El pasado jueves arrancó la XII legislatura de la democracia, dando paso a una nueva etapa que será completamente diferente a todas las anteriores. El bipartidismo ha terminado.

Con qué tipo de legislatura nos vamos a encontrar: Larga o efímera, de dialogo o de bronca, de pactos o de desacuerdos,?. Se abordarán los grandes problemas que aquejan al país y a los españoles, o se pondrán parches para salir del paso?.

Habrá dialogo hasta el infinito, como dice Rajoy y toda su cohorte, o será solo una ficción?.

Será esta legislatura capaz de abordar en serio el problema de credibilidad de las Instituciones o se seguirán utilizando estas con fines partidistas?. Visto, por ejemplo, lo que ha hecho el PP con el exministro del Interior esta semana, o intentó hacer con el de Industria, da la impresión de que no han entendido nada, y piensan seguir confundiendo las instituciones con un coto privado de caza.

Se abordará en serio el problema de la corrupción?.

La  misma política económica puede dar solución al grave problema del desempleo o al de la desigualdad social?.

Garantizar el futuro sistema publico de pensiones; consensuar un gran pacto por la educación; defender una buena y bien dotada sanidad publica; llevar a cabo una reforma fiscal donde se afronte en serio que “pague mas el que mas tiene” y se ponga fin al fraude fiscal.

El campo, el agua, las infraestucturas; el IVA cultural, los desahucios, la pobreza energética, entre otros muchos, son temas vivos y pendientes.

Como lo son derogar la Ley de Seguridad Ciudadana. Y el art.135 del Código Penal, o afrontar un gran acuerdo contra la violencia de genero.

Y sin olvidar el gravísimo problema territorial, que necesita una solución que nos permita convivir a todos. Para esto y algunos otros temas, hará falta afrontar la reforma la Constitución. Estará el PP dispuesto a ello?.

Pienso que la legislatura además de compleja y difícil no va a ser corta, aunque Rajoy tiene la llave para convocar nuevas elecciones y lo hará cuando le convenga a sus intereses y, para conseguir que lo fundamental no cambie seguirá amenazando permanente con ello.

Faena, como vemos hay y mucha. Confianza en soluciones reales, muy pocas.