XI CONGRESO CONFEDERAL DE CCOO

“Tenemos que salir de aquí con las pilas puestas, a la ofensiva y con la cabeza alta”

El nuevo secretario general de CCOO, Unai Sordo, reivindica el papel del sindicato como agente del cambio que se impone en la sociedad española: “Este país necesita cambiar el modelo laboral”, ha dicho durante su intervención en el acto de clausura.

Foto: CCOO
Foto: CCOO

Situar la centralidad el mundo del trabajo en la sociedad, es uno de los retos planteados por el nuevo líder de CCOO

Unai Sordo tomó este domingo el relevo a Ignacio Fernández Toxo al frente de CCOO haciendo suyas las reivindicaciones realizadas en los últimos tiempos por el sindicato en materia de derechos laborales y sociales pero apostando por la renovación en materia de acción sindical para que la organización se adecue a los nuevos cambios impuestos por la realidad social española.

Acompañado por toda su ejecutiva en pleno, Sordo, de 44 años de edad, ha puesto en valor la trayectoria de su organización como sindicato de clase y ha apostado por la unidad sindical con la Unión General de Trabajadores, muchos de cuyos miembros acudieron este domingo al plenario con su secretario general Pepe Álvarez a la cabeza de la delegación.

Unai Sordo mantiene como su antecesor la necesidad de derogar las últimas reformas laborales, pero va más allá al apostar por construir un nuevo marco de relaciones laborales: “Este país necesita cambiar el modelo laboral, no se trata solo de derogaciones”. En su opinión, “hay que superar este modelo laboral, por justicia social y eficacia económica”, así como “buscar elementos de sindicalización en los puestos de trabajo” e incrementar la presencia sindical en las empresas. En este sentido ha recordado una de las medidas aprobadas por el XI Congreso Confederal, para crear la figura del “sindicalista de proximidad”.

El nuevo secretario general de CCOO ha hecho balance del trabajo llevado a cabo en los últimos tiempos por su organización en lo que se conoce como ‘repensar el sindicato” que ha llevado a una profunda reorganización de sus estructuras para situarlo ante los retos del siglo XXI. Pero ha advertido de que ese proceso “no se puede quedar embalsamado”, sino que “tiene que ser dinámico”, con “continuas adaptaciones a la hora de acometer la acción sindical”.

“Tenemos que tener en cuenta que nos enfrentamos a una realidad radical y sustancialmente distinta a la que nos enfrentamos al inicio de la crisis económica”, ha dicho y ha hecho referencia a las nuevas realidades productivas que están provocando “grandes bolsas de precariedad” a las que CCOO “tiene que dar respuesta”, y también a una nueva clase trabajadora “diversa” y “distinta al perfil que forjó al sindicato” en sus primeros tiempos. "Lo que la empresa ha desintegrado, intégrelo el sindicato, representemos al conjunto de la clase y especialmente a los colectivos más precarizados”, ha enfatizado.

Entre los retos que se ha marcado el nuevo líder de CCOO figura “situar la centralidad del mundo del trabajo en la sociedad. Unai Sordo ha dado un toque de atención a las organizaciones empresariales para exigirles un nuevo pacto salarial de forma urgente “que haga de guía de las negociaciones colectivas pendientes”. Como prioridades también ha situado la necesidad de revalorizar las pensiones; una reforma fiscal justa; trabajar en planes de prevención sobre salud laboral y trabajar por la igualdad para acabar con la brecha laboral, apostando porque el sindicato haga “una ofensiva” y ponga medidas encima de la mesa.

“Tenemos que salir de aquí con las pilas puestas, a la ofensiva, con la cabeza alta, sabiendo que el lunes nos están esperando en la sociedad, en las empresas, tenemos retos inaplazables que abordar”, ha incidido en presencia de distintas personalidades de la política, entre ellos la ministra de Empleo, Fátima Báñez.

Unai Sordo ha resaltado el “honor” que supone para él aceptar esta nueva responsabilidad y se ha congratulado por la elección de su nueva ejecutiva donde hay más mujeres que hombres: “la incorporación de mujeres en puestos de responsabilidad es una necesidad que no se puede aplazar”, ha dicho. En su opinión, “es la mejor ejecutiva para salir reforzados e impulsados de este congreso”.

También ha hecho un reconocimiento expreso a Fernández Toxo al que calificó de “sindicalista templado” pero que, “en los años de mar brava” supo demostrar su liderazgo. “Ignacio ha tenido la inmensa capacidad y autoritas para coser la organización y mantenerla cohesionada”, afirma.

En el arranque de su nuevo mandato, Unai Sordo ha pedido a CCOO que trabaje por la “cohesión” y que “mire fuera”, ya que “las dinámicas internas tienen que estar sometidas a las exigencias de la sociedad y así es como la gente nos va a entender. Tenemos que adecuar la acción sindical, las herramientas y organizaciones y recursos y adecuar las estructuras. Pongámonos en común, utilicemos los recursos de forma racional”, ha insistido.

Unai Sordo ha terminado su intervención haciendo un guiño a UGT: “Somos los que hacemos y somos lo que decimos”, y junto con UGT “somos las dos grandes organizaciones sindicales de este país”. “¡Viva la unidad sindical, vivan las CCOO y viva la clase trabajador!”, ovacionado por aplausos de todos los delegados e invitados presentes en el plenario.