lunes 13.07.2020

Carta abierta a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso

Carta abierta a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso

Partiendo de la proclama popular de remar todos en la misma dirección, no entraré en valoraciones de la gestión de la Comunidad de Madrid en tiempos pasados, ya que sería demasiado fácil para usted responder que son eso, tiempos pasados, así que no lo haré.

Podría basarme también en los continuos llamamientos de auxilio de los bomberos y de los bomberos forestales acerca del gasto excesivo de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en relación al número de actuaciones que realizan estos últimos, pero como eso no es de su competencia, y como me supera ante todo el respeto a mis compañeros, esos Soldados que bastante tienen con lo que tienen cobrando una miseria y estando siempre que se les llama a sabiendas que el 90% de ellos terminarán olvidados en la cola del paro, tampoco entraré en ese cuarto tan oscuro.

Que la curva crezca, se aplane o disminuya no creo que sea motivo alguno para que disponiendo de medios todavía no utilizados, en su Comunidad tenga que existir una lista de espera de desinfección de residencias de la tercera edad, suponiendo esto un claro aumento de posibilidad de ancianos fallecidos innecesariamente

Haciendo uso de los datos ofrecidos a día 8 de abril, la cifra asciende a 4750 ancianos fallecidos en residencias de la tercera edad solo en la Comunidad de Madrid, datos que tanto usted como yo sabemos que no son ciertos, pero siendo transigente no diré en ningún momento que son falseados por nadie. Entiendo que sea difícil dar datos concretos cuando imagino que por el desbordamiento de la situación ni se practican autopsias a nuestros mayores, ni se les haces test del Covid19. Para que vea que mi carta no es en ningún momento un ataque ni a usted, ni a la prensa, ni a la gestión de nadie sino simplemente a modo de aportación desde mi humilde posición, tampoco entraré en detalles de a quién corresponde ni la compra, ni la gestión de esta, en lo que tanto a material médico se refiere.

Las Fuerzas Armadas disponen de aproximadamente 127000 efectivos, de los cuales según datos ofrecidos por la Ministra de Defensa Dña. Margarita Robles, en la Operación Balmis están activados unos 57000. El último dato oficial del que dispongo es que a fecha 29 de febrero de 2020 España contaba con 2025 Reservistas de Especial Disponibilidad, estos últimos para los lectores no puestos en materia castrense son exmilitares que a los 45 años pasan a formar parte de una reserva activa al haber finalizado su compromiso con las Fuerzas Armadas, 2025 reservistas de especial disponibilidad que perciben una asignación mensual de 645 euros aproximadamente con la condición de ser activados cuando desde el Congreso de los Diputados se requiera, haciendo la cuenta de la vieja en el mes de Marzo esto ha supuesto a las arcas del estado la friolera de 130.612.50 euros, mes en el que tristemente tengo que volver a matizar han fallecido 4750 ancianos que sepamos.

Desde la ignorancia y el desconocimiento veo que la desinfección de las residencias es básica, solo hace falta personal, una mochila con liquido desinfectante y ganas de trabajar, de lo que deduzco que cualquier Soldado tras 20 años de servicio en el mejor de los casos, está más que sobradamente preparado para desempeñar esa función.

Pero vayamos al meollo del asunto, esta mañana he llamado a Mial Salud, la residencia de la tercera edad en la que se encuentra mi abuela, residencia que a mi abuela descuenta el 90% de su pensión como jubilada, esto asciende a 680 euros mensuales, que desde el año 2010 en el que mi abuela entro hace un total de 81600 euros, 81600 euros fruto de toda una vida, dicho sea que el trato que allí ha recibido mi abuela desde su ingreso ha sido exquisito, jamás tendré una queja, al menos hasta el momento.

Mi abuela no está contagiada por el Covid19 quede claro. Ahora si me permite le haré un breve resumen de mi llamada a la residencia, me transmiten que mi abuela se encuentra confinada en su habitación, lo cual agradezco, las medidas a tomar tienen que ser extremas, no puedo hablar con ella, lo cual de nuevo agradezco al no querer que se exponga de ningún modo aun posible contagio, cuando pregunto por la situación general de la residencia amablemente la persona al otro lado del teléfono me cuenta que en la residencia se cifran en 18 los contagiados y 1 fallecido, señalando que este último ha fallecido por Covid19, buscando información percibo que esta cifra está muy por debajo que tristemente se da en otras residencias tanto de la misma comunidad como de otros puntos del país. Me comentan desde la residencia que hace unos días pasaron por allí miembros de la UME para conocer el estado de esta, información totalmente veraz que yo mismo he comprobado, la UME desde el día de la visita hasta hoy todavía no ha vuelto para desinfectarla, y volviendo a la premisa de no hacer fuego ni buscar culpables ni responsables, diré que entiendo la saturación y la presión a la que están sometidos, debido a la situación impredecible en la que nos encontramos.

Le diré que mi llamamiento desde que el Estado de Alarma fue declarado por el Gobierno, tanto al Ministerio de Defensa como a distintos Diputados, Ministros y periodistas ha sido continuo, tanto de manera oficial registrando peticiones y cartas a distintas administraciones como a través de redes sociales y artículos de prensa, por lo que la pido que no se sienta de ningún modo avasallada por mí, insisto en que mi única intención es informarla por si se diera el caso de que no dispusiera de todos los datos necesarios para procurar, que desde su posición y si a usted le parece correcto, solicitar de algún modo la ayuda tanto del grueso restante del personal de las Fuerzas Armadas del que se pueda disponer, como de la activación de los anteriormente citados 2025 reservistas de especial disponibilidad.

Que la curva crezca, se aplane o disminuya no creo que sea motivo alguno para que disponiendo de medios todavía no utilizados, en su Comunidad tenga que existir una lista de espera de desinfección de residencias de la tercera edad, suponiendo esto un claro aumento de posibilidad de ancianos fallecidos innecesariamente.

El caso de mi abuela es solo uno de los miles de casos que actualmente están bajo su gestión, por lo que la pido por favor que descuelgue el teléfono y haga todo lo posible por nuestros mayores.

Atentamente y quedando a su entera disposición, Jenner López Escudero, ciudadano madrileño, Cabo del Ejercito de Tierra y Presidente de #45SinDespidos

Carta abierta a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso
Comentarios