El 23 de Brumario de Susana Díaz

El próximo domingo 23 de  octubre, al finalizar la reunión del Comité Federal del PSOE, caerá el telón de cierre del primer acto del golpe iniciado en fecha aún desconocida en sus detalles.

“Viene Brumario, el segundo mes del calendario revolucionario francés (del 22 de octubre al 22 de noviembre), en el que el orden finalmente se impuso. Brumas, neblinas y nubes bajas.¡.”

“Brumario”. Enric Juliana. La Vanguardia

Lo que difícilmente pudo imaginar hace casi dos siglos el filósofo de Tréveris es que la Historia en sus innumerables repeticiones de sus originarias tragedias, lo hiciese adoptando de vez en cuando la modalidad del género chico, tan española ella.

PSOE

Así el próximo domingo 23, al finalizar la reunión del Comité Federal del PSOE, caerá el telón de cierre del primer acto del golpe iniciado en fecha aún desconocida en sus detalles, pero elocuentemente propagado por Radio PRISA en su emisión del miércoles 28 de septiembre, tres días después de las elecciones vascas y gallegas y a menos de una semana de la “Conjura de Benavente”.

A día de hoy”, el libreto puede todavía sufrir algunos retoques antes de la anunciada representación del domingo. Pero serán de orden menor, siempre a la espera de que en el último minuto algún filólogo ( etim. filos logos) dé por fin con el término más apropiado para la vergonzante abstención que tendrá lugar atropelladamente apenas unas fechas después.

Se cumple al fin, aunque ciertamente algo descafeinada, la profecía que el oráculo Gabilondo ( Iñaqui) hiciese nada menos que hace ya cinco meses :

“Pasará que con Sánchez o sin Sánchez, el PSOE permitirá que gobierne el PP via abstención….

…Pasará que después de un par de fintas de Ciudadanos y PSOE pidiendo la dimisión de Rajoy, se tragarán sin problema su continuidad, por la limosna de un par de reformitas de juguete….”

Eso sí, en el ínterin ha caído un secretario general (candidato, además, a Presidente del gobierno del Reino) y se ha abierto una competición por ocupar su doble puesto (secretario y candidato), en un partido que ha tomado la senda posiblemente sin retorno de la ‘pasokización’ (o de la ‘bettinización’, variante italiana de los  ‘90 tras el estallido de la ‘tangentopolis’).

El ya lejano precedente (febrero de 2003) de la forzada dimisión de Borrell (¿tragedia?), con la fulminante acción, entonces, de la pretoriana camarilla de ferraz para impedir cualquier leve intento de “modernización” de este añejo partido, ha desembocado finalmente en el aplastante triunfo del PA-R, el Partido Andaluz Reconstituido, por obra y gracia de una sultana dicharachera y de un Ex muy activo, sevillanos ambos de pura cepa, aunque de distinta generación.

Hace ahora año y medio, recién comenzado el ciclo electoral en el que aún nos hallamos tras su inauguración con las elecciones andaluzas (precisamente ), Carlos Sotos proponía en estas mismas páginas una metáfora política bajo el sugestivo título “El rifón”(*).

Pues bien, he aquí que, mutatis mutandi, esa figura ha resultado la más apropiada no ya para describir metafóricamente lo que pronosticaba el articulista sobre el porvenir del tándem Podemos –Ciudadanos , sino más bien para representar ahora lo sucedido en el Partido Socialista , con el despido de Sánchez como último episodio.

Juliana retoma esa misma metáfora con un término más seny: “Masovero”

Pero más allá de ingeniosas metáforas –elegantes o soeces- y también más allá de las peripecias en la búsqueda del término y la modalidad que va a permitir finalmente la ocupación del gobierno del Reino- sin solución de continuidad- por el Partido de la Gürtel (con Rajoy a la cabeza hasta nueva orden), lo importante son los movimientos que se esconden tras los fenómenos que presenciamos.

Es decir, los intentos por ahora triunfantes en la restauración de un orden maltrecho – el bipartidismo- cuya sustitución por uno nuevo no están en condiciones de propiciar todavía los sepultureros del antiguo.

Pero esto último ya es capítulo aparte. Pertenece a un “segundo acto” cuyo comienzo está próximo y tiempo habrá para abordarlo en posteriores artículos.

(*) Caballo que funciona como señuelo para atraer a las yeguas que finalmente serán cubiertas por el semental.