LAS AUTORIDADES "MIRAN PARA OTRO LADO"

El Obispado de Cuenca se "niega a retirar simbología franquista de la Catedral"

La Asociación republicana de Cuenca lamenta que la jerarquía católica incumpla la legislación vigente.

Muro exterior de la Catedral de Cuenca, con una placa en homenaje a los "Caídos por Dios y por la Patria"
Muro exterior de la Catedral de Cuenca, con una placa en homenaje a los "Caídos por Dios y por la Patria"

Tras conocerse el contenido la carta que el obispado de Cuenca ha enviado al Ayuntamiento de Cuenca en el que se piden explicaciones legales y la elaboración de informes técnicos, el colectivo republicano ha declarado que esto solo está movido “con el único pretexto de dilatar el tema y enrocarse en su decisión de no retirar la simbología franquista que existe en la fachada de la catedral”.

“Desde el obispado se hacen los “suecos” cuando piden que le especifiquen que artículos de la ley de memoria histórica están incumpliendo y qué elementos hay que quitar”, remarcan. “Han sido varias las cartas que desde nuestra Asociación se han remitido oficialmente al Sr. Obispo de la diócesis explicándole con detalle las cosas y muchas veces las denuncias y requerimientos públicos donde hemos abordado y comentado esta petición de cumplimiento con la ley vigente”, añadieron desde Ciudadanos por la República. Además ya existe un informe de una empresa de expertos en la que se afirmaba que lo que se encuentra en la fachada de la catedral era un elemento extraño y ajeno al edificio, que es el monumento histórico más importante del Casco Antiguo de Cuenca declarado Patrimonio de la Humanidad.

"El obispado de Cuenca se sigue beneficiando de millones de euros en subvenciones y acuerdos para obras en edificios de su propiedad, mientras, las autoridades políticas y administrativas, antes con el PSOE y ahora más con el PP, mirando para otro lado”

Se preguntan desde la Asociación republicana qué diferencia hay entre la misma situación en la catedral de Albacete, con las mismas inscripciones y simbología, y donde el obispado manchego las retiró en 2010, “sin hacer ningún ruido ni demostrar el cinismo de sus homólogos conquenses”, aseveraron.

Tenemos que reconocer que la vía de la interlocución “a tres” entre nuestra Asociación, el  Alcalde y un portavoz del obispado, Miguel Ángel Albares, no ha conseguido sus frutos. “Por ello hace tiempo que concluimos que 'con la iglesia hemos topado' parafraseando a D. Quijote, y estamos convencidos que sólo por la vía de la denuncia pública y legal es por donde algún día conseguiremos que desaparezca la simbología franquista de la catedral de Cuenca, y esperemos que del resto de templos católicos de la provincia”, señalaron.

“Mientras el obispado de Cuenca se sigue beneficiando, durante los últimos años, de millones de euros en subvenciones y acuerdos, como los que firma con la Diputación o el gobierno regional, para obras en edificios de su propiedad, mientras, las autoridades políticas y administrativas, antes con el PSOE y ahora más con el PP, mirando para otro lado”.

Por último los portavoces de la Asociación republicana de Cuenca confiaron “en que el más que esperado cambio político tras las elecciones municipales, autonómicas y generales que tendrán lugar este año 2015 traigan la aplicación del imperio de la ley, de la razón y de la reparación de la memoria de todas las víctimas del franquismo”. “Víctimas que siguen padeciendo la ignominia de ver como en nuestra calles y las iglesias permanecen símbolos de la “cultura de la victoria” franquista y de la denigración sobre los perdedores en la guerra civil que la misma Iglesia católica bautizó como Cruzada”, destacaron finalmente.