ESTADO ISLÁMICO

ISIS, el horror en HD

Alexandre Nadal Ferret | El Estado Islámico (ISIS) utiliza Internet y las redes sociales como arma propagandística y ha conseguido ganarse una temible reputación.

El Estado Islámico tira un homosexual desde arriba de un edificio ante una multitud.
El Estado Islámico tira un homosexual desde arriba de un edificio ante una multitud.

La organización salafista dispone de dos productoras que se encargan de editar los vídeos de las ejecuciones que difunde por internet

El pasado 15 de febrero, el Estado Islámico (ISIS) publicaba un vídeo decapitando a 21 cristianos coptos egipcios en Libia. Desafortunadamente, este es uno de los videos que cada vez circulan más por internet desde la aparición de esta organización jihaddista.

Musulmanes moderados, periodistas, cristianos, homosexuales, soldados iraquíes o sirios, kurdos, yazadies, chiíes, todos ellos son potenciales víctimas del ISIS, organización que, desde junio de 2014, ha proclamado un califato en una amplia zona entre Siria e Irak. Aunque la violencia ha estado presente en ambos países en los últimos años, destaca la capacidad de esta organización para atraer combatientes internacionales mediante el uso extremadamente cuidadoso de las redes sociales, que ha puesto en alerta a la comunidad internacional.

Anteriormente mencionada como Estado Islámico de Irak y Levante, esta organización terrorista de ideología salafista, nació como una rama de Al Qaeda y actualmente lucha por la hegemonía del jihaddismo global. Tienen como objetivo prioritario consolidar el control en las zonas de Irak y Siria. Su líder, Abu Bakr al-Baghdadi, que fue nombrado el califa del Estado Islámico, figura en la lista de terroristas más buscados por el departamento de estado de Estados Unidos.

Esta organización terrorista no sólo utiliza internet para la captación de combatientes en todo el mundo, sino para la difusión sus acciones. Las ejecuciones que practica el grupo son grabadas en alta definición y editadas con una técnica audiovisual profesional. No en vano, fue considerada la organización terrorista más rica del mundo por la revista Forbes, dinero que consiguen del comercio de petróleo de la región siria de Deir Ezzor. No es ésta la única fuente de financiación, la captura de la ciudad de Mosul permitió a la organización robar unos 300 millones de euros de los bancos de la ciudad según Deutsche Welle. Tal como expresó el Financial Times, la organización también consiguió mucho dinero a través de cobrar impuestos a los negocios de Mosul. Las Naciones Unidas están investigando las palabras del embajador iraquí Mohammed Alhakén, que instó al Consejo de Seguridad a investigar la muerte de 12 médicos en Mosul, tras afirmar que los médicos se habían negado a extraer órganos de civiles muertos. Secuestros y saqueos también proporcionan financiación para el ISIS.

La innovación en los métodos que utiliza el grupo en asesinar a sus víctimas y la calidad de los efectos de los vídeos que publican, proporcionan el material adecuado para aterrorizar a la sociedad occidental. Decapitaciones, crucifixiones, fusilamientos, tirar gente desde las azoteas o quemar personas vivas. En cada ejecución, todos los detalles están perfectamente pensados ​​para llamar la atención de la sociedad occidental y atraer a potenciales combatientes. Las cifras con las que trabaja el centro nacional de contra-terrorismo de Estados Unidos (NCTC) indican que, de los 20.000 voluntarios extranjeros que han decidido viajar a Siria a luchar por el ISIS, 3.400 venían de países occidentales.

Esta organización comenzó a emerger en los medios de comunicación a mediados de Agosto, a raíz de la publicación en las redes sociales de las macabras decapitaciones de los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff. La lista de occidentales asesinados por la organización no se limita únicamente a periodistas, también murieron los trabajadores sociales David Haines, Alan Henning, Petter Kassig así como el japonés Haruna Yukawa.

Uno de los videos que ha horrorizado más a los analistas internacionales y ha agitado la sociedad jordana, por su crueldad y realización ha sido el vídeo del asesinato del piloto del ejército jordano Moaz al-Kasasbeh. El video, de más de veinte minutos, muestra con todo detalle y diferentes planos, como este piloto jordano es quemado vivo dentro de una jaula. El piloto, de 26 años participaba en los bombardeos que llevaba a cabo la coalición internacional contra posiciones del ISIS cuando su avión se precipitó al suelo y fue capturado por la organización terrorista cerca de la ciudad de Raqqa el 24 de diciembre.

Moaz al-Kasasbeh, el piloto jordano.

Como represalia de este asesinato Jordania ejecutó a Sayeda Rishawi, una iraquí acusada de intentar inmolarse con un cinturón bomba en 2005 y Ziyad Karboli, un miembro iraquí de Al Qaeda condenado a muerte en 2008 por matar a un jordano. El ejército jordano también intensificó los bombardeos contra posiciones de la organización terrorista.

Actividad en las redes sociales

El Estado Islámico está utilizando internet como un arma propagandística y destaca el gran conocimiento que tienen en el uso de las redes sociales. Un gran número de cuentas en twitter y la gran cantidad de seguidores que tienen propician una rápida expansión de sus contenidos. Hasttags, campañas de apoyo al grupo, una revista e, incluso, una app llamada "Dawn of Glad" que se utiliza para dar a conocer sus mensajes son una muestra de ello. Los analistas creen que el uso inteligente que el Estado Islámico hace de las redes sociales ha contribuido a aumentar su reputación y el reclutamiento de combatientes.

Stratfor, un think tank de Estados Unidos, explicó cómo esta organización terrorista creó el hashtag #SykesPicotOver durante su avance territorial, haciendo referencia a la negociación entre británicos y franceses en 1916 en la que se repartieron zonas de influencia de Oriente Medio. Unas fronteras que el ISIS se ha propuesto eliminar. Otro hashtag empleado por la organización fue #StevensHeadInObamasHands haciendo referencia al secuestro del periodista Steven Sotloff, en que se adjuntaba un fotomontaje mostrando al presidente de Estados Unidos como un terrorista del Estado Islámico preguntándose por qué tiene que preocuparse por el periodista secuestrado.

(Foto: Imagen del tweet fomentando el hashtag #StevensHeadInObamasHands)

Durante el Mundial de fútbol aprovecharon el hashtag #WorldCup para difundir imágenes de un oficial de policía decapitado bajo el mensaje "this is our ball" (esta es nuestra pelota).

 "El Estado Islámico está haciendo un uso eficaz de las imágenes de sus operaciones, incluyendo las de las ejecuciones masivas de soldados iraquíes en Tikrit. Su temible reputación se ve reforzada con estas imágenes, lo cual se ha traducido en éxitos en el campo de batalla, donde las fuerzas de seguridad iraquíes han marchado por miedo" afirmó Jordan Perry, analista de la empresa de riesgo Maplecroft.

Para la realización de los vídeos, el ISIS dispone de dos productoras: "Al Furqaan Media Center" y "Al Hayat Media Productions".

Human Right Watch (HRW) ha denunciado reiteradamente multitud de matanzas contra minorías étnicas y religiosas en diferentes lugares bajo control del ISIS. Chiítas, cristianos o yazadis han sido víctimas de persecuciones. Del 13 de junio al 10 de julio, 83 chiítas Shabak fueron secuestrados, sólo se han encontrado siete cuerpos, 75 chiítas turkmenos han sido secuestrados desde el 23 de junio, de los cuales sólo se han encontrado dos cuerpos y 51 yazadis también han sido capturados desde finales de junio. HRW también denunció que el ISIS torturó con palizas y descargas eléctricas niños kurdos en la ciudad de Kobane durante su detención. Persecuciones, secuestros y asesinatos de minorías étnicas y religiosas en Mosul contra yazadis, cristianos y turkmenos y así como el asesinato de unos 1.700 soldados chiíes del ejército iraquí en Tikrit.

"Más de 7000 cristianos han huido de las zonas iraquíes de Mosul y la Plana de Nineveh hacia Jordania, como consecuencia de la violencia del ISIS" afirmó el director de Cáritas Jordania Wael Suleiman, a la agencia Fides, precisando que "la mayoría de estos desplazados se concentra en el área de Amman". Según Suleiman, pronto se acabarán los recursos para mantener la asistencia de estos refugiados.