Lengua de serpiente

“Fouché calculó bien: contra hombres hay que luchar; a los charlatanes se los derriba con un gesto.

….

Ahora que está desalojado el salón, (Fouché) avanza lentamente hacia la puerta, la cierra y se mete la llave en el bolsillo. Y con esta vuelta de llave ha terminado, efectivamente, la Revolución Francesa.”

“FOUCHÉ”. Stefan Zweig

ADVERTENCIA

Lo primero que es preciso aclarar, antes de seguir leyendo, es la pertinencia-incluso la conveniencia- de acudir al lenguaje bélico para describir y analizar lo que ha ocurrido en el Reino de España las pasadas jornadas y lo que, probablemente, como desenlace, acabará  pasando los próximos días.

Yendo más allá de la metáfora, es adecuado utilizar el léxico militar ya que cuando de un golpe se trata – y aquí lo ha habido en toda regla- el análisis y el lenguaje político, incluidas las propias formas o fórmulas democráticas, son solo un cortina o, más aún, mero simulacro que vela la descarnada realidad.

Declaro de antemano mi paladina ignorancia en asuntos militares y en el ‘arte de la guerra’. Mis conocimientos al respecto no van más allá de lo que por mi cuenta aprendí en una ‘mili’ en la que obtuve como galardón máximo el título de cabo (“gastador”; cuyo significado y etimología no llegué nunca a alcanzar); junto a ello, un muy vago recuerdo de la lectura –igual de antigua- del texto de Curzio Malaparte, “Técnica del Golpe de Estado”. Suficiente en todo caso para comprender lo que acabamos de presenciar, aunque para describir con detalle los movimientos tácticos, las ofensivas y contraofensivas, la identidad de los espías,  etc  sería preciso un conocimiento básico del mencionado ‘arte’ del que carezco por completo. No es ahí sin embargo donde en este caso reside el interés, al menos- creo yo- el del público en general.  

Es bien sabido que la Información lo es todo, en la guerra como en la paz, en la política como en la economía (lo dejó dicho Zweig hace más de 70 años). Pues bien lo importante a retener es que en la esfera de lo bélico, el engaño- siervo fiel de la Información- es probablemente el arma indispensable más efectiva para dirimir lo que está en juego y para determinar los resultados de la contienda.

Vistos desde ese ángulo los sucesos de las últimas fechas, el sector del PSOE que aparentemente lo dirigía hasta el pasado domingo y que desde ese día ha dejado de hacerlo, no ha sido vencido sino que ha capitulado. La diferencia no es menor: un derrotado puede aspirar a recuperar algún día el poder; el que se rindió ya puede despedirse para siempre.

No caben ilusorias analogías cogidas por los pelos: La dimisión-cese de Sánchez nada tiene que ver con aquel viaje de ida y vuelta de Felipe Gonzalez tras el XXVII Congreso (“hay que ser sosialista antes que marssiscta”), hábilmente perfilado e histriónicamente representado con fulminante e imperecedero efecto.    

Por su parte, el generoso ofrecimiento que el bueno de Pedro Sánchez, en pleno fragor de la refriega, hizo para readmitir a los 17 amotinados de las vísperas, recibió horas después, tras la capitulación,  simétrica respuesta no menos “generosa” aunque sí algo más lacerante: al enviarle, por quien ya podía hacerlo, a la quinta fila de la bancada socialista del Congreso (de los diputados).

breda

Cuadro 'La rendición de Breda', de Velázquez

EL GOLPE

Al día siguiente de las elecciones vascas y gallegas, Pedro Sánchez ante ´los medios’ abre por fin una rendija por la que deja ver su pensamiento: las defensas (‘lineas rojas’) tenaz y hábilmente trenzadas por su propio partido, una vez rotas por la columna Rajoy-Santamaría con el nombramiento de la Presidenta del Congreso merced a los ‘separatistas’, le autorizan a transitar ya por ese campo minado en busca de apoyo para su gobierno alternativo. Alguien interpreta que, efectivamente,  esta vez va en serio.

A miles de kilómetros de distancia ese ‘alguien’ (digamos X), en hora y fecha por ahora desconocidas había grabado la señal transoceánica difundida- al día siguiente del velado anuncio de Sánchez- en franja de máxima audiencia por PRISA-RADIO, en inocente  formato de entrevista. El mensaje no deja lugar a dudas : el aspirante a Presidente por el PSOE es acusado de mentiroso por quien antes había ostentado ya ambas condiciones, levantando así el testimonio de lo susurrado un día ya lejano en una discreta alcoba.

Tras ello el primer movimiento –esto es un clásico- será el amotinamiento de algunos oficiales –“los 17”- en la permanente del Comité Federal (CF). Los atacados no encuentran a mano otra repuesta menos incruenta para sofocar la rebelión que la convocatoria para el domingo siguiente de un CF.

En él, discutieron hasta la extenuación de reglas y procedimientos.

Y finalmente el Elefante no llegó. Esta vez no hizo falta.

Es cierto- como ha dicho Borrell corrigiéndose a sí mismo a la vista ‘en directo’ de lo ocurrido-que el que dio el golpe no llegaba a sargento; todo lo más era un cabo. Le faltó añadir, sin embargo, que el ejército "leal" no estuvo ni siquiera a la altura del de Pancho Villa.

DEL TRILEMA AL DILEMA

‘Trilema’ resuelto: de hecho, aunque todavía no de derecho, esa parte del ‘No es No’ que tanto costó entender al hoy Presidente- ya por poco tiempo en funciones-, se ha despejado completamente, resolviendo de una tacada los diferentes dilemas que encerraba aquel enigma trinitario: “a día de hoy” (¿recuerdan?), el No ha mutado en un Sí vestido para la ocasión con traje de Abstención (con disciplina de partido, ¡por supuesto!).

Al traje, una vez ultimado el patronaje, solo le queda la confección propiamente dicha y el visto bueno del cliente, para rematarlo a continuación con las  puntadas necesarias en el tiempo que les quede libre a los ‘recosedores’ del PSOE afanados por largo tiempo en recomponer el virgo de Vicenteta.

Ximo Puig, que como valenciano que es bien debe de saber de esto, acaba de dar el penúltimo paso en el anuncio de la resolución del último dilema que todavía quedaba (lo del famoso recosido necesitará más tiempo): entre un gobierno del PP sin mayoría ( absoluta) y otro con ella ( terceras elecciones) su preferencia se inclina hacia lo primero. Solo hay un pequeño problema- ni más ni menos-, y es que sus preferencias son del todo irrelevantes, porque no es ni a él, ni a sus compañeros (sean estos los que fueren), a quienes les corresponde elegir y envidar . Su turno ya corrió. Es Rajoy quien ‘lleva la mano’ una vez que hace ya casi un año optó por el “pase en negro”. Con las cartas bien marcadas, la única duda que queda es si ganar con póker de ases o con escalera de color.

¿TERCERAS ELECCIONES?: ¡NO GRACIAS!

Mi admirado Juliana al que tan de cerca sigo cuando se quita la gorra de subdirector de la Vanguardia (disculpen, sigo pensando que “el ser social determina la conciencia”; deben de ser cosas de la edad) anda un tanto empecinado en eso de que Rajoy actúa bajo el designio de probar elección tras elección  hasta la victoria final (reconquista de la mayoría absoluta); cosa que a decir del propio Juliana tendrá asegurado ya en unas terceras. No creo yo que el apelado esté igualmente convencido de esto último, al menos con el grado de certeza que el periodista expresa.

En esa predicción sin embargo no entra en consideración la existencia del riesgo y el olvido por tanto de que en la naturaleza misma de un partido conservador -¿hay alguno hoy  que no lo sea?- está grabado a fuego el evitar riesgos, máxime cuando son innecesarios y, en algún modo, contraproducentes aún en al caso de conseguir finalmente orillar con éxito los efectos más indeseables (mantenerse igual o incluso perder votos en vez de ganarlos).

Así las cosas, no puede caber ya la menor duda de que habrá gobierno del PP gracias a la abstención del PSOE, probablemente total (incluida por tanto- en ese muy previsible caso - la del propio soldado Sánchez).

¿Para qué si no un golpe que además ha triunfado.?

Así, en mi opinión, el único margen en la predicción se refiere al plazo:¿sucederá los próximos 10-12 días o los siguientes?. Me inclino por lo primero, aunque para ello tendrían que concurrir circunstancias que no estoy en condiciones de  adivinar. En todo caso, estén tranquilos: podrán disfrutar de las cenas navideñas, mientras la TV pasa escenas de algún juicio de corruptos, sin tener que enzarzarse en discusiones entre cuñados acerca de una gobernabilidad resuelta ya el mes anterior.

Otra predicción, ésta más aventurada: en días, no sería raro que surgiese una encuesta ( probablemente Metroscopia) en la que el PSOE obtiene resultados catastróficos (no hará falta sesgar / manipularla en exceso).Los tertulianos se encargarán de convertirlos en mantra...

Eso facilitará la elección  racional para el falso- prefabricado- dilema actual, una vez reducido el Trilema de Borrell a dos términos ( distintos a los que cartesianamente él señalaba ).

¿QUÉ PINTA EN TODO ESTO PODEMOS?

Todo y nada al mismo tiempo, siguiendo por así decir un orden cronológico.

Para relatar lo acaecido en PODEMOS desde Lavapiés (no Vistalegre) hasta su última Universidad de Verano, pasando por su transformación de PD’s en UP (¿unidad popular?), incluida la pérdida de un millón de votos en junio y otros buenos puñados en septiembre, no es aconsejable atenerse estrictamente a la lógica cartesiana como método. Resulta imprescindible hilvanarlo con otros elementos ajenos: la paradoja y la aporía (la más cabal modalidad de la primera).

Sólo de esa forma cabe resolver en ucronía por qué habiéndose quizás equivocado al no aceptar en primavera el ofrecimiento de Sanchez-Rivera, finalmente resulta –que sin darse cuenta- Iglesias acertó de lleno.

Pero eso al fin y al cabo es historia. Resuelto ya a su modo el No es No, se ha producido de carambola otra mutación : el ‘yes we can’ se ha tornado en un ‘no, we cannot’.

Cuervo ingenuo no fumar
La pipa de la paz con tú,
¡Por Manitú!