El nacionalismo es para los ricos

Cuando los tambores anunciaban la Primera Guerra Mundial, un susurro internacionalista, débil pero tenaz, recorrió las filas del mundo obrero: no vayas a la guerra, deserta. La guerra, decían aquellos líderes trabajadores y también muchos intelectuales —recordemos a Rosa...