a nivel europeo de la economía social. Potenciando el intercambio de conocimientos y experiencias entre  las entidades que componen el amplio ecosistema alternativo de las empresas que funcionan en base a la democracia económica y que se orienta a una economía justa y sostenible. Las inversiones de los proyectos de economía social y de  los cuidados están  orientadas  a contribuir   positivamente en los territorios donde se van a desarrollar, y se espera que sus efectos económicos y sociales favorezcan el asentamiento de la población. Para la gobernanza público-privada de la Alianza para la Economía Social y de los Cuidados se establece la participación de las entidades y organizaciones representativas de la Economía Social junto a los correspondientes departamentos gubernamentales.    

Este PERTE se  enmarca en el  Plan de Acción Europeo para la Economía Social (2021-2030), que dota a la UE de una política para potenciar el desarrollo económico y de creación de empleo de las empresas de economía social, así como su contribución para una recuperación justa e inclusiva, y para las transiciones ecológica y digital. La UE prevé aumentar  el peso de la economía social, durante  la  vigencia del Plan, del 6% del PIB comunitario, que se  calcula actualmente, al 15 % en 2030. Para modernizar la normativa vigente de  la economía social, y adaptarla a los cambios y a las nuevas necesidades sociales y económicas, el Gobierno  de Coalición  tiene previsto impulsar la  modificación de las siguientes leyes: de Cooperativas, de la Economía Social y  de las Empresas de Inserción. 

Un gran impulso de la economía social